Malta: el corazón del mediterráneo (Parte II)

Escribe: mariposadefuego
De norte a sur, de este a oeste, los 246 kilómetros cuadrados de Malta esconden tesoros arqueológicos, aguas en las que perderse buceando, fortificaciones para viajar a otros siglos, playas de original belleza, escenarios naturales de cuento. En barco, en autobús, en coche, de día o de noche, la isla se transforma a su antojo.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4

Malta: el corazón del mediterráneo (Parte II)

Malta, Malta — miércoles, 23 de febrero de 2005

La Cottonera

Al sur de Valletta, majestuosas, se erigen las tres ciudades fortificadas de Vittoriosa, Senglea y Cospicua, conocidas en su conjunto como Cottonera, en honor del gran maestre Nicolás Cottoner, que hizo construir esta línea de bastiones considerada como el ejemplo más llamativo, en Europa, de la arquitectura militar de su tiempo.. La primera, la más hermosa, invita a descubrir el pasado caminando por los rincones de su casco viejo, de origen medieval. Sus calles en cuesta, características de toda la isla, son una excusa para detenerse y contemplar el entorno. Si es posible, cuando el sol se esconde. Con calma. Las prisas, en este pequeño gran archipiélago, no son bien recibidas.

Es difícil recorrer Birgu sin perderse por sus calles angostísimas y, en general, peatonales.
Pero no hay de qué preocuparse, el laberinto siempre tiene salida. Y si desemboca en las inmensas murallas, el viajero no podrá menos que emocionarse con las vistas de las magníficas construcciones de color pálido que rodean al gran puerto.
Un paseo en dghajsa -embarcaciones tradicionales tipo góndolas- al atardecer tiñe el persistente amarillo de las sólidas fortificaciones con los brillos rosados y opacos del crepúsculo.
Tanto las dghajsa como los luzzu -botes de pescadores- de la principal villa pesquera de Marsaxlokk tienen meticulosamente tallados y pintados, en la proa, los ojos de Osiris.

Los jóvenes pescadores casi no se cuestionan acerca de esta antigua tradición y simplemente se limitan a perpetuarla en sus barcos de color azul, amarillo, verde y colorado intenso.
Tal como cuenta la leyenda, los ojos de Osiris eran pintados por los egipcios en sus veleros del Nilo, como un talismán, para proteger a los navegantes.

¿Y cómo llegaron a Malta? No, los egipcios no estuvieron en la isla, pero sí los mercaderes fenicios, que adoptaron la costumbre y la llevaron a Malta, que era un alto en sus viajes por el Mediterráneo.
La sabiduría popular destaca la superstición como una característica propia de los pescadores.

Y en la isla de Malta, donde es común que sople el gregale, el mismo viento tan temido que provocara el hundimiento del barco del apóstol San Pablo hace dos mil años, cualquier excusa es bienvenida para ahuyentar la mala suerte.
A pocos kilómetros de aquí, en la población de Paola, se encuentra el Hypogeum, un conjunto de cavernas del año 2400 A.C. con un templo excavado en roca.

Monumentos megalíticos de Tarxien

Estos enigmáticos monumentos son considerados los restos megalíticos más antiguos de la humanidad. Constituyen un conjunto de tres templos, donde se han encontrado multitud de objetos decorativos que hoy configuran una importante colección.
El edificio más impresionante, el templo Central, fue levantado alrededor del 2400 a.C. Esta construcción cuenta con un área central pavimentada donde se realizaban los sacrificios y, además, en las cámaras laterales, se encuentran los aposentos de los antiguos sacerdotes.

Birzebbuga

Esta población es famosa por sus cavernas y grutas. La más conocida es la llamada Blue Grotto, una gruta marina de aguas azules, casi fosforescentes. Existen pequeñas embarcaciones que llevan a los turistas hasta el lugar. A pocos kilómetros de allí está el pueblecito de Marsaxlokk, un buen lugar para degustar pescado.

