Puebla: rehilete de mil colores, sabores y emociones.

Escribe: FREEMIND
Existen en cualquier país, destinos que por sus leyendas, acontecimientos históricos, comida u otras cualidades alcancen fama e incluso prestigio que trasciende fronteras. Creo que es el caso de Puebla, un estado que a través del tiempo ha sido posicionado en México y el mundo como uno de los sitios más representativos de nuestro país.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Que chula es Puebla

Puebla, México — lunes, 14 de septiembre de 2009

Comida, bailes, cultura, gente, habían sido motivos durante años para querer visitar al menos la ciudad capital de los poblanos, recuerdo incluso que de pequeño bailé en un grupo de danza regional acompañado de Lily: mi hermana, danzas de ese destino. Curiosamente conocí su música y tradiciones mucho antes de visitarlo, quizá eso me animaba a conocer tan bello lugar. Pero fue hasta  este verano cuando por diversos motivos emprendí el viaje con mi gran amiga María Luisa, decidimos organizar un recorrido por distintas ciudades del país, y claro que Puebla no podía quedar fuera.Nuestra travesía inicio a las 9:30 a.m. hora de Culiacán, Sinaloa, rumbo al aeropuerto internacional de Toluca. Recuerdo que partimos a 36 grados centígrados de la capital sinaloense y aterrizamos a 18 grados en nuestra primera parada, el cambio de temperatura un tanto brusco, pero agradable por el hecho de descansar un par de días de las elevadas temperaturas norteñas.El vuelo fue bastante bueno y además económico, logré comprarlo como con 3 meses de anticipación en la módica cantidad de $750 pesos viaje sencillo en Volaris, mi amiga lo pagó mucho más caro porque llevaba bastante equipaje y decidió comprar otra tarifa, en realidad más del doble de la mía, en fin creo que muchas mujeres deciden viajar con mucho equipaje, y algunos hombres también no voy a ser discriminativo ni adjudicaré estereotipos de conducta a un género u a otro, pero yo preferí un pasaje más económico.

Llegamos  a Toluca, y tomamos el shuttle de la aerolínea a DF, confieso que eso fue un error, porque el autobús nos dejó en Santa Fe y ahí abordamos el transporte a Puebla, un camión de primera línea que tuvo un costo de $160 pesos, pero que duró 5 horas en llegar a nuestro destino, de verdad muy cansado, pues eso nos llegó de sorpresa pero no hubo más remedio que disfrutar de la carretera. Hoy sabemos que es mejor irte a la TAPO, o a TAXQUEÑA y tomar un directo a Puebla, que además te cuesta como $60 pesos para estudiante o profesor y que te pone allá en dos horas aproximadas, pero en fin, es lo que uno aprende en cada viaje. Una vez en la ciudad, fuimos atendidos por mi gran amigo Carlos, que desde el primer momento se portó de maravilla, tanto como guía, amigo, compañero de cafés y parrandas.

Recuerdo que me pregunta, ¿quieres una semita?, explícame que es eso le dije porque la verdad tenía mucha hambre y no se me hacía común que quisiera comer eso como plato principal, entonces me explica que es una especie de torta, con carne o pollo, la verdad nada que ver con mi concepto de semita, le expliqué que para mí y para gran parte de la población de éste lado de México, una semita es un pan regularmente de trigo relleno de piloncillo o calabaza, deliciosas con una taza de café, entonces entendió mi confusión. Probamos los tacos árabes que tampoco se dan por estos lados,  y todo me resultó delicioso. Era ya un poco tarde por lo que decidimos dar un paseo pequeño por centro histórico y en la noche ir a algún café, optamos por Café Amparo. Ay café Amparo pronto hemos de volver a disfrutar tus noches de trova y exquisito ambiente. Es un lugar excelente para la buena música, rica botana, y charlar cálidamente con los amigos, recuerdo gratamente esa velada con la Malushina, Charls, y su servidor compartiendo experiencias a la luz de las velas.Estuvimos dos fines de semana en Puebla y digo dos fines, porque la semana laboral la pasamos en DF, pero esa es otra historia.

Caminamos incansablemente por el Zocalo, admirando las construcciones tan afrancesadas, con sitios tan pintorescos, con espacios que mostraban tantos eventos culturales, recuerdo que nos tocó el primer fin de semana una manifestación de la Escuela Normal de Puebla, y presentaban ellos mismos al grupo Macuitzochilth, conversé con uno de los estudiantes y me comentaron que era en contra del gobernador, pero más bien me dio la impresión que no estaban muy bien informados y que todo era una cuestión política, pero no quiero hablar del tema porque es una situación ajena  y por tanto prefiero no emitir algún juicio. Lo que es innegable, la calidad artística del grupo y el buen momento que nos hizo pasar, y sobre todo recordar mi infancia a través de la música tradicional no sólo de Puebla de los Ángeles sino de diversos estados.

Recorrimos la calle de los dulces que es una delicia para el paladar y la vista, la plaza del artista, de los sapos, el mercado, parián, Cholula, y gracias a Carlos, que nos consiguió unas cortesías: Africam Safari. Fueron días inolvidables y además pesé a ser un destino muy turístico los precios son en verdad accesibles, se come un mole delicioso casi donde te pares por precios  razonables, chiles en nogada, que esos fueron por cortesía de un amigo de María Luisa chef de la Botica sitió que nos recibió de maravilla, donde nos echamos unas chelas, y por cierto salimos con mucho éxito de ahí porque era noche norteña, he de confesar que no bailamos casi esa música, pero la ocasión lo ameritaba así que nos dispusimos a dar el bailongo, y fuimos aplaudidos por los asistentes, como buenos norteños no podíamos dejar mal a nuestra gente.Uno de los días recorrimos Cholula, que es un sitio verdaderamente hermoso, vale la pena visitarlo con calma, subir a la iglesia, entrar a la pirámide y comer por ahí cerca. Honestamente Puebla no sólo cumplió con mis expectativas, las superó con creces, es un sitio con misterio, magia, gente amable y dispuesta, con construcciones que evocan el México de distintas épocas y distintas etapas de la historia de nuestro país que marcaron la vida y el destino nacional.Espero pronto tener la dicha de regresar, porque definitivamente QUE CHULA ES PUEBLA.


Publicado
Modificado
Leído 3556 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario