Los mejores atardeceres del mundo

Escribe: gmdezan
Siempre había veraneado en las playas del atlántico. Me gusta mucho el mar, conozco la costa argentina, uruguaya y brasilera, muy buenos lugares visite en cada uno, brasil tiene unas playas...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Los mejores atardeceres del mundo

Montañita, Ecuador — domingo, 29 de octubre de 2006

Siempre había veraneado en las playas del atlántico. Me gusta mucho el mar, conozco la costa argentina, uruguaya y brasilera, muy buenos lugares visite en cada uno, brasil tiene unas playas increíbles. Pero en todos aquellos faltaba un ingrediente pintoresco y mágico para condimentar un hermoso paisaje de playa: la posibilidad de contemplar como el sol se esconde lentamente sobre las extensas aguas del océano.

Así fue como empecé a organizar un viaje para conocer algunas playas sobre el Pacifico, y de esta manera fue como empezó mi camino hacia los mejores atardeceres del mundo.

Llegue desde Buenos Aires al aeropuerto de Lima (Perú) el 5 de febrero de 2006, una vez allí y con la ayuda de Rubén (taxista limeño que contrate en el aeropuerto) recorrí las calles de la ciudad en busca de un Bus que me llevara a mi primer destino en el norte Peruano: Máncora.
Lo que me llamo la atención en esta ciudad es que cada empresa de Ómnibus tiene su propia Terminal, las cuales están distribuidas por toda la ciudad, así que en mi búsqueda de pasaje recorrí buena parte de esta capital Latinoamericana.

De Lima a Máncora en Bus son 19 largas horas de viaje, pero el paisaje realmente vale la pena, la mejor forma de viajar (si se dispone de tiempo) por un país que uno no conoce es por tierra. El camino va bordeando empinadas montañas que se elevan entre el azulado mar y un sinnúmero de playas paradisíacas que, por lo que se puede ver desde arriba, son de difícil o imposible acceso.

Máncora es una playa típicamente surfer, repleta de tiendas de surf y bares con muy buena onda. La noche es tranquila, pero no aburrida. El alojamiento va desde económicas posadas y hostels hasta lujosos complejos con habitaciones de cara al mar.

Ya desde el primer día pude disfrutar de los hermosos atardeceres que este lugar nos ofrece, el sol se va a dormir pintando el cielo y el mar de un color rojizo único.

A 5 kilómetros de allí se encuentra la pintoresca playa de Pocitas, una de las mejores de todo Perú. Adornada de palmeras y exclusivos resorts, bañada por un calido mar azul que se desliza sobre una arena blanca que encandila. Para llegar a Pocitas les recomiendo tomar una Mototaxi en la calle principal de Mancora, este transporte es seguro y muy económico (y muy divertido).

Luego de unos días de merecido descanso, continué mi viaje hacia mi segundo destino: Montañita (Ecuador). Realice nuevamente el trayecto en Bus, compre en Máncora un pasaje directo a Guayaquil (Ecuador). El viaje hasta allí, a diferencia del primero, tiene por paisaje a la frondosa selva ecuatoriana, sus elevadas montañas y sus extensas plantaciones de plátano.

Cuando uno llega a Guayaquil desde el sur, cruzando el gran puente sobre el ancho rio Guayas, se encuentra con exclusivas mansiones dignas de "Beberly Hills", esta imagen contrasta y mucho con la pobreza que se observa por los caminos del sur ecuatoriano.

Ya en la Terminal tome el primero de los dos buses que me dejarían en Montañita, y, como postal de despedida de esta ciudad, hacia el oeste de ella pude ver como también proliferan barrios humildes, cuyos habitantes son, seguramente la mano de obra barata que posibilita tanta acumulación de riqueza.

Mi llegada a Montañita fue a eso de las 2 de la madrugada, en ese momento comprendí que mis días en este lugar serian como mínimo, muy divertidos. A esas horas de la noche había mucha gente contemplando como hermosas chicas bailaban al compás de una rítmica batucada, los bares estaban llenos de gente de todos partes del mundo, los hoteles estaban repletos, mucha, pero mucha movida.

Si uds están buscando un lugar en donde olvidarse de todo y pasar interminables noches de fiesta y baile, tienen que conocer Montañita. Aquí la fiesta nunca para, cada noche es sinónimo de alegría, sus calles están repletas de bares, restaurantes, todos ellos construidos con caña y paja, lo que le da una armonía muy pintoresca al pueblo.

La particularidad que tiene esta playa es que posee las olas mas altas de toda Sudamérica, sus aguas se elevan hasta pasar los tres metros de altura, razón por la cual es muy buscada por surfers de todo el mundo.

Muchos atardeceres disfrute en montañita, de todos los colores. El sol en este lugar parece estar mas cerca que en cualquier lugar del mundo, basta con ver el tamaño que tiene cuando se sumerge en el mar. Creo que cada atardecer lo contemple desde un punto distinto del pueblo, era muy bonito ver el cielo naranja sobre los techos de Montañita, les dejo fotos para que puedan apreciarlo.

Me costo mucho dejar Montañita, este lugar te atrapa con la calidez de su gente, con las alegres fiestas y con los hermosos atardeceres, lo recomiendo 100 %.

Así concluyo mi viaje hacia, en mi opinión, las mejores playas de Perú y Ecuador.

Saludos a todos, hasta el próximo viaje.


Gonzalo


Publicado
Modificado
Leído 111026 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Los mejores atardeceres del mundo

   

Capítulos de este diario