Un paseo por el Páramo de Mérida, en Los Andes venezolanos

Escribe: meridapreciosa
El Páramo de Mérida es un paseo entre Los Andes, un camino donde la naturaleza y la cultura se unen para mostrarnos lugares de ensueño, pequeños pueblos tradicionales y paisajes inmensos. Un recorrido de aventura y descubrimiento por la cordillera venezolana.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Un paseo por el Páramo de Mérida, en Los Andes venezolanos

Mérida, Venezuela — viernes, 22 de febrero de 2008

La Ruta de los Páramos está enclavada en las cumbres andinas venezolanas. Los Andes constituyen un sistema montañoso conformado por los estados Mérida, Táchira, Trujillo y estribaciones del Estado Lara. Estas montañas se dividen en dos ecorregiones: la de los bosques Nublados Andinos y la de los Páramos, que incluye un área de nieves perpetuas.

Lo típico de la mayor parte de la región andina es su clima frío, su gente cordial, su deliciosa gastronomía, sus sorprendentes paisajes nublados, sus lugares históricos y tradiciones que se han conservado por generaciones. La oferta de hoteles, posadas, parques recreacionales y temáticos, restaurantes, museos, tiendas de artesanía, pueblos parques nacionales, flora y fauna, conforman una amplia gama de atractivos turísticos en nuestro país.

La Ruta de los Páramos

Esta ruta recoge la experiencia turística que ofrece la ecorregión de los Páramos, ubicada en pleno corazón de la Cordillera de Los Andes, entre los Parques Nacionales de La Culata y de Sierra Nevada, que facilitan el disfrute y el contacto directo con la naturaleza. Dado su carácter montañoso, su patrimonio cultural, el tipo de clima y su gran biodiversidad, la ecorregión paramera se presta, especialmente, para el turismo de aventura, el agroturismo y el turismo activo.

Es un destino que está previsto para el disfrute de grupos familiares y de amigos, así como para jóvenes, ya sea en vehículos propios o alquilados, o en grupos organizados de excursionistas, en busca de actividades al aire libre, descanso o simplemente de paseo.

La Ruta de los Páramos recorre la carretera trasandina, inaugurada por Juan Vicente Gómez en el año 1925, la cual remonta la cordillera hasta una altura máxima de 4.118 m.s.n.m, que culmina en el Collado del Nido del Cóndor, mejor conocido como Pico El Águila. La ruta incluye gran cantidad de pequeñas comunidades agrícolas ubicadas a todo lo largo de la carretera.

Cabe destacar que buena parte de la carretera trasandina corre paralela al Río Chama, el más importante del estado Mérida, así como de los ríos Santo Domingo y Mocotíes, por la otra vertiente. De igual manera, destacan los espejos de agua que se encuentran en las depresiones de las serranías ofreciendo al viajero un especial encanto, tales como las lagunas: Negra, Victoria, Mucubají y Los Patos, entre otras.

La ruta tiene tres vías de acceso, todas interconectadas por la carretera trasandina:

    * Un primer acceso es el de la vía que viene desde la población de Timotes que une al estado Mérida con el estado Trujillo.
    * El segundo acceso es a través de la población de Santo Domingo, poso obligado de quienes viajan desde el estado Barinas, Santo Domingo, a 2.178 m.s.n.m, es un importante centro de producción agrícola, siendo uno de los principales productores de champiñones y de truchas del país, y la población más visitada del estado.
    * Finalmente, existe el tercer acceso desde la ciudad de Mérida, que dispone de aeropuerto y todos los servicios necesarios para las actividades turísticas. En esta se encuentra el teleférico más alto y lago del mundo.

Siguiendo en la vía desde Barinas, en pleno corazón del Páramo Merideño, se encuentra enclavado el Hotel Los Frailes, uno de los iconos turísticos nacionales. Es una antigua abadía convertida en hotel que conserva su aire y estilo colonial. Los frailejones, a esta altitud, comienzan a predominar en este paisaje andino, estas plantas de tersas hojas y flores amarillas constituyen la vegetación que más identifica a este ecosistema.

