Ruta Nor Oriental Peru - Ecuador (San Ignacio, Mancora, Guayaquil)

Escribe: colectomania
Me dieron una semana de vacaciones, la pedí a razón de que un muy buen amigo mío se casaba en San Ignacio (Cajamarca) el 28.05.2012. Así que tenía que estar allí. Sin embargo, mi amigo Paul Alvarez estaba por Lima de vacaciones (trabaja en Chile) y me dijo que planeaba viajar a Mancora y Guayaquil. Por ello decidimos estar en estos 3 lugares durante esa semana. ¿Cual sería la ruta? no lo sabíamos, lo que sí acordamos es que debíamos estar en San Ignacio el lunes 28.05 para empezar.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 Capítulo 4 6 7 8

Partida a La Balsa (Frontera con Ecuador)

Namballe, Perú — miércoles, 30 de mayo de 2012

Partimos del Hotel a las 5 de la mañana, las calles estaban vacías. La noche anterior Raúl nos indicó que debíamos tomar un taxi al paradero de los autos que van a Namballe, el último pueblo cercano a la frontera con Ecuador, incluso nos dijo que podíamos decirle al colectivero que nos lleve a la Balsa.
  Esa madrugada no encontramos ninguna moto… así que caminamos por algunas calles en busca de uno, al fin luego unos 5 minutos de búsqueda encontramos un mototaxista que se dirigía a repartir el pan de la mañana. Le pregunté si podía hacernos el servicio hasta el paradero de los autos a Namballe y amablemente accedió cobrando los 2 soles correspondientes.
  En el paradero esperamos media hora más debido a que los colectivos se van llenando conforme van llegando los pasajeros. Cuando se llenó el auto salimos rumbo a La Balsa, el pasaje a Namballe cuesta 15 soles, y a La Balsa 17 soles.
  Son 4 horas de viaje el camino es afirmado, pero esa noche justo había llovido mucho y la carretera estaba muy fangosa, en dos ocasiones el chofer se detuvo para evaluar porque lado debía cruzar ya que muy comúnmente se atascan con el barro y obstruyen el paso a otros vehículos.
  Ya la noche anterior nos habían dicho que por las obras de construcción de la carretera estaba dando pase a los vehículos en ciertas horas del día. 6, 9 de la mañana, al medio día, y luego a partir de las 6 de la tarde era libre. Así que esperábamos tener que hacer paradas largas de espera. Sin embargo, en una de las paradas del chofer para ver la vía se encontró con uno de los Ingenieros que veía uno de los tramos y le dijo que ese día las obras se habían paralizado por que la lluvia había afectado demasiado la carretera y era imposible trabajar. En consecuencia no hubo más paradas por este motivo.
  Pasamos Namballe sin contratiempos, pero luego de 5 minutos de camino rumbo a La Balsa, una señalera de la obra que se ejecutaba en esa parte de la carretera nos detuvo indicando que no había pase para La Balsa debido a que hubo un derrumbe y la carretera estaba inaccesible. Paul y yo nos bajamos y le pagamos al chofer (ojo se paga al final del servicio) igualmente nos cobró 17 soles aduciendo que estábamos muy cerca de La Balsa. Con esa idea en la cabeza Paul y yo decidimos caminar lo que quede del trayecto.

Preguntando a los lugareños nos decían que estaba a 5 minutos de distancia. Como ya tengo experiencia en este tipo de guías de los lugareños deduje que realmente demoraríamos entre 15 y 20 minutos. Aún así no estaba muy lejos. Pasamos el lugar del derrumbe y efectivamente no era posible transitar. Por ello la empresa hizo que un tractor apartara las piedras. Cuando cruzamos nos dijimos que era posible que el chofer ya debería estar en Namballe descansando del viaje. Pero luego de 15 minutos de trayecto apareció dándonos el alcance y dejándonos en La Balsa para empezar el temible trámite de salida a Ecuador.

Llegamos a La Balsa a eso de las 9:30 am. Este sitio es un pequeño asentamiento ubicado exactamente en la frontera con Ecuador, el acceso se realiza por el Puente de Integración La Balsa. Primero hay que entrar al control de migraciones del Perú. Nos hicieron llenar el famoso formulario del que leí en otros diarios de viaje, que no es más que la tarjeta andina de migración, el agente peruano revisó los datos junto con el DNI (carné de identidad peruano) y nos indicó que fuéramos a la estación policial para que nos sellen los documentos en el reverso de la tarjeta, inmediatamente debíamos regresar para el último sello de migraciones. No podía irnos mejor después de todos los datos negativos que nos anticiparon en San Ignacio sobre el trámite. Así que nos hicimos la idea de que quizá tendríamos problemas en el puesto policial. En la casa de la policía no había nadie, así que tocamos la puerta insistentemente y apareció un guardia que se acercó para atendernos, nos pidió los documentos preguntando lo que íbamos a hacer en Ecuador, le contamos que queríamos ir de turismo a Guayaquil pero pasando por Loja. Hizo unas búsquedas en la computadora y nos selló el documento sin ningún problema. No fue tan fatal como nos mencionaron en San Ignacio, fue sumamente sencillo. Regresamos a Migraciones y el agente nos puso el sello con la fecha de salida. “Señores, pueden cruzar el puente, gracias y buen viaje.” El trámite no nos demoró ni 10 minutos. Tomamos nuestras cosas y fuimos a cruzar el puente.



Publicado
Modificado
Leído 1113 veces

    Enviar a un amigo

1 2 Capítulo 4 6 7 8
 
 


Capítulos de este diario