La Sorprendente Praia do Sono

Escribe: maratial
Había escuchado por ahí algo sobre el esta playa hacia tiempo y tuve la sensación que debía conocerla. Luego me la recomendo el viajero marconmm con lo que había confirmado que tenía que conocerla y no me arrepiento para nada por eso quiero compartirla con ustedes, ya es una parte de un circuito fascinante y casi desconocido entre los viajero de habla hispana. Como llegar es de lo más interesante y espero que escribiendo este diario les sirva de ayuda si piensan visitar esta zona.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Camino a la Praia do Antigos y el regreso

Paraty, Brasil — martes, 10 de marzo de 2009

Camino a la Praia do Antigos

Luego decidimos con esta pareja continuar la trilha hasta la siguiente playa que es la Praia do Antigos. Nos dijeron que estaba ahí nomás ni bien subir el morro del otro lado de la playa, así que emprendimos el viaje.

Pero bueno, los 2 km de Sono se hicieron sentir, ya que parecía que no llegábamos más al morro, pero al menos nos entretuvimos mirando las casas y barcas en la playa además de los buitres. Al llegar al final de la playa hay un riacho con agua helada, indicio de que viene de una cachoeira o cascada.
Algunos chicos que estaban en el arroyo nos dijeron que con una caminata de 20 minutos llegaríamos a la cascada, pero preferimos emprender el durísimo camino de subir el morro acompañados por unas indeseables moscas-mosquitos, que ahora no recuerdo el nombre, pero era algo asi como sunchudos, que eran una pesadillas, y muy muy dolorosos cuando picaban. 
Así llegamos hasta la cima del morro desde donde se tenía otra vista impresionante de la playa de Sono, ya que era un poco más abierta y también incluía la visión de la tormenta que se venia para esa noche. Y como todo lo que sube tiene que bajar, para llegar a la Praia do Antigos debimos descender y en apenas 5 minutitos ya estábamos en la playa.

Esta playa es totalmente deshabitada, no hay ninguna clase de servicio, y si bien tiene un poco más de olas que Sono es también ideal para bañarse, aunque un par de olas nos zarandearon a los tres para todos lados, además de apoyarse varias olas abruptamente sobre nuestras espaldas.
Allí solo estaban 2 chicos que estaba descansando y que luego emprendieron viaje para seguir la Trekking Ponta da Juatingà y un perro que se nos había unido al grupo en el poblado de Sono, así que era un absoluto paraíso privado, me hizo acordar un poco a la playa de Arrecifres en Tayrona, pero con la diferencia de que aquí si podías meterte al agua, incluso hasta tenía un piedra en medio de la playa que la dividía en 2 partes como se ve en aquella playa Colombiana. Simplemente un paraíso. 

Luego de un rato de jugar en la playa emprendimos el largo regreso, ya que si bien estábamos a otro sendero de unos 10 minutos (según nos dijeron) de la siguiente playa llamada Praia do Antiguinhos, decidimos que se nos estaba haciendo tarde y queríamos disfrutar un poco más de Sono. 

El regreso

Al llegar luego de la larga caminata en la que constantemente nos ofrecían transporte de regreso, nos quedamos jugando en el mar un rato hasta que consideramos que se estaba haciendo la hora de regresar. 

Así que ahora les voy a contar porque lo de la lancha del regreso. Es que además de llegar por la trilha existe la opción de tomar una lancha rápida que ofrecen los pescadores de Sono que nos acerca hasta la Praia da Laranjeiras.

El viaje es también fantástico, pudiendo tomar vistas preciosas de la Praia do Sono y pasando por mar abierto hasta una punta con rocas muy peligrosas de las que los barqueros se alejan pero no dejan de inspirar cierto respeto hasta llegar finalmente a la bahía donde esta la Praia da Laranjeiras.

Pero resulta que esta playa pertenece a un barrio privado superrecontra chic y exclusivo, y como las playas en Brasil son públicas luego de largas discusiones se llego al acuerdo de que los pobladores de Sono podían transportar a los visitantes hasta el muelle de este exclusivo club privado que esta a poca distancia del camino por donde pasa el ómnibus con destino a Paraty.

Pero como este es un barrio muy muy refinado y no querían gente caminando libremente por el barrio desde el muelle hasta la entrada, se armo un sistema por el cual directamente la seguridad privada del barrio te lleva desde el muelle hasta la entrada del barrio en auto privado o camioneta según la cantidad de personas, en forma absolutamente gratuita.

Esto es algo que nunca había visto, con tal de que la gente no pasee por el barrio prefieren pagar este servicio que les asegure calma y a los visitantes comodidad. Pero tengo que admitir que al ver el helipuerto propio del barrio y cada casa que no podíamos creer entendimos que para ellos no era mucho problema con tal de asegurar su tranquilidad.

Así, en el muellecito nos permitieron pasar a un baño y mientras esperábamos que viniera el auto a buscarnos y muy amablemente nos acercaran hasta la segunda parada de donde sale el colectivo, el que sabíamos por su horario que pasaría en 10 minutos, así que todo fue perfecto.

Y con esto les quiero decir al final de mi relato que si no tienen ganas de hacer el trekking pueden pedirle al motorista del ómnibus que los baje en la entrada del barrio privado de Laranjeiras ya que desde ahí, te llevan hasta el muelle adonde están las lanchitas de los pescadores esperando para llevar a los visitantes a Sono, pero bueno, este no era un dato fácil de saber.

Pero sinceramente les recomiendo que hagan un recorrido parecido al que hicimos nosotros ya que el placer de recorrer la trilha en contacto con la naturaleza y llegar como premio a la Praia do Sono es más que suficiente, y si recomiendo para el regreso tomar el camino más descansado y casi de lujo, jajajaja. 

Mientras viajabamos a Paraty se armo un diluvio que no paro en toda la noche pero igual no opaco nuestra reunión final de cena con esta pareja en un bonito restaurante de Paraty desde donde nos llevamos todos los mejores recuerdos, ya que a la mañana siguiente partiríamos hacia nuestro próximo destino: La maravillosa Ilha Grande.   

Tips:

Simpre hay que pedir rebajas o "desconto" para los viajes en lanchas, ya que generalmente empiezan pidiendo más de lo que salen para ver hasta donde pueden llegar a cobra, especialmente si no son Brasileros.

En Paraty, Brasil


Publicado
Modificado
Leído 1579 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


 

Praia de Sono vista desde la trilha que subimos para llegar a la Praia de Antigos

   

Capítulos de este diario