Ilha grande

Escribe: yopepe
Vacaciones en marzo de 2007 en ilha grande

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Ilha Grande, Paraty, Trindade

Paraty, Brasil — viernes, 2 de marzo de 2007

Habiendo pasado unos días espectaculares en TRINDADE, pueblo pequeño y con mucha historia cerca de PARA TY, partimos con una combi rumbo a mangaratiba que es donde se toma la scuna para ir a ilha grande. Al principio seguimos a un lugareño que junto a su carretilla perjuraba que el nos iba a dejar en el lugar donde zarparía el barco.

Después de atravesar puertas cerradas con candado. saltar molinetes en desuso y atravesar depósitos vacíos, llegamos al puerto donde el improvisado guía depositó nuestras valijas y las de una pareja, quienes hasta el momento eran desconocidos para nosotros. (nosotros somos mi novia y yo).

Como no sabíamos como se llamaban decidimos bautizarlos con el nombre de Carlos y Adriana. Muy sumiso él y muy malhumorada ella. Luego de que comenzara un temporal, con el cual la temperatura bajó más de 10 grados en 5 minutos, entre miradas y comentarios,  los 4 comenzamos a dudar que hasta allí llegara cualquier navío que nos transportara hacia nuestro destino final, ILHA GRANDE.  Pasada una hora, llegan saltando charcos, dos chicos argentinos a quienes también les habían pasado el dato de que desde ese remoto e improvisado puerto partía una embarcación rumbo a la isla.

Ya éramos 6, se ponía lindo, pero nuestra desconfianza nos hizo tomar una desición:
- Volvamos para la calle principal y preguntemos bien. Así fue como el nuevo grupete se decidió a volver, y por suerte con muy buen tino. El barco zarpaba de otro puerto a una 6 calles de donde estábamos nosotros. La verdad nunca entendimos cual fue el motivo  que llevó al hombre de tez oscura a dejarnos en ese puerto para luego abandonarlo. A menos que el tenga su propio blog donde cuenta cuantos turistas deja varados en puertos inoperantes.
 
Una vez en el puerto, verdadero puerto de mangaratiba, sacamos los tickets y nos pusimos a hacer la cola para embarcar. Cristina (si es que se llamaba así) continuaba recriminándole a Carlos ( supongo que será su nombre) que debían haberse quedado en para ty tomando sol en el hotel. Está claro que Carlos sólo quería perderla en medio de océano.

Al rato amarra el barco que nos iba a llevar hasta la isla, una scuna antigua repletísima de turistas. Creo que nunca vi tantas caras de miedo como las que descendían por las escaleras de la embarcación. Algunos bajaban llorando, otros rezando, otros agradeciendo y como siempre alguno bajaba ebrio y festejado. Parece ser que el cruce hasta la isla había sido tan pero tan complicado por las condiciones meteorológicas, que en más de una oportunidad casi pierden parte de la tripulación por el oleaje. Lo mejor de todo fue una alemana que nos decía con lagrimas en los ojos y con una mezcla de alemán, portugués y español:  - NAO SUBAN ES DANGER!!!!!!.
 
Obviamente Marie, mi novia y compañera ideal de viajes y yo ya teníamos decidido subir, pero... imagínense el escándalo que cristina,  le estaba haciendo a Carlos. Se escuchaba desde el fondo de la fila: -vos estas loco!!!!!!!!!!!!! Como me querés subir ahí, no ves que es peligroso. (lastima que la distancia no me preemitía ver la cara de alegría de Carlos).

El viaje fue complicado pero lindo al fin. Nuestro capitán, de ojotas, playera y traje de baño había desarrollado unas capacidades increíbles antes nunca vistas.  Mientras toda la tripulación daba vueltas por el aire acompañando el movimiento de las enormes olas, él nunca se despegó siquiera un milímetro del asiento y no se movió nunca de su posición original. La segunda gran habilidad era, la de manejar el timón con una mano y con la otra fumar, prender, apagar, sacar y volver a poner cigarrillos en una caja. increíble.

Llegamos a ilha grade casi de noche, la verdad es que la primera impresión fué la de una bahía muy tranquila y no tan pintoresca. Aclaro que con el correr de los días y las excursiones descubrí la belleza que había visto a través de fotos y blogs.

Ese mismo día, a causa de la lluvia, nos metimos a dormir en cualquier pousada ya que era de noche y no teníamos grandes pretensiones. Dejamos las cosas y sin más nos fuimos a caminar y recorrer el poblado. Muy agradable, bastante gente, muchísimos europeos, y bares de todos los tamaños colores y formatos.

Al día siguiente partimos rumbo a una caminata larga de 4 horas hacia una playa que se llama 2 rios. La caminata si bien no tiene nada de extremo es cansadora.

Si la hacen lleven agua, desde que salís de Vila do abrao hasta 2 rios no hay nada. Nada es una forma de decir, por que si te gusta la naturaleza quedás maravillado de tanta belleza. El viaje se hizo largo, al principio veníamos charlando y parando en cada lugar que nos parecía agradable, pero al final sólo era silencio y caminar, silencio y caminar.
 
