Marsella y Lyon: gastronomía y mucho más.

Escribe: mikezamo
Me apetecía coger unos días de vacaciones para poner en práctica el francés, y de paso conocer un poco más nuestro país vecino. Decidí visitar dos de sus ciudades más importantes: una ciudad en la costa de la región de Provenza y otra en interior: Marsella y Lyon.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5 6

Día entero en Marsella

Marsella, Francia — domingo, 15 de marzo de 2009

Nos levantamos temprano para poder visitar al máximo la ciudad de Marsella. En primer lugar nos dirigimos al Palacio de Longchamp. De camino, en la Canebier nos detenemos en la patisserie Plauchut (pastelería) típica de Marsella y desayunamos unos croisants y una napolitata de chocolate (pain chocolat) en la sala de té del interior. Las pinturas de las paredes y el techo nos llaman la atención porque son muy antiguas pero no nos dejan sacar fotos. Comprobamos que la fama que tienen las pastelerías francesas es bien merecida.

El cielo está totalmente despejado y al sol ya empieza a hacer calorcito. Llegamos al Palacio de Lonchamp, pero nos desilusiona un poco porque la gran fuente del palacio está en obras. Oooohhhh, con lo que me gustan las fuentes.

Sacamos unas fotos, visitamos el museo de Ciencias Naturales y despues nos dirigimos hacia la iglesia Notre Dame de la Garde. Como preveemos que vamos a estar todo el día de un lugar para otro, nos compensa coger un ticket en una estación de metro cercana que por 4.50€ te permite hacer todos los viajes que quieras en metro, tranvia y autobus durante un día.

Así que probamos el tranvía que nos lleva de vuelta a Port Vieux, y allí cogemos el autobús nº 60 que nos deja a los pies de la iglesia de Notre Dame. Esta situada en lo alto de una colina coronando la ciudad. Además de ser una iglesia espectacular tanto por dentro como por fuera -y eso que yo no soy un entendido en el tema-, desde allí hay unas vistas increibles. Hacemos fotos desde todas las perspectivas. Impresiona la cantidad, la masificación de edificios que conforman la ciudad. Te haces una idea de lo grande que es la Marsella.

Más tarde volvemos al punto de partida -Vieux Port- para pasear por el otro lado del puerto y visitamos el Fort Saint Nicolas. Desde allí hay una bonita perspectiva del puerto con todos sus barcos amarrados. Me encanta la foto que hay desde allí. Seguimos caminando para visitar el Jardin du Pharo, y su Chateu mandado construir por Napoleón.

Es tiempo de repostar: comemos unas crepes riquísimas de jamón y queso en los jardines al sol. Qué agustito! Continuamos el paseo bordeando el mar hasta llegar a la playa de los Catalanes, y es que hace un par de siglos era una zona habitada por pescadores catalanes que habían emigrado atraidos por la ley que permitía pescar en aguas de la zona, sin restricciones de nacionalidad.

Hasta llegar a las playas mas importantes nos queda todavia un buen trecho, así que cogemos el bus nº 83 que sigue la carretera junto al mar y nos bajamos en la parada frente al Parc Borely. Al ser Domingo y hacer tan buen tiempo está a tope, lleno de vida. Me recuerda al Retiro por la cantidad de gente. Después de cruzar el parque, bajamos a la zona de playas. Son playas de piedritas y parecen estar un poco sucias. Estan llenas de gente que pasea y se toma algo en las terrazas.

A la vuelta cogemos el mismo bus (83) y paramos para ver el atardecer desde un pequeño puerto (Anse des Auffes) junto a la Porte de L'Orient. El podómetro marca más de 13 kms recorridos. Estamos muertos. Así que decidimos cambiarnos y salir a cenar. Esta vez toca ahorrar y vamos a un Mc Donalds (lo sé... ya me vale), pero de postre nos tomamos unas crepes de nutella riquísimas. Además, por si una crepe no fuera suficiente, a la chica que nos atiende se le rompre un trozo de tarta y nos la da. Madre mía qué  empacho!!! 

Para cerrar un día completito nos sentamos en una  terraza del puerto (Bar Exit) que está de Happy Hour y nos tomamos un par de cervezas mientras vemos el partido de Liga: Olimpique de Marsella contra el Paris Saint Germain. Nos llama la atención que a pesar de que son grupos de amigos no hablan entre ellos. Se limitan a ver el partido, y de vez en cuando sueltan algún "uuyyyyy!!". Qué curiosos son los franceses!!!
Por cierto, al final ganó el Marsella 3 a 1. Así que todos contentos.



Publicado
Modificado
Leído 9574 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5 6
 
 


 

Fuente y Quiosco de la plaza de La Canibiere

   

Capítulos de este diario