En la terminal de Bogotá

Escribe: Bizarromesa
Hoy arranca una aventura, la aventura más grande que pueda tener un ser humano. La aventura de viajar, viajar con rumbo y sin rumbo, donde podré conocer y estar sentado en muchas partes del continente Sur Americano...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Un día en Pasto

Pasto, Colombia — domingo, 19 de julio de 2009

Estoy acostado una cama que mi amigo Jorge, de pasto, me la brindó con mucha gracia. Hoy ha llovido todo el día y el clima está muy frío.

Hace unos 20 minutos llegamos de pasear por la ciudad. Estuvimos en algunos bares y fuimos a ver un concierto de música campesina, y no lo voy a negar, me sentí extasiado no sólo con la cultura musical de Pasto sino de ver jóvenes universitarios, ejecutivos y empresarios bailando esta música.

Hubo un momento en que los vellos de la piel se me erizaron de ver a mucha gente cantando, bailando y felices de estar ahí en ese momento, y fue entonces cuando una foto tome con mi cerebro, que sé que la recordaré en algún momento de mi vida.

Además, tres adultos mayores tocaban sus guitarras mientras muchas personas tomaban un licor de fruta caliente que se llama Hervido.

Con Jorge y su novia, nos quedamos ahí una meda hora porque se apareció un pelao que le dicen “Chevere” diciéndonos que había una fiesta de Regage y dancehall, y pues nos animamos a ir. Pero cuando salimos a sacar el carro de Jorge del parqueadero, a él le dio por llamar a ver cómo era lo de de la fiesta, pero oh sorpresa, resulta que eso que había dicho el “Chevere” eran puras mentiras.

Bueno nos miramos los tres y Jorge dijo que fuéramos a un sitio que se llama Café volcano que queda a media cuadra del parqueadero, entonces aprovechamos y nos metimos a ese lugar.

Ahí nos quedamos un rato, luego fuimos a llevar a la novia de Jorge. Y ahora estoy acá terminando de escribir esto.


Publicado
Modificado
Leído 1348 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


Capítulos de este diario