El Pico El Águila, es el punto más alto de la carretera trasandina y el sitio pavimentado más alto de toda Suramérica. En la época de invierno, durante los meses de agosto y septiembre ocurren nevadas que cubren de blanco estas montañas, siendo este espectáculo uno de los principales atractivos. Desde aquí se puede partir para el Páramo de Piñango que conduce a la Laguna del Águila y al poblado del mismo nombre. En esta agreste serranía crece una especie de frailejón gigante o arbóreo. Este recorrido, aún vigente, es el mismo que hacían los arrieros para vender sus productos entre el páramo y la vertiente lacustre del pie de monte andino.

El Valle de Mifafí, en la vía hacia la ciudad de Mérida, está el Páramo de La Culata, situado a 3.634 m.s.n.m, que es considerado el hogar del Cóndor de Los Andes, el ave más grande y pesada del mundo. Es un valle rocoso y helado, perfecto ecosistema para la vida de estas aves. Aquí se encuentra un Centro de Visitantes y una estación biológica donde estudian y cuidan a varios ejemplares en cautiverio, lo cual hace posible ver a estas admirables aves de cerca.

Apartaderos es una población localizada entre las cumbres de la Sierra Nevada y la Sierra de Santo Domingo, a 3.342 m.s.n.m. Es uno de los pueblos claves de este circuito porque se ubica justo en la confluencia de las vías que llevan a las ciudades de Mérida, Barinas y Valera.

Apartaderos es un sitio de contrastes turísticos donde se puede observar porciones de lo que fue el pueblo colonial con hermosas casas blancas de techos rojos, como las que se construían antaño, junto a modernos hoteles y bellos chalets de estilo europeo. Sus habitantes son gente amable, cálida y hospitalaria, que viven principalmente del cultivo de hortalizas y legumbres, así como de la artesanía y de pequeños restaurantes donde ofrecen la gastronomía típica andina como la pisca andina, arepas de trigo, embutidos, quesos maduros, pastelitos, truchas y dulcería típica como los "aliados" t también los "calentaitos", una bebida alcohólica.

En el pueblo se encuentra la estatua construida en homenaje a la Loca Luz Caraballo, quien señalara la ruta contraria a los españoles para que no siguieran a Bolívar en su cruce por los Andes. Aquí se halla un museo de antigüedades que exhibe una serie de objetos de la modernidad, reproducciones e arte indígena y colonial.

San Rafael de Mucuchíes es un pueblo pequeño que se encuentra a hora y media de la ciudad de Mérida a 3.140 m.s.n.m. Fue fundado el 17 de agosto de 1872. Sus suelos se ven erosionados por la sobreexposición y el mal uso de las tierras, lo que ha generado, en la actualidad, la formación de organizaciones comunitarias que están ayudando a corregir el proceso de degradación del suelo e introduciendo la agricultura ecológica. En este pueblo puede apreciarse la capilla de piedra construida por Juan Felix Sánchez en honor a la Virgen de Coromoto, ubicada en plena carretera trasandina.

Mucuhíes, que significa en lengua indígena "lugar frío", se caracteriza por tener un estilo colonial, donde todavía se pueden observar casas típicas de la época, con un patio central, paredes de tapia y/o bahareque. En la Plaza Bolívar se encuentra también el monumento al Indio Tinjaca y al perro Nevado que acompañaron a Bolívar en su Campaña Admirable

Atractivos y actividades

Otras atracciones turísticas que pueden conocerse a lo largo de esta ruta son: la Casa de la Primera Misa; la Iglesia de San Isidro; la Casa de los Cien Techos; el Molino de Piedra, el Camino Real de los Españoles, que a su vez forman parte de la Ruta de la Campaña Admirable.

