Manila: Después de la lucha...

Escribe: un viajero
Manila es la capital Filipinas. Un destino poco frecuente donde ser turista es una rareza. Una de las razones es su larga historia de colonización y lucha. Hoy se lucha por salir adelante y crecer. Pero Manila vive más allá de la política: sus paisajes y los rasgos de su cultura tan tradicional invitan a recorrerla. Varios museos y sitios con la historia de conquistas entre españoles, piratas y la independencia te llevarán a encontrar calles siempre llenas de gente.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Manila: Después de la lucha...

Manila, Filipinas — jueves, 8 de febrero de 2007

Manila es la capital de Filipinas, un país del sudeste asiático. Como ciudad costera está ubicada exactamente en la Bahía que lleva su nombre, junto a la desembocadura del río Pasig.

La historia de Manila comienza en el siglo XII, cuando un pequeño pueblo marítimo de instaló allí. Sin embargo, allá por el siglo XVI, el español Miguel López de Legazpi y un compañero de su embarcación llegaron a estas tierras y las conquistaron en nombre de Felipe II. La ciudad quedó bajo su dominio durante siglos. Por causa de límites y porque llegar a Filipinas implicaba pasar sí o sí por aguas portuguesas, esta colonia quedó bastante aislada de su metrópoli, aún así se instaló un asentamiento para asegurarla de las potencias rivales.

En 1947 el país consiguió su independencia, pero para ese entonces estaba bajo un protectorado estadounidense. Recién en 1975, se convirtió en ciudad capital y desde ese entonces es el centro de la inmigración interna: una ciudad a la que llegaron miles de personas buscando una mejor calidad de vida. El problema fue que se vio superpoblada y las consecuencias fueron terribles.

Manila cuenta con unos cuantos puntos dinámicos por donde pasa el comercio y la vida activa, pero su lugar principal es la desembocadura del río Pasig. A pesar de eso, estos lugares tienen un nivel de vida muy pobre: la endemia, la contaminación y el hacinamiento son una constante. Manila contó además con la desgracia de verse castigada frecuentemente por terremotos, incendios y otras catástrofes naturales.
En el último tiempo se incrementó el desarrollo de la industria textil, editorial y algunos productos de origen primario. Este avance generó nuevas posibilidades de trabajo pero a su vez trajo más contaminación y en una ciudad donde sólo el 10 % de la población tiene acceso a los sistemas de drenaje este problema se torna en una verdadera tragedia.

Para ver y disfrutar

Los problemas de Manila no pueden dejarse de lado, aunque es una pena quedarse únicamente con el lado oscuro de la ciudad. Manila se puede disfrutar de muchas maneras. Posee varios atractivos, edificios de una arquitectura exquisita y parques verdes. Echemos un vistazo:

La iglesia de San Agustín
Esta iglesia del siglo XVI ha sobrevivido a unas cuantas de las tragedias que sufrió la ciudad. En 1973 se decidió su recontracción completa pero se respetó el estilo original. El monasterio es actualmente el museo más interesante de la ciudad.

Casa Manila
A pasitos de la iglesia se levanta esta casa de origen español, que data del siglo XIX. Funciona como museo y allí se pueden ver los vestigios de la conquista y la vida de los españoles en Manila.

El Fuerte Santiago
Debe su nombre a Santiago Matamoros. Este fuerte fue fundamental en la defensa española de Filipinas y siempre quedó a disposición de la historia y lo que trajo: sucesivos ataques en el país. Durante la Segunda Guerra Mundial funcionó como lugar de detención y tortura. Recién en 1950 se convirtió en Parque Público en honor a la libertad.

Los Baluartes de San Francisco y San Miguel
También imprescindibles para la defensa de la ciudad, estos baluartes quedaron como cicatrices de la lucha contra los piratas. Una postal también divertida para tomar decenas de fotos.

Santuario de José Rizal
Este caballero es uno de los próceres de Filipinas. Fue nada más y nada menos que su libertador. Aún así terminó ejecutado. El Santuario de José Rizal ofrece realizar el camino del héroe nacional desde lo que era su celda hasta el lugar donde se lo ejecutó.

Parque Luneta Park

Este parque es otro de los lugares destinados a la memoria del libertador José Rizal. En la entrada verás una estatua enorme en su honor. El parque cuenta con muy bellos jardines con una gran protagonista: la flora china y japonesa.