Azure Window

En la zona occidental de Gozo, las aguas del Mediterráneo han ido erosionando las rocas de la costa a lo largo de miles de años hasta crear fenómenos naturales de gran belleza. Uno de ellos es el llamado 'Azure Window', un arco natural de roca atravesado por aguas de un intenso azul que deben su color a las extrañas algas que crecen en el fondo.

Acantilados de Dingli

La costa occidental de la isla de Malta está tachonada por la impresionante visión de los escarpados acantilados de Dingli. La parte superior está punteada por pequeños pedazos de tierra cultivados, que terminan en los afilados precipicios al mar.
Aquí se encuentra el punto más alto de la isla, la Capilla Madliena, desde donde se pueden observar las rugosas colinas de la isla, enmarcadas por toda la imponente grandeza del Mediterráneo, así como en buenos días se puede ver a la distancia el islote de Filfia.

Cueva de Ghar Dalam

La cueva subterránea de Ghar Dalam (Cueva Oscura) fue el hogar de los habitantes neolíticos de la isla, hace 6000 años. Excavaciones realizadas entre 1933 y 1937 permitieron descubrir una gran cantidad de osarios de animales prehistóricos: elefantes, hipopótamos, ciervos y otros animales que recorrieron las tierras europeas hace millones de años, lo que demuestra que la isla fue alguna vez parte del continente. Ahora es posible observar algunos de estos restos en el pequeño museo del lugar.
La cueva en sí tiene 200 metros de largo, 18 metros de ancho y entre 3 y 6 metros de alto. Fue excavada en la blanda roca caliza por la acción de la lluvia hace varios millones de años, y dio refugio a los habitantes de la isla durante mucho tiempo. Más exactamente hasta 1911, momento en que los pobladores de la cueva fueron desalojados por el gobierno en previsión de las próximas excavaciones.

Tal como se demostró en investigaciones recientes, estos templos, construidos entre el 3800 y el 2500 a.C., son alrededor de mil años más antiguos que las pirámides Giza, en Egipto.
Diseminadas en la campiña maltesa, las sólidas estructuras que conforman el templo de Hagar Quim llenan a los turistas de preguntas sobre los primitivos habitantes de la isla que, según se cree, provenían del sudeste de Sicilia.

La concepción del espacio, el sentido de la belleza y los diseños impecables provocan más dudas que respuestas. Pero, en todo caso, es allí donde se pone a prueba la curiosidad y el ansia de conocimiento de los viajeros que llegan a la ciudad.

Comino

La isla de Comino, cubierta de hierbas salvajes (especialmente comino, de donde viene su nombre), yace entre las islas de Malta y Gozo y está habitada por no más de una docena de granjeros. Sus caminos y senderos, arrebolados alrededor de las inusuales formaciones rocosas, proporcionan los únicos medios de comunicación de la isla. Ideal para aquellos que buscan unas vacaciones tranquilas, posee algunas ensenadas arenosas y bahías pequeñas -como la Laguna Azul-, donde es posible bañarse y disfrutar del sol mediterráneo.

Vida nocturna

El centro de la vida nocturna maltesa es, sin dudas, St. Julians, con un gran número de restaurantes, bares, clubes nocturnos y casinos. Entre los restaurantes se pueden encontrar ofertas de todas las cocinas del mundo: maltesa, china, malasia, italiana, turca entre otras. Los bares ofrecen una gran variedad de dulces para acompañar el café, desde tortas a delicados bombones de chocolate. En cuanto a los clubes nocturnos, harían las delicias de cualquier ávido consumidor de música electrónica.

Manjares mediterráneos


La cocina maltesa, igual que la identidad de los habitantes de ese archipiélago, está impregnada de los sabores de las diversas culturas que influyeron en la isla durante casi seis milenios de historia. Si bien todos los restaurantes sirven comida internacional, especialmente de la cocina italiana y francesa, vale la pena probar las especialidades maltesas. Entre ellas, el guiso de conejo o stuffat tal-fenek, o bien el conejo con ajo al vino.

