Una Travesía por las Islas Galápagos

Escribe: abullard
Un viaje de 8 dias recorriendo parte de estas maravillosas islas, un paraíso para los amantes de la naturaleza y la fotografía

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 4 Capítulo 6

Isla Santa Cruz, Hasta Luego Galápagos

Puerto Ayora, Ecuador — viernes, 19 de noviembre de 2010

Amanecimos por última vez a bordo del "Queen of Galápagos", tomamos desayuno con nuestros 15 compañeros multinacionales por última vez, con las mismas partimos en el zodiak a Puerto Ayora, el destino final de estos 5 increíbles dias. Nos quedaba visitar la Estación Charles Darwin. Ahí nos toca despedirnos de nuestros amigos, posiblemente muchos de ellos será la última vez que los veamos, a otros probablemente los encontremos en algunas redes sociales que tan en boga están en estos tiempos y a uno o dos los volveremos a ver nuevamente (nos pasó con Emilie, nuestra amiga francesa, que estuvo luego en Lima y se hospedo en nuestra casa). Esta es una de las partes más interesantes de este tipo de viajes, el convivir con gente distinta y aprender de ellos y, de paso, enseñarles un poco mas de los que es nuestro país y todas las riquezas que posee, en pocos palabras promover al Perú y concientizar que "El Perú no es solo Machu Picchu", aunque cuando encuentras a viajeros, como en esta ocasión, que buscan destinos distintos, de aventura, normalmente tienen este concepto muy claro.
Desembarcamos a pocos metros de la entrada a la Estación Darwin, famosa por la cría en cautiverio de las tortugas gigantes o Galápagos, estas viven un promedio de 150 años. Fue creada en 1964, dentro de sus instalaciones cuenta con un Centro de Interpretación de Historia Natural y practica tareas educativas apoyando al servicio del Parque Nacional Galápagos.  Además es el centro de operaciones de científicos extranjeros que llegan a las Islas para ocuparse de programas de investigación especiales. Su huésped más ilustre es el famoso “El Solitario George” o “Lonesome George”, el último sobreviviente de las tortugas de la isla Pinta y único sobreviviente de su especie, cuando George muera se extinguirá una nueva especie del planeta.
Dimos una vuelta por la estación, acá encontramos una gran variedad de Tortugas Galápagos de todas las edades y tamaños, además de una que otra especie que habita en las islas. Terminando el recorrido nos despedimos de nuestros amigos Benno, Emilie y Mabel y caminamos hacia Puerto Ayora, a 15 minutos de la estación. Aprovechamos en ubicarnos en un hotel cercano, El Lobo de Mar, compramos algunos recuerdos, almorzamos y con las mismas tomamos un taxi a la entrada de Tortuga Bay, la playa mas famosa y visitada de Santa Cruz.
Para llegar a Tortuga Bay hay que caminar 2.5 kilómetros por un sendero muy bien puesto, con sus pequeñas subidas y bajadas, este desemboca en Playa Brava. Esta playa no es recomendable para bañarse debido a su fuerte corriente y oleaje. Desde ahí hay que caminar 1.5 kilómetros adicionales, por la arena, para llegar a una playita tranquila, lo mas cercana a una laguna, donde uno se puede bañar con toda tranquilidad rodeado de un bosque de mangles. El trayecto es muy bonito, nos cruzamos con una gran cantidad de iguanas marinas nadando y recorriendo la orilla, mas adelante mas y mas iguanas calentándose bajo el sol sobre las piedras volcánicas que bordean la orilla. Para terminar nos topamos con un hermoso bosque de Cactus, pero no cualquier cactus, estos son llamados las Tunas Gigantes de Galápagos o Opuntias. Esta especie de cactus el la única en el mundo que crece como un árbol, tiene la capacidad de retener una gran cantidad de agua en su interior y crece directamente sobre la roca volcánica. El Bosque de Opuntias es el habitad del Pinzón Cactus, esta ave se alimenta del néctar de sus frutos y aprovecha el espinoso vegetal para construir sus nidos y, a la vez, mantenerlos protegidos.
 
Nos relajamos un par de horas en la playa, nadamos, caminamos, tomamos sol, lo último que existía en ese momento era el apuro. Bordeando las 4 de la tarde iniciamos el recorrido de regreso a Puerto Ayora, los casi 4 kilómetros de camino se hicieron un poco largos bajo el fuerte sol.
Cayó la noche, comimos, paseamos y cerca de las 10 pm nos fuimos a dormir, nuestro vuelo de regreso iba a ser pesado, salía temprano, hacia escala en Guayaquil, luego en Quito por 6 horas y de ahí a Lima, un largo viaje de regreso.
En Galápagos vivimos una experiencia maravillosa, fue una de esos viajes que rebalsan de sobremanera las expectativas que uno tiene al llegar, aprendimos mucho de la gente de lugar, del respeto a la naturaleza, de cómo puede convivir el hombre y la naturaleza de manera armoniosa. Los Colonos, como se les llama a los habitantes de las islas, saben lo que tienen y, sobretodo, tienen muy claro que mientras mejor se conserve y se mantenga el entorno natural privilegiado donde viven, mas valor, mas desarrollo y mas ingresos van a tener.
En Galápagos, con su fauna y flora endémica, es un paraíso inigualable, una de las maravillas naturales del mundo donde cualquier amante de la naturaleza debe tratar de conocer en algún momento de su vida.

Las Islas Galápagos son famosas por su hermosa y única fauna, por sus bellísimos paisajes y por lo virgen del territorio, escasamente poblado y visitado turísticamente de manera limitada a fin de protegerla y
preservarla.

Video de Santa Cruz
http://www.vimeo.com/19016702



Publicado
Modificado
Leído 1479 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 4 Capítulo 6
 
 


 

Capítulos de este diario