Cataratas del Niágara: aventura acuática

Escribe: Dragonauta
En la frontera entre Estados Unidos y Canadá, se encuentra uno de los grandes saltos de agua del planeta, un gigante que sorprende por si solo al mundo entero. Cascadas de diferente tamaño conforman este tesoro natural a orillas del Río Niágara, acompañado por un paisaje increíblemente hermoso. Un destino con miles de propuestas para no quedarse de brazos cruzados.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Cataratas del Niágara: aventura acuática

Cataratas del Niágara, Canadá — viernes, 13 de octubre de 2006

Las Cataratas del Niágara están formadas por tres complejos de saltos que se conocen como Cataratas Canadienses, Cataratas Americanas y Cataratas Velo de Novia. Estos saltos son originarios de la época de las glaciaciones, al igual que el resto de las masas acuáticas de la región. Con el paso de los años, la erosión fue haciendo caminos y moldeando el terreno de un modo bastante particular que da a esta zona fronteriza un relieve único y fascinante.

Los primeros europeos en llegar a esta belleza natural fueron unos grupos de exploradores de Europa que buscaban un lugar para futuros asentamientos. Pero desde la época de los colones hasta poco más de un siglo, la tecnología le encontró otros usos, contemplando la posibilidad de utilizar a las Cataratas del Niágara como una gran fuente de energía, actividad que fue intensamente desarrollada por los sucesivos gobiernos de los países norteamericanos. Al momento de la llegada de los extranjeros, habitaba aquí una tribu que pertenecía a la comunidad iroquesa, que prefirieron tener ciertas alianzas con los conquistadores y colaboraron con la doblegación del resto de las tribus.

Sin embargo, el poder de las sorprendentes caídas de agua, comenzaron a ser el centro de otro tipo de peregrinaje en la región: el turismo. Así, esta belleza natural moviliza a miles de viajeros anualmente, que encuentran al llegar un sitio súmamente preparado para las necesidades de los turistas, con miles de opciones para pasar los días embarcados en aventuras acuáticas.

El gran complejo del Niágara

Los tres grandes saltos que conforman estas Cataratas están unidos por tres puentes, que permiten apreciarlas en su totalidad. Desde esa altura pueden tomarse las mejores panorámicas de la región.

A fines del siglo pasado los gobiernos de ambos países iniciaron un plan de conservación de la región que se inició con la compra de las tierras aledañas y que luego fue desarrollándose hasta conseguir la preservación total de la zona.

La mejor época para visitar este bonito destino es en verano ya que se realizan excursiones nocturnas que son extremadamente disfrutabes, además hay juegos de luces y espectáculos en lugares cercanos a estos saltos, que convierten la noche en algo encantador. El sonido del agua se combina a la perfección con el paisaje y las atracciones ofrecidas.

Miles de opciones para tu itinerario

Estas cataratas están cercanas a otros parques y reservas naturales que son excelentes excursiones para los días subsiguientes a la visita del Niágara, lo que permite que pases una temporada súmamente agradable y de varios días. Estos parques naturales están especialmente diseñados para permitir la realización de deportes como el ciclismo, caminatas y otros por el estilo, ya que cuentan con un sistema de senderos propicios para eso. Lo mejor es que en ellos encontrarás torres de observación para ver a las cataratas desde distintos ángulos. Todo un safari fotográfico y rutas para todos los gustos.

También tendrás la posibilidad de embarcarte en alguno de los cruceros, ideales para tener un contacto real con los saltos de agua. Si eres amante de la cultura, puedes visitar distintos sitios históricos que muestran fragmentos de las guerras e invasiones que hubo entre ambos países (Estados Unidos y Canadá).

En las cercanías a las Cataratas no faltan hoteles, casinos, bares, restaurantes y todo tipo de servicios para los viajeros. El único problema es que los precios pueden ser sorprendentemente elevados. Por eso, es mejor informarte antes de realizar tu reserva o planificar unas vacaciones prolongadas.

Lo mejor de lo mejor

Es increíble la cantidad de actividades que proponen las Cataratas del Niágara y todo el complejo turístico que se ha formado a su alrededor. Por eso, si pensabas que lo único que ibas a ver eran los saltos de agua, estás muy equivocado. Aquí lo que nunca vas a encontrar es aburrimiento.

  • Rainbow Bridge: Este es uno de los puentes que une a los tres saltos que conforman las Cataratas del Niágara: el salto de Notario con el de New York exactamente, permitiendo la apreciación completa de ambos saltos. El único problema es que a veces es tanta la gente que transita por el puento, que no se llega a percibir bien la belleza del lugar.
  • La ruta del río: Del lado canadiense, la ruta que lleva hasta las cataratas propiamente dichas es increiblemente maravillosa por sus paisaje y la tranquilidad del lugar. Realmente se disfruta a pleno recorrerla. Una caminata entre el ruido de las aguas y la naturaleza siempre es estimulante para los viajeros.
  • Parque Victoria: También del lado canadiense está este parque natural, formado por rocas que se ubican a las orillas de los saltos y que permiten un contacto directo con las cascadas. Lo mejor son los arcoiris que forman las gotas diminutas en el aire y la luz filtrándose entre ellas.
  • Túneles: Esta inolvidable oportunidad es una de las grandes atracciones que ofrecen las Cataratas: un túnel que permite cruzar por debajo del agua que cae de ellas. Imperdible!
  • La dama de la Llovizna: Así se le llama a uno de los recorridos ofrecidos por las empresas que lograron insertar su negocio en este ambiente natural. En este caso, consiste en un paseo a bordo de una embarcación que llega a unos pocos metros de la base de las cataratas. Lleva ropa apropiada porque volverás empapado.
  • La torre Skylon: En el parque Victoria está esta torre que ofrece la mejor panorámica de los saltos: más de doscientos treinta metros de adrenalina y belleza. En el pico de la torre hay un restaurante giratorio que da la posibilidad de comer algo y disfrutar del paisaje al mismo tiempo.
  • La Gran Garganta: El río Niágara se caracteriza por tener cañones en sus orillas. El principal forma lo que se conoce como la Garganta del Niágara. Existe la posibilidad de bajar a las profundidades de esta maravilla natural y observar todo desde otro punto de vista.
  • Aerocar: Para seguir coleccionando fotos de la Cataratas del Niágara, los teleféricos que cruzan las aguas desde el aire, son una de las tantas posibilidades de este centro turístico. No es apto para impresionables ya que la altura es aterradora.
  • Niágara en el Lago: Niágara en el Lago (Niagara on the Lake) es el nombre de uno de los pueblos más cercanos a las cataratas. Su estilo victoriano fue especialmente acondicionado para ofrecer comodidades a los viajeros que llegan allí. Está rodeado por viñedos y es la oportunidad ideal para saborear en el lugar exacto uno de esos exquisitos vinos regionales.
  • Lundy's Lane: Para salir de compras y llevarse un bonito recuerdo de tu visita por las cataratas, nada mejor que acercarse a este sitio que tiene exactamente todo lo que quieras para comprar. Ve con tiempo ya que la oferta es inacabable.

Publicado
Modificado
Leído 10137 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Cataratas del Niágara

   

Capítulos de este diario