Viaje al país de los zares..

Escribe: jimenezpmp
Un país que realmente no me llamaba mucho la atención, no sé si por el frio siberiano o realmente por la frialdad de sus gentes, me contaba la gente que no tenía mucho atractivo, pero al final un verano me decidí ir a visitar el país para poder sacar mis propias conclusiones, a continuación os narro mis experiencias.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3 5 6 7 ... 11

Visita al Kremlin y Catedrales

Moscú, Rusia — miércoles, 21 de abril de 2010

Después de comer empezamos la visita al KREMLIN, recinto amurallado, antigua residencia de los zares rusos y actual sede de la Presidencia, conjunto central de MOSCÚ, corazón de RUSIA y el símbolo de la grandeza. Aquí se encuentra el CONSEJO DE MINISTROS, el CAÑON ZAR que nunca llegó a ser disparado, la monumental CAMPANA ZARINA, con su gran roto, así como las CATEDRALES DE LA ASUNCIÓN (la más importante de Rusia), LA ANUNCIACIÓN y la de SAN MIGUEL ARCÁNGEL con su coro de canto, que tuvimos la suerte de oír, también se encuentra el PANTEÓN de los príncipes moscovitas y zares. Este día al comenzar la visita al KREMLIM, empezó a llover a cántaros aunque menos mal que suele durar poco, pero en este país siempre hay que ir previsto del chubasquero y paraguas.
 
Terminada esta visita y a toda pastilla nos llevan a la opcional (tenían que ganar "pasta" de alguna manera) 35 € por persona, nos llevan a LA ARMERÍA, un edificio de dos pisos, es el Museo más antiguo de toda RUSIA, allí los grandes príncipes comenzaron a reunir los trofeos de guerra y los obsequios ofrecidos por diplomáticos, hay tesoros y brillantes de los grandes príncipes de MOSCÚ, armas decoradas y vestiduras ceremoniales, vajillas, iconos, riquísimas colecciones, etc. también era centro de fabricación de armas de combate y de gala. Merece la pena visitar, ¡¡¡ pero vaya día que llevamos !!!.

Nos deja un tiempo libre (poco), hay que hacer tiempo para ir a cenar, yo me acerco a un gran parque que hay con unos jardines preciosos, y todo muy limpio, variedad de arbolitos en su mayoría manzanos luciendo su fruto, la gente paseando y disfrutando de la naturaleza. Como he dicho todo está muy limpio y muy cuidado. Sus gentes están mentalizadas a conservar y cuidar sus ciudades.
 
Bueno nos subimos al autobús y nos llevaron a cenar, y a la altura de unas grandes galerías, nos despistamos y nos perdimos del grupo. No creáis que el guía se preocupó de que faltaban tres personas en absoluto, tranquilamente se puso a "engullir", ¡si a engullir! porque no sabía comer. Mari Mar le llamó al móvil y lo cogió a la tercera llamada, al rato apareció sin pena ni gloria y corriendo como era su costumbre se dirigió al "restaurante" sin volver ni una sola vez la cabeza, no sabía si íbamos pegados o si nos habíamos quedado atrás. Os cuento, cuando llegamos le vemos que está tranquilamente  "engullendo" y nos dice que nos coloquemos como podamos, era una cueva, ni os lo podéis imaginar, no había sitio, y me tuve que cabrear con él, hasta que nos buscaron un sitio y nos colocaron, ¡era una vergüenza!.



Publicado
Modificado
Leído 1653 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3 5 6 7 ... 11
 
 


 

Puestos de la calle Arbat

   

Capítulos de este diario