Les aseguro que todo el cansancio que acumulamos desapareció en el momento que llegamos a 2 rios. Si bien es un paseo muy poco recomendado por la gente,  les aseguro que despues de viajar mas de 8 años a brasil es la playa más espectacular que vi. Para los que vieron la película la laguna azul, les digo van a ver eso mismo pero filmado por ustedes. Increíble. La playa que más recuerdo de todos mis viajes a brasil. El agua por momentos color Esmeralda, por momentos celeste, eso si, siempre cristalina. Pocas olas y más de 3000 metros de playa sólo para nosotros. En la arena se podía organizar un argentina – Brasil pero con los dos países enteros. Arena blanca y firme para donde mires, morros  al rededor de la playa y una vez dentro del agua podías caminar más de 300 metros con el agua hasta la cintura. Si hubiésemos querido buscar gente para jugar un truco o pedir fuego no hubiéramos podido. No había nadie. 3 Km. de playas blancas y aguas calmas  para nosotros. Sin lugar a dudas la playa mas Linda que vi en mi vida. ( no conozco ni el caribe ni fiji, ni Indonesia.  A unos 100 metros de la playa hay algunas casitas y un kiosco donde compramos alguna provisiones para pasar la tarde.

Obviamente nuestro almuerzo consistía en sambuches ( si ,sambuches) que hacíamos con el café da manha.

Volvimos Vila do Abrao, con otras 3 horas de caminata y a pesar del cansancio nos propusimos volver a esa misma playa otro día. De hecho lo hicimos y vale la pena.
Les recomiendo que lleven zapatillas, es mas cómodo y de tanto caminar por la selva podes pisar algo y es un bajón. De hecho nos pasó, por eso lo sugiero.
 
Al día siguiente nos levantamos y nos fuimos a la famosa LOPEZ MENDES. Después de un lindo paseo de barco de 40 min, llegamos a un pequeño Puerto y allí todo el grupo debía caminar junto para llegar a la playa. Llegamos a la famosa LOOOOOOOOOOOOPEZ  MENDEEEEEEEEEEZ , como te la venden a los gritos, y la verdad que si bien es una muy Linda playa, no se comparaba como mi amada 2 RIOS. Bastante gente diseminada por toda la playa y un mar fuerte, ideal para el surfi. Recomendación: - ojo con los monos que pueden punguearte la comida con total impunidad.

Esa noche cenamos moqueca en un pequeño restaurant a la orilla del mar, con velas, música regae y un perro que se nos había adosado el día anterior en alguna parte de la caminata. En todos los relatos o fotos siempre va a haber un perro, no sabemos si es por casualidad, por que nos gustan o por que les gustamos.

Al próximo día nos fuimos caminando por la costa rumbo a Abracinho y la verdad es que una vez mas, la caminata tuvo su recompensa. Después de caminar un rato por la selva, en una trilha bastante bien señalizada, llegamos a una de las bahías que mas recuerdo de brasil. Después de praia do meio en trindade, seguramente la más Linda. Poca costa, bahía pequeña, de unos 400 metros de largo, y como siempre es habitual en nosotros buscamos el rinconcito más alejado de las sombrillas y los bares. Llegamos, dejamos las cosas y al agua.

Verde, muy verde pero cristalina, como en las películas vio… Como era de esperan un nuevo can llegó a nuestras instalaciones, pero en este caso tenia dueño, motivo por el cual sus visitas erán esporádicas. Aunque a decir verdad tenía más ganas de quedarse con nosotros que de irse con su dueña. (una señora de unos 40 años que no le dirigió la palabra durante las 8 horas que estuvimos en la bahía).
 
El anteúltimo día lo dedicamos a hacer los paseos de barco ya que mucho no nos gusta el gentío y preferimos hacer la nuestra. Pero la verdad vale le pena hacerlo. Te bajan en lugares increíbles para nadar y bucear, playas desiertas, y volvés a la tardecita donde el sol te tiene preparada una sorpresa. Cuando llegas a una bahía llamada SACO DE CEU, ves como los rayos de sol se introducen dentro de agua verde perdiéndose en el fondo. En ese mismo recorrido pasás por lagoa azul y lagoa verde, lugares que tambien serán muy dificil de borrar de mi mente alguna vez.  Podés bajar, nadar, bucear o saltar desde el mástil del barco al agua ( en realidad fui el único que lo hizo,  pero nadie te dice nada).
 
En resumen, ilha grande es muy pero muy lindo. Por mi experiencia me parece más para ir en pareja que para ir de amigos a descontrolar. No hay boliches, sólo bares y el ambiente es más bien tranquilo. También recorrimos la cárcel, que era destinada a los políticos en su momento y  El acueducto.

Pausadas de todo tipo y calidades y mucha historia.

Eso es todo. Hasta la próxima.


Publicado
Modificado
Leído 4504 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Ilha grande, villa do abraço, luna y mar

   

Capítulos de este diario

  • 1

    Ilha Grande, Paraty, Trindade

    Paraty, Brasil | 2 de marzo de 2007