Una mirada sobre Marruecos

Escribe: micaela-castilla
Una historia contada con la ayuda del hermoso país que conocí

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3

Primera parte

Marrakech, Marruecos — domingo, 29 de enero de 2012

Sin lugar a dudas el país de Marruecos me dejó maravillada. Los hermosos paisajes que ofrece y la distintas vistas que podemos encontrar son cosas que realmente sorprenden a la vista de cualquier persona. Yo por mi parte es la primera vez que viajo al continente Africano y estoy más que segura que es la primera de muchas ya que me encantaría volver. Me pasó que en el desierto encontré una paz increíble además de un paisaje alucinante. Conocer Marruecos es algo que le recomiendo a todos. Más allá del deleite de paisajes naturales que ofrece para los ojos de quien lo mira, podemos encontrar una belleza en la forma de vestir que tienen. A mi particularmente me encanta el uso de los turbantes en los hombres y los vestidos en las mujeres si bien en el momento que fui se usan más que nada los colores oscuros. Ya partiendo desde el simple hecho de la ropa, hay demasiadas diferencias y eso es algo que es muy lindo de ver. Saber que no todos somos iguales partiendo de algo tan sencillo como lo es la vestimenta de cada lugar. 
El recorrido que hice por Marruecos comenzó en Casablanca, ahí estuve por un día. En este lugar podemos encontrar la mezquita que fue construida por Hassan II y se llevó a cabo en 13 años. Para su realización se le quitó un porcentaje de dinero a toda la población sin importar el nivel socioeconómico que tuviera. No importaba si a alguien le falataba para comer, debía contribuir de todas formas. Más allá de eso, la mezquita es un lugar impresionante ya que en cada rincón se encuentra algo que vale la pena mirar en detalle. Todo está trabajado minuciosamente. Es increíble la estructura y además de eso sumémosle que tiene una vista impresionante que da al mar. Luego de visitar la mezquita nos dirijimos a una iglesia la cual tiene todo los vidrios trabajados en vitró. Otra agradable obra de arte que merece su paso por allí. 
Cuando terminamos de recorrer Casablanca, nos diijimos a Rabat, allí encontramos una cuidad más linda y limpia que la anterior. En este lugar recorrimos el jardín de los enamorados, que a mí particularmente no me gustó mucho en sí el jardín porque me esperaba otra cosa, pero eso varía según las personas. Después de visitar este lugar, fuimos al palacio real, obviamente no se puede entrar en los edificios, pero si disfrutar de lo que lo rodea.  Es un lugar muy lindo ya que todo está cuidado y prolijo. Un dato curiosos es que a las puertas las limpian con naranjas agrias ya que de esta forma logran dejarlas impecables. Luego de este lugar fuimos a conocer el Mausoleo de Mohamed V (en donde están enterrados Mohamed V, su hijo y el padre del actual rey), y por supuesto, la torre que esta a pasos llamada Torre Hassan, lugares hermosos la verdad. Desde aquella torre se llama 5 veces al día a la gente para rezar. Como podrán ver en una de mis fotos, donde está la Torre Hassan hay muchas columnas y eso se debe a un proyecto abandonado que en su momento iba a ser la mezquita pero jamás se llevó a cabo. Si ven paredes que contienen agujeros, estos mismos fueron hechos para una mejor circulación del aire. Cuando terminó nuestro paseo por estos increíbles lugares, nos fuimos hacia la medina de Fes y a su paso pasamos por el barrio judió, lugar que se reconoce por tener los locales abajo y las casas arriba. En la medina podemos encontrar un paisaje muy caracteristico de Marruecos que son los vendedores ambulantes y los miles de puestos que hay dentro de ella. Dentro de la medina entramos a varios lugares en donde nos explicaron: el proceso de la curación y el teñido del cuero, el proceso de tallado que conllevan las artesanías hechas en oro o plata y el proceso de los tejidos.


Publicado
Modificado
Leído 342 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3
 
 


Capítulos de este diario