Plaza Jamaa-el-Fna (Marrakech)

Escribe: selenemar
La Plaza Jamaa el Fna, declarada por la Unesco como Patrimonio Oral de la Humanidad, un lugar donde desborda vida a cualquier hora, con diferentes actividades según el momento del día y de la noche.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Plaza Jamaa-el-Fna: Impresionante... Interesante... Curiosa... Caótica

Marrakech, Marruecos — lunes, 30 de marzo de 2009

Aunque ya se ha dicho mucho sobre ésta singular y sorprendente plaza, quiero dejar testimonio de mis pasos sobre ella.

La primera vez que la pisé fué cuando el autobús que nos traía desde el aeropuerto nos dejó cerca de ella. La tuvimos que cruzar para ir a buscar nuestro alojamiento que estaba al otro lado en una de las callejuelas dentro del souk. Al principio me causó cierto desconcierto al ver tanta gente, motos, carros, carretas..todos juntos circulando por ella, un caos.

Más tarde nos enteramos que esa semana coincidia con la semana festiva de ellos, así que había una gran multitud de gentes venidas de todas partes de Marruecos.

En esos primeros pasos en la plaza Jemaa-el-Fna nos acompañó un marroquí llamado Khalil, que lleva bastante años residiendo en España. Coincidimos con él tanto en el vuelo de ida como de vuelta. No acompañó y ahuyentó a los guías que nos íbamos encontrando hasta llegar a nuestro alojamiento.
Aunque recuerdo que me asustó un poco con su comentario cuando dijo asombrado, cómo habíamos cogido un alojamiento en un lugar que seguramente por la noche sería poco transitado y podría ser temeroso.

Pero luego, trás nuestra experiencia transitando por esas callejuelas vacias pero bien iluminadas por las noches, nunca tuvimos ningún percance, pero tengo que reconocer que si hubiese tenido que ir sola, algo de temor si que hubiera sentido, pero allí y en cualquier otra parte del mundo en esas mismas circunstancias, ( veo que algo miedosa si que soy, jajaja).
Aunque despues de visto otras callejuelas por el souk, comparando con la que estaba nuestro alojamiento, ésta era toda una avenida.

Una vez ya aligeradas de equipaje y contentas con nuestro alojamiento, un ryad muy bonito que nos recomendó Jehane, volvimos a la tan mítica plaza. Disfrutamos mucho de la diversidad de actividades que íbamos encontrando. Era todo un espectáculo humano!

Los olores que iban desprendiendo de los puestos de comida abrió nuestro apetito y despues de varias invitaciones de los camareros para que comiéramos en sus puestos enseñándonos sus cartas, decidimos sentarnos y comer en uno de ellos.

Mientras comíamos se sentó a mi lado una chica que al oirnos hablar dijo: qué bien, por fin escucho hablar en castellano. Una gran viajera de Bariloche, Teté, que llevaba ya días viajando sola por tierras marroquís, con la cual despues, compartimos momentos en Marrakech y nos contó sus experiencias viajeras desde que salió de Bariloche. Un gran viaje está realizando Teté. (Ayer tuve noticias de ella y andaba por Tanger. La veremos de nuevo en el ENCUENTRO DE BARCELONA).

Habíamos quedado con Khalil a las 21:00 en la puerta del café Argana, él se había marchado a buscar alojamiento.
Reunidos ya los cuatros, nos marchamos a un bar biblioteca a tomar unas cervezas con un ambiente muy agradable y amenizado por unos músicos gnaues muy simpáticos, cerca de la Plaza Jamaa.

La plaza Jamaa-el-fna cada vez me fué atrayendo más, a pesar de la cantidad de gente que había en ella. Tengo que decir que no me gusta las aglomeraciónes, pero ya no sentía ese agobio del momento del primer día, aunque me iba encontrando con las invitaciones de las mujeres para que me hiciera un tatuaje de henna (me quedé con las ganas de hacerme uno, pero yo requería, quería encontrar alguien más concienzuda para ello, para la próxima será).
Los vendedores de zumos que muy amablemente ofrecían zumos de naranjas y pomelos, ( zumos buenísimos y baratos por 3 dhiran un buen vaso). Los vendedores de distintos tipos de artículos que invitaban a que pasara al interior de la tienda...pero con decirles un simple no gracias, me dejaban tranquila.
Y además si ya te habían visto que llevabas varios días, te dejaban que fueses disfrutando viendo sus artículos sin molestar.
Otra cosa era si estaba interesada en algún artículo, entonces aqui sí que la "lucha" podía ser agotadora.
En una ocasión me fuí sola a comprar un artículo que buscaba, dejando a Carmen en un punto de la plaza para volver a encontrarnos y cuando regresé no la veía, miré por los alrededores y la ví sentada en una banqueta donde se sienta el vendedor. Me dijo que le preguntó al vendedor si la dejaba descansar, que estaba esperando a una amiga pero les avis que no compraría nada. Así que cuando llegué me invitaron tambien a sentarme, invitándonos a un té a la menta y entre charlas pasamos un buen rato con ellos. La verdad que hemos encontrado gente encantadoras.

Pero cuando más disfruté de la plaza Jamaa-el-Fna era al atardecer, despues de estar caminando todo el día, sentarme en la terraza del café Argana al pié de la plaza, distraída, observando el gran espectáculo humano que ofrecía en ese momento la plaza Jemaa, o en la terraza de arriba disfrutando del atardecer, tomando un thé a la menta con unos dulces marroquís, era lo máximo!
Otro día estábamos sentadas en otra terraza de un café ( no recuerdo ahora el nombre) tomando yo un café con leche ( los cafés con leche en Marruecos los encontré muy buenos) y un té a la menta, sentados al lado nuestro, observé que había varias familias marroquís, calladas, atentas..en otras mesas algunas personas solas..otras acompañadas..todas con un mismo punto de mira..entretenidos y disfrutando del espectáculo que ofrecía la plaza Jamaa-el-fna.
A pesar de lo caótica que puede ser la plaza Jemaa-El-Fna, al final se acaba una acostumbrando a ella y pasa a ser una grata diversión.

As salamu alaikum


Publicado
Modificado
Leído 3513 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Plaza Jamaa-el-Fna: Impresionante... Interesante... Curiosa... Caótica

    Marrakech, Marruecos | 30 de marzo de 2009