Maravillas de México y el Mundo Maya

Escribe: Marcechikita
Lugares increíblemente mágicos, personas cordiales y gastronomía sin igual. Así es el Estado de Yucatán, que con los brazos abiertos me brindó recuerdos memorables. Quintana Roo, por sus encantos ha sido un lugar maravilloso para mi retina, los colores y paisajes, hizo que en algún momento perdiera el horizonte y me enamorara de la naturaleza. Y por último... Ciudad de México, un encanto arquitectónico.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3 5 6 7 ... 10

Puerto Progreso

Progreso, México — domingo, 18 de febrero de 2007

Un día domingo cualquiera, nos aventuramos con unos amigos a pasar la tarde en Puerto Progreso. Este puerto queda a unos 36 kilómetros de Mérida y te puedes ir por la carretera 261.
Si vas en bus, éstos salen por la avenida principal de Mérida, los haces parar y preguntas a su conductor cuál debes tomar. Ellos son bien amables y te guiarán para llegar.
El costo del pasaje es alrededor de 2 dólares americanos, te deja en el terminal y para llegar a la playa, solo debes caminar unas cuantas cuadras.

Cuando llegamos al lugar, nos esperaba un sin fin de restaurantes ubicados en el malecón. Tiendas de artesanías, en las que puedes comprar caracolas enormes y corales. Ojo, también tienes que regatear.

Nos dimos unas vueltas por el centro, muchísimos locales de comida, un poco más económicos que en el malecón. Centros de estética, venta de ropa, accesorios de casa, etc...

Al ir a la playa y recostarnos en su blanca arena, nos dimos cuenta que habían muchos niños artesanos vendiendo a los turistas sus mercancías. Compré a un precio módico, aros y  collares preciosos, sin siquiera tener que regatear, porque de verdad me daba lata.

Un poco más tarde, vi unos cruceros que se asomaron en la bahía. Desembarcaron un gran número de turistas, a los cuales un número grande de habitantes se les acercó para ofrecer algún servicio.

Lo que puedo señalar respecto a lo que NO me gustó de Puerto Progreso, es que no es como Mérida, en algún minuto me fui con unas amigas a comprar agua de coco que vendían muy cerca del lugar y nos topamos con unos hombres bastantes extraños, que nos siguieron por largas cuadras. Nos asustamos un poco, pero en eso buscamos a algún policía para que nos llevara de regreso a la playa junto a nuestros amigos y lo que ocurre en todas partes del mundo.... NO HABÍA NI SIQUIERA UNO.
Lo más fácil fue irnos al terminal, llamar por teléfono a nuestros amigos y decirles que los esperábamos ahí. Mala experiencia.

En fin, Puerto Progreso es muy lindo, con comidas exquisitas, turistas de distintas partes del mundo dispuestos a sacarse fotografías con esta chilena loca y más que todo, su cálida gente que trata de ayudarte cuando tienes alguna necesidad.


Publicado
Modificado
Leído 5967 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3 5 6 7 ... 10
 
 


 

Puerto Progreso

   

Capítulos de este diario