La sopa de las viudas es otra comida típica y muy casera, hecha con huevos, vegetales, fideos y queso: ideal para el invierno. Como es de esperar en una isla, el pescado fresco es un clásico de la dieta maltesa. El lampuki, una especie local de carne blanca y firme, con vegetales, es una buena opción.
La cercanía de Italia se percibe en la variedad de pizzas y por los platos de maccherone y spaghetti con diversas salsas. Por las tardes, en el café Cordina, los pastizzi son los bocados con más salida. De origen turco, son masitas de hojaldre rellenas de ricota y queso.

Malta está salpicada de menhires, surcos tallados en la piedra, cavernas y catacumbas de origen y finalidad inciertos. En la “capilla de los huesos” se conservan, con un dudoso sentido ético y estético, guirnaldas de osamentas y cráneos de caballeros medievales armoniosamente expuestos sobre los muros del crucero. Por Malta pasó el capitán Alonso de Contreras, cuya autobiografía figura en lugar preferente en las antologías del género picaresco del Siglo de Oro español y ha dado soporte intelectual al inquieto Capitán Alatriste, del novelista español Arturo Pérez Reverte.

Deportes

Las cálidas y transparentes aguas de Malta son un buen escenario para el buceo. Los fondos marinos más bellos se encuentran al norte de Gozo y al sureste de Comino.
A pesar de los acantilados, Malta tiene estupendas playas. Las más arenosas y cálidas son las de Gnejna y Golden Bays, al noroeste de la isla. Allí se practican diversos deportes acuáticos como natación y windsurf.
Los paseos por las islas son otra práctica habitual de los turistas, que pueden recorrer Gozo o Comino en tan sólo una tarde.

Tips:

Clima: El clima de todo el archipiélago es de tipo mediterráneo, con calurosos veranos y templados inviernos de escasas precipitaciones (medias de 578 mm. anuales). De noviembre a abril las temperaturas medias rondan los 14º y de mayo a octubre los 25º, aunque entre julio y septiembre no es de extrañar que los termómetros lleguen a los 32º. El alto grado de humedad hace que el calor sea muy pegajoso, aunque por las noches sopla una brisa marina que lo atempera.

En Malta, Malta

En autobús: La mejor manera de desplazarse por Malta y Gozo es en autobús. Existe una red de autobuses públicos que llega a todos los lugares. Las zonas más turísticas están muy bien comunicadas con el resto de la isla.

En Malta, Malta

En coche: Todo está muy cerca en Malta, incluso islas como Gozo o Comino se pueden recorrer fácilmente a pie. Aunque si lo que se quiere es recorrer los sitios más alejados de la capital, a los que se llega a través de estrechas carreteras repletas de curvas, lo mejor es alquilar un coche, pues los taxis cobran elevados precios.

En Malta, Malta

Transbordador: Para desplazarse de Malta a Gozo existe un servicio regular de transbordadores. Cada viaje suele durar alrededor de 20 minutos. También hay un servicio que conecta Malta y Gozo con Comino, aunque sus horarios son muy irregulares.

En Malta, Malta

Salud: La situación sanitaria en Malta es buena. La isla dispone de un sistema sanitario similar al de cualquier país de Europa Occidental. No es necesario ningún tipo de vacuna para entrar en el país. El agua del archipiélago destinada al consumo humano no es de buena calidad, por lo que se recomienda tomar siempre agua embotellada.

En Malta, Malta

Souvenirs: Los productos de artesanía son las compras más recomendables. Destacan, sobre todo, los encajes, las alfombras y las prendas de lana. Las figuritas de vidrio soplado y de plata son también otros de los souvenirs más codiciados por los turistas. El lugar ideal para realizar las compras es el mercadillo de Valletta, que abre todos los domingos por la mañana. Se recomienda ir temprano, pues se llena rápidamente de gente.

En Malta, Malta


Publicado
Modificado
Leído 8924 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4
 
 


 

Capítulos de este diario