Mercado de Quiapo

Este mercado se encuentra en el barrio llamado también Quiapo. Aquí la cultura china se deja notar en cada rincón. Sus tolderías ofrecen todo tipo de artículos. Si algo es seguro es que conseguirás lo que desees para llevar de souvenir. Aún así –y porque seguramente vas a quedar encantado con tu paseo por el mercado– se recomienda estar atento y que no aceptar alimentos ni bebidas que ofrezcan los vendedores. Se cuentan casos de robos que se consumaron dándole de beber drogas a los viajeros.

Palacio de Malacañang

En el barrio de San Miguel se encuentra el Palacio Presidencial de Malacañang que narra a simple vista algunos de los hechos más impactantes de la nación.

Museo Metropolitano
La colección de este museo es sin duda una de las más completas del mundo. En su mayor parte se pueden apreciar obras de arte de los primeros pobladores de Manila.

Museo Nacional
A diferencia del Metropolitano, el Museo Nacional cuenta y muestra más detalles de la vida en Manila pero desde el período de la conquista española en adelante.

Roxas Boulevard

Esta es la arteria principal de la ciudad, el Boulevard de lujo. Allí encontrarás todo tipo de bares y restaurantes para disfrutar del atardecer y la noche en Manila. Está cercana a la bahía así que no te faltará oportunidad de observar la bonita vista de los barcos llegando al puerto desde alguna terraza.

El Mercado de Parañaque
Aquí podrás degustar algunas comidas típicas de Filipinas y acercarte más a la cultura de este pueblo. La oferta gastronómica en Manila es variada y tampoco faltan los restaurantes internacionales, claro que para eso tendrás que cambiar de barrio porque el suburbio en donde se encuentra este mercado es netamente filipino.

Makati City
Este sitio es otro de los emblemas de la ciudad. Tiene fama porque es un bar plagado de intelectuales, sobre todo de origen español. Es el pequeño rincón de los extranjeros que decidieron quedarse en este país.

Tips:

Transporte: Para llegar a Manila puedes elegir uno de los vuelos que arriban en su aeropuerto y que proceden de distintos puntos del mundo. Una vez allí se recomienda que evites los taxis porque el tráfico en la ciudad es tan intenso que terminan costando una fortuna. Hay otros medios de transporte, aunque sinceramente es más cómodo caminar. Cuando quieras movilizarte por la ciudad puedes acudir a uno de los símbolos de la ciudad: los jeepneys. Es un ómnibus totalmente adornado, con colores llamativos, espejos, luces y ornamentos. No puedes dejar de tomar al menos una fotografía de un jeepney. Una rareza.

En Manila, Filipinas

Alojamiento: En la ciudad encontrarás varios lugares para pasar la noche, desde hoteles de lujo hasta habitaciones de renta en los suburbios. Claro que por tu seguridad se recomienda que intentes evitar parar en uno de ellos, pero la oferta existe y es bueno saberlo.

En Manila, Filipinas

Salud: Como hemos dicho, las condiciones de vida en Manila son muy malas. Existen vacunas obligaciones contra varias enfermedades que son consideradas epidemias. Es fundamental que no bebas agua que no sea mineral y que esté embotellada y cerrada. También deberás ser muy precavido con la comida que consumas, ya que las condiciones de higiene no son mejores. Puedes bañarte en el mar pero ten cuidado con la fauna marítima ya que podrás toparte con especies acuáticas que resultan peligrosas. Los sitios habilitados para bañarse se encuentran señalizados

En Manila, Filipinas

Seguridad: Manila tiene todos los problemas de seguridad comunes a las grandes ciudades. Sin embargo, el hacinamiento y los bajos recursos han llevado a mucha gente a vivir del robo. Evita lugares que puedan resultar peligrosos, infórmate en una casa de turismo al respecto y no transites de noche solo. No ostentes con aparatos de lujo en la calle. Evita mostrar tu cámara de fotos, teléfono móvil, etc. Intenta estar siempre atento a los autos, porque nadie respeta las leyes de tránsito.

En Manila, Filipinas


Publicado
Modificado
Leído 3007 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Manila: Después de la lucha...

   

Capítulos de este diario

  • 1

    Manila: Después de la lucha...

    Manila, Filipinas | 8 de febrero de 2007