Sierra Nevada

En materia de atractivos naturales y ambientales, se destaca el Parque Nacional Sierra Nevada fundado en 1952 con una extensión de 276.446 hectáreas. A la altura de Mucubají, el Parque cuenta con una importante infraestructura turística que incluye miradores, carteleras interactivas, restaurante que sirve comidas y bebidas típicas de la región. Además allí se puede pescar truchas entre los mese de marzo y septiembre, hacer excursiones a caballo y acampar previo permiso de INPARQUES.

Sierra de La Culata

Igualmente, se encuentra el Parque Nacional Sierra de La Culata, entre los estados Mérida y Trujillo, que corre paralelo al Parque Sierra Nevada, el cual representa un extenso territorio virgen ocupando una superficie de 200.400 hectáreas. En estos espacios protegidos se ven gran variedad de especies animales que hacen vida entre los páramos y los bosques nublados.

También en esta región es muy importante la presencia de diferentes circuitos ecoturísticos para los páramos y comunidades cercanas a Mucuchíes, como Gavidia, donde existen alojamientos comunitarios llamados "ecoposadas", donde ofrecen servicios de guías, alquiler de mulas o caballos y facilidades para acampar además de visitas a las lagunas cercanas de Michurao, El Hoyo y la Lagunita.

Una actividad importante que se realiza en esta ruta, especialmente cuando hay cielo despejado, es la visita al Centro de Investigaciones de Astronomía (CIDA) en Llano del Hato. En esta comunidad –a pocos kilómetros de Apartaderos– se puede visitar uno de los cuatro observatorios astronómicos abiertos al público en horas nocturnas y disfrutar de una excelente guía sobre el cosmos.

Otro atractivo de la Ruta de los Páramos es la visita en lomo de mula a El Tisure, convertido en un santuario de arte y religiosidad con obras en piedra y madera de Juan Felix Sánchez. La Casa de la cultura "Juan Felix Sánchez" es un espacio donde se puede interactuar con el arte y la creatividad de este artista del páramo. Aquí se exhiben objetos de carácter religioso, pinturas, cerámicas y pesebres navideños, entre otros.

Otro sitio de interés relacionado con este creador es el Museo Benigno y Vicente Sánchez casa natal de Sánchez, el "arquitecto de los páramos" ubicado en San Rafael de Mucuhíes, al lado de la Capilla de Piedra de la Coromoto, donde los turistas pueden admirar una variedad de obras de artistas y de su compañera Epifania.

La compra de artesanía constituye otra de las actividades que encanta a los turistas. Aunque la variedad de objetos, piezas y obras artesanales es muy amplia, es importante destacar las tallas de madera policromada y más aún aquellas que son firmadas y certificadas por el artesano. A lo largo de toda la ruta existen muchas ventas de objetos artesanales que van desde hamacas, cobijas de lana, vajillas de barro, muñecas de trapo, muebles y utensilios de madera o de gress, que le dan gran colorido a este recorrido.

Costumbres y tradiciones

Los habitantes de los páramos se caracterizan por ser gente muy religiosa, por lo que las fiestas de sus santos patronos son muy celebradas. Durante estas festividades acuden muchos visitantes y viajeros venidos de diferentes partes de país.


Las celebraciones más importantes son las fiestas en honor a la Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero; y las de Santa Cecilia, Santa Lucia, la Inmaculada Concepción y San Benito, que se celebran a fines de diciembre. Estas fiestas patronales incluyen desfiles de carrozas, bailes, comidas típicas y exposiciones de artesanías.

La Ruta de los Páramos puede hacerse en unas ocho horas aproximadamente, incluyendo las paradas para compras y comidas.

Por: Nelson Prato Barbosa y Jairo Orozco
www.meridapreciosa.com
'El Portal de Mérida, Venezuela'


Publicado
Modificado
Leído 11773 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


Capítulos de este diario

  • 1

    Un paseo por el Páramo de Mérida, en Los Andes venezolanos

    Mérida, Venezuela | 22 de febrero de 2008