Escape a Nueva York

Escribe: miguelrieu
Se cumplen mas de 20 años de nuestro primer viaje a Nueva York, y lo queria compartir con la gente de viajeros. Fue en Octubre del 95, y fue una escapada de cuatro dias, intensos y llenos de aventuras.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Sobrevolando Manhattan

New York, Estados Unidos — jueves, 12 de octubre de 1995

Llegamos a Nueva York temprano por la mañana, no teniamos nada reservado, asi que en el aeropuerto Kennedy conseguimos un hotel centrico y a buen precio teniendo en cuenta de los standar de esta ciudad. Nos tomamos una Van, que iba acercando a la gente, por U$20 C/U. Llegamos al hotel Iroquois, en la 46, entre la 5º y 6º Ave. Lo que es la ironia del destino, un hotel Iraquí en pleno corazon de Manhattan. Bueno, era bastante basico, nos tocó una habitacion en la 10º planta, con TV en blanco y negro, y sin desayuno, a U$ 120+tax. Salimos a recorrer la Big Apple, sin perder tiempo, y lo primero que hicimos, cosa que lo tenia en mente hace tiempo, fué un paseo en helicoptero, de veinte minutos sobrevolando Manhattan, por U$ 79. per capita. En ese momento era caro, pero realmente valió la pena, poder ver, entre otras cosas , el Central Park, el puente de Brookling, la estatua de la libertad, y sobre todo , las torres gemelas, mirandolas desde arriba, como diciendoles : soy mas grande que ustedes, realmente impagable las vistas. Nos tocó un helicoptero para doce personas que se movia bastante, lo que daba cierta impresion,pensar que yo no le tengo aprehension a volar, pero este bicho me daba cosa, igual lo disfrutamos, y le sacamos el jugo al maximo, con fotos y filmacion, a pesar de que no me tocó ventanilla, igual me las arregle para poder documentar todo como era debido. A la vuelta en el helipuerto, nos fuimos caminando hasta el ferry que nos llevó a la estatua de la libertad, desde donde pudimos observar con mas panorama la ciudad, donde se destacaban las torres gemelas, como simbolo del  poder imperial, y parecia que se estaban despidiendo, en fin , cosas del destino. Luego al regreso nos dedicamos a trotar por las calles centricas, comer algo, y luego, ir a descansar, que nos lo teniamos merecido.


Publicado
Modificado
Leído 1469 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario