Montezuma - Isla Tortuga - Mal País y Santa Teresa

Escribe: Kenia_CR
En el pacífico costarricense, propiamente en la Península de Nicoya se encuentran bellas playas, naturaleza e islas que hasta hace poco solo eran conocidas por surfistas intrépidos. Y bueno,,, yo quería conocer, y me fui!

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3

Comenzando...

Montezuma, Costa Rica — sábado, 25 de septiembre de 2010

Hace mucho tiempo que quería conocer la Isla Tortuga en el Pacífico Central costarricense. Así que con un grupo de amigos comenzamos a preparar el paseo por esta parte de mi país para disfrutar de la playas.

Todos habíamos esperado mucho por un paseo para relajarnos y estar tranquilos, de mi parte luego de 3 largos años sacando mi maestría, definitivamente necesitaba un paseo para relajarme y olvidarme de estudios y trabajos. Y mis amigos andaban parecidos con el stress habitual de los trabajos.

Decidimos hacer un paseito de la manera tica, que muchos ustedes coincidirán, así que nada de hoteles o restaurantes finos. Nos iríamos un sábado bien tempranito por la mañana en dos carros, y compraríamos las cosas para poder cocinar nosotros mismos, por eso nos hospedamos en unas cabinas (Casa Colores en Montezuma) con equipo de cocina y cerca de la playa. No hicimos reservaciones de nada, porque todo sale más barato cuando no realizas las compras por internet (al menos en este caso).. y bueno, hicimos nuestra lista de qué comemos qué no comemos y con esa lista en el super mercado hicimos las compras y al día siguiente todo listo para el viaje.

Nuestros objetivos eran Montezuma, la Isla Tortuga, Santa Teresa y Mal país... y si se podía iríamos a las reservas de Cabo Blanco, reserva Curú e Isla Cementerio.

Y bueno, nos fuimos... Tomamos la nueva carretera al Pacífico, que nos lleva a Puntarenas, específicamente a Caldera, llegamos a playa Caldera una hora después de haber salido y compramos un desayuno típico, para prepararnos para el resto del viaje. Como en este país las cosas llevan un ritmo pausado... fuimos a hacer la respectiva fila para tomar el ferry que cruza el Golfo de Nicoya y llega a Paquera. Al ferry pueden montarse carros y camiones,
por un precio de unos 10 dólares y se tarda una hora. Se llega al otro lado y comenzamos nuevamente a conducir, y nos restó una hora más hasta llegar a Montezuma. Teníamos pensado ese día ir a una de las dos cataratas de Montezuma, una que caía al mar y otra que está entre la selva. No estábamos decididos a cuál ir, pero por un atraso en nuestra salida no nos dio tiempo de llegar. Por lo que nos acomodamos en las cabinas, y nos dispusimos a averiguar cómo estaría el viaje a la Isla. Fácilmente encontramos en el centro de la Montezuma (que realmente es muy pequeñito) un lugar para conseguir un tour a la Isla. Por casualidad lo hicimos con Monke Tours, el chico que nos atendió muy amable nos tuvo la paciencia de explicar todo y sobre todo de soportarnos por el montón de preguntas y
chistes que hacíamos. El tour incluye el viaje en lancha, con toda la seguridad del caso, el equipo para hacer snorkeling, de lo que permite dos sumergidas de 1 hora cada una, además almuerzo, y bebidas sin límite, partíamos a las 9:30 am y regresabamos a las 3:00 para estar en Montezuma como a las 4 pm.

Como por estas fechas llueve mucho en mi país, nos aseguraron que si el día siguiente llovía mucho, podíamos trasladar el paseo para el día siguiente, y si no se podía entonces nos devolvían el dinero. Además, nos fueron a recoger al hotel.

Teníamos algo en contra... el clima, estaba lloviendo mucho, porque estamos en época de lluvias, así que rogábamos por que los días siguientes, como decimos aquí, “hiciera un buen sol”...Luego de reservar el tour a la isla, nos fuimos de nuevo a la cabina, a difrutar de la piscina y el lugar. Realmente las cabinas donde nos quedamos están muy bonitas, tienen mucha naturaleza a su alrededor, tanto que unos monos congos o aulladores, se pasearon varios días en los árboles que están en la propiedad. Lo único malo es que estos animalitos no son mucho de mi agrado... la primera es que usualmente dejan sus caquitas por todo lado, como en nuestros carros, y la segunda es que toman sus excremento y  hacen fiesta con el y con la gente que está cerca. jajaj que asco pero bueno!! ni modo!

Con la piscina al lado, hicimos una pequeña parrillada, con salchichón, tortas de carne y chorizo, todo muy humilde jejeje pero rico al final, y los hombres cocinaron!!! Liberación femenina! viva!

Y descansar porque mañana tempranito nos ibamos para la Isla...

Nota: Esta viajera en este viajecito tuvo una serie de eventos desafortunados pero al final salimos adelante!


Publicado
Modificado
Leído 1714 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3
 
 


 

Un pelícano y dos pescadores...

   

Capítulos de este diario