Nauta - Loreto - Perú

Escribe: jesuser
DE IQUITOS A NAUTA NO HAY MAS QUE UN CARROSi de hacer turismo se trata hoy les invitamos a efectuar un rápido paseo a la antigua ciudad de Nauta y en sábado cualquiera visitar esta ciudad en un...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Nauta - Loreto - Perú

Nauta, Perú — miércoles, 28 de septiembre de 2005

DE IQUITOS A NAUTA NO HAY MAS QUE UN CARRO

Si de hacer turismo se trata hoy les invitamos a efectuar un rápido paseo a la antigua ciudad de Nauta y en sábado cualquiera visitar esta ciudad en un solo día.
Solamente tenemos que ir a la última cuadra de Próspero y subirnos en uno de los muchos microbuses que por diez soles y en dos horas aproximadamente nos dejan en la plaza de armas de Nauta delante de su Cacique fundador el egregio Manuel Pacaya.

Pero no vayamos tan rápido, por favor. Tomemos con calma el viaje. Antes de subir al microbús démosele una rápida inspección ocular veamos sus condiciones, si es posible hablemos con el chofer para cerciorarnos que no huela a trago y compremos algunos antojos para ingerirlos durante el viaje. Una buena bolsa de rosquillas y ñutos es lo recomendable y para calmar la sed una botella de a litro con la bebida que mejor le guste,

Suba al vehículo y seleccione su asiento. No olvide un pequeño detalle: si viaja en la mañana a Nauta le sugerimos sentarse en algún asiento que esté al lado izquierdo, se aburrirá menos si es que el sol no lo golpea directamente Todo lo contrario hará cuando regrese por la tarde. El detalle en importante ya que estará sentado por lo menos dos horas tanto al ir como al regresar.

Los primeros cincuenta kilómetros pasarán rápidamente, ya que el asfalto es lo común y con un poco de cuidado y paciencia podrá admirar desde su ventana como está cambiando el paisaje de la floresta al observar las nuevas construcciones y recreos que han aparecido en los primeros quince kilómetros, si no ha viajado últimamente por esta carretera le llamará la atención ese cementerio de lujo que está en el kilómetro nueve y se asustará cuando observe el crecimiento del Varillal que casi ya es una ciudad satélite de Iquitos y se sonreirá cuando pasen velozmente delante de sus ojos la serie de recreos instalados en esos primeros treinta kilómetros de carretera, la gracia casi termina cuando llega al puente ubicado sobre el río Itaya y lo cruza raudamente. Será el momento en que piense que acaba de cruzar el puente mas grande de todo el departamento de Loreto y se admirará mas todavía si alguien le dice que ese puente fue construido en Nanay, en el SIMAI y fue llevado en partes por los ríos Amazonas, Nanay e Itaya hasta su destino final, el lugar que usted acaba de cruzar.

Pocos kilómetros después se terminó el asfalto y si no ha llovido la carretera afirmada exigirá una bajada de velocidad del vehículo y el viaje será monótono. Si viaja acompañado le sugerimos iniciar una larga charla con su compañero de viaje y apreciar el paisaje desde su ventana. En algunas oportunidades cuando llueve mucho se alteran algunos pequeños tramos de la vía y a veces hay que bajarse para ayudar a superar el trance, pero como usted tiene algo de suerte todo está normal y el viaje se efectuará si mayores sobresaltos.

Nauta ya está a la vuelta de la esquena como quien dice. Finalmente aparece delante de nosotros una loma y un pequeño grupo de casas con techo de palmera y a continuación el imponente edificio del Gobierno Regional de Loreto que administra toda la provincia de Loreto y unos metros mas ya tenemos a la mas que bicentenaria Nauta a nuestros pies. Desde nuestra ventana móvil apreciamos el paisaje citadino y a la distancia en lontananza el ancho y rumoroso Marañón, el otro río que con el Ucayali forman el Amazonas, el mas caudaloso del mundo. Nuestro rápido vehículo baja la cuesta y ya estamos en el Sapi Sapi que es una laguna que entre otras cosas tienes charapitas y cocodrilos en su espejo de agua. Este lugar es sumamente divertido y es una buena invitación para dedicarle unos minutos de nuestro tiempo de turistas furtivos e inmediatitas.

Dos cuadras mas allá está la plaza de armas de la ciudad que con su iglesia, su municipalidad, su colegio y incontrastable Manuel Pacaya que nos mira entre divertido y feroz desde su dura estructura de bronce, nos recuerda que fue el fundador de este pueblo auténticamente cocama. Nos impresiona la antigua iglesia ahora convertida en salón teatral. Es una enorme mole de barro construida con cañabravas y barro, a la usanza de la quincha que en estas latitudes es casi desconocida.

Hablar de Nauta arquitectónica es referirnos a su plaza y las cuadras alrededor de ella. El cemento ha hecho de las suyas y todo es blanco, aparentando ser sumamente limpia. Felizmente el ruido es mínimo ya que los motocarros todavía no hacen lo que quieren como en Iquitos. Calles mas abajo está el mercado popular que vende muy poco y que su mayor movimiento se da en las mañanas cuando los productores llegan de diferentes lugares aledaños al pueblo.

Subimos a un motocarro que nos lleva a todos los lugares interesantes que se pueden ver en el día. Descubrimos que la mayoría de las familias de nombre (antiguas) poblaron Iquitos inicialmente. Todos los Reátegui, los Vela, Angulo, Arias y Morey en su momento pasaron por este entrañable pueblo nautino, aunque no quedan sus huellas mas que en sus descendientes que ya olvidaron el pasado de esos primeros pobladores.

Por menos de cinco soles almorzamos en una fonda cualquiera y descubrimos que todo es mas cara que en Iquitos, por la sencilla razón de que todo se trae de Iquitos Esto nos lleva a pensar en lo que pasará con Nauta cuando la carretera esté totalmente operativa y se pueda viajar a Nauta en cualquier instante. Por unos momentos nos sentamos en las bancas de la plaza de armas para sacar las fotos correspondientes y nos dedicamos a juguetear en un bote en la laguna de Sapi Sapi, mientras hacemos hora y cae la tarde para regresar a Iquitos. Por diez soles mas a las seis de la tarde salimos en el último carro del domingo y a toda velocidad recorremos los cien kilómetros que separan este pueblo de Iquitos. Sanos y salvos a las ocho de la noche estamos nuevamente caminando por las veredas de la Iglesia de Fátima rumbo a neutra casa. Felices y contentos por hacer del turismo local una nueva forma de divertirnos de vez en cuando y con muy poco dinero.

jesuser


Publicado
Modificado
Leído 33811 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Nauta - Loreto - Perú

   

Capítulos de este diario

  • 1

    Nauta - Loreto - Perú

    Nauta, Perú | 28 de septiembre de 2005