El no tan lejano oeste

Escribe: rocha123
Mi viaje a Mendoza, una provincia enclavada en la Cordillera de los Andes con mil y un secretos. Con destino a Malargue, la "capital nacional del turismo aventura", pasando por San Luis, Potrero de los Funes, Mendoza capital, el Nihuil y San Rafael para descubrir la verdadera esencia mendocina, que va mas alla del sabor de sus vinos.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 4 Capítulo 6 8 9

Viaje al centro de la tierra: Caverna de las brujas

Malargüe, Argentina — domingo, 20 de febrero de 2011

En la hora y media de viaje camino a Caverna de las Brujas, no tuve tiempo de imaginarme lo que estaria por vivir. Al llegar, la hermosa oficina de guardaparques recibe a los visitantes y, la enorme bandera argentina flameando por los aires, me hace sentir en casa, a pesar de estar a mil y pico de kilometros de Buenos Aires.

Durante nuestra espera fuimos acompañados por un par de zorros que andan dando vueltas por el terreno cerca de los turistas a la espera de su racion diaria de comida.
Finalmente basto con que nos dieran los cascos para empezar a sentir la adrenalina que, mas adelante, se acentuaria de manera inimaginable...

En la llamada sala de la virgen comienza la "aclimatacion", pero no por la altura, sino por la oscuridad total que percibimos en los primeros minutos en la caverna. En ese tiempo, Stella nuestra guia, nos cuenta las leyendas del lugar con una voz fantasmal. Segun ella, la cueva era un lugar de reunion de los "machis" o brujos de las tribus que habitaban la region hace tiempo. Ellos concurrian a la caverna y durante sus rituales veian extrañas sombras sobre las irregulares paredes de roca, una de ellas era la figura de una dama, que da nombre a la sala como sala de la virgen. Ademas, la leyenda dice que los brujos solian ver desagradables mujeres de pelo largo y oir llantos de bebes, por ello las cavernas hacen referencia a brujas.

"Sigan mi luz" dijo Stella y entonces lo pudimos comprobar: la sombra de una gran estalagmita parecia la de una virgen, aun cuando hoy en dia le falta la parte superior que en el pasado formaba una columna de arriba a abajo. Alguien la extrajo cuando las cavernas aun no eran una reserva.

Ahora prendimos las linternas de nuestros cascos y vimos otras figuras, como el perfil del rostro de Jesus. "Usen la imaginacion" nos indico nuestra guia a medida que ibamos bajando por la gatera, donde por primera vez tenemos que gatear. Luego, divisamos la figura de un cerdo perfectamente sobre una roca. Es al atravesar gateando los angostos agujeros rodeados de estalagtitas y estalagmitas cuando uno empieza a sentirse encerrado y la sangre inevitablemente comienza a correr con mas fuerza.

Que feo es ir al ultimo! Como los grupos son de 8 o 9 personas, no les recomiendo ir en el ultimo lugar porque a veces da la sensacion que te dejan atras. Luego de atravesar varias formaciones con aspectos de rostros de brujas, flores y tiburones llegamos a la ultima sala habilitada para el turismo, donde por un rato apagamos nuestras luces y sufrimos la oscuridad total. No quisiera haberme encontrado sola en un lugar asi, oscuro y frio con aspecto siniestro. No habia ninguna diferencia entre estar con los ojos abiertos o cerrados, daba lo mismo. Nunca se acostumbrarian nuestras pupilas a tanta oscuridad.

Luego conversamos un rato acerca del impacto del turismo en un lugar asi, recuerden que la formacion de estalagtitas y estalagmitas es un proceso que lleva quien sabe uno cuantos miles o millones de años, y comienza con la filtracion de minusculas gotitas de agua que caen en lugares especificos. Asi se van formando las estalagmitas, que crecen de abajo para arriba. Entonces, es logico pensar que el inevitable rozamiento con las paredes debilitaria e incluso suspenderia el crecimiento de estas estructuras, no?

Ademas, corre por nuestras mentes la idea de que justo ocurra un terremoto. No tiene nada de descabellada esa idea, y en ese caso, uno quedaria atrapado entre escombros. Uf, ahi los latidos del corazon suben hasta el cielo. Uno no puede creer lo que esta viviendo.

A la vuelta yo quede primera, y tampoco les recomiendo ese lugar,ya que por momentos me daba la sensacion de que no pasaria, que mi cuerpo no cabria en tan diminutos espacios. Pero, si pasamos a la ida, por que ahora no? Deje que algunos fueran delante y quede en el medio. Eso es lo mejor.

Una hora y media despues estabamos en la sala de la virgen nuevamente. Esta vez, sin el uso de las linternas podiamos ver perfectamente, prueba clara de nuestra adaptacion hacia la temida oscuridad. Semejante adaptacion que, al asomar la cabeza hacia la luz exterior, resultaba imposible fijar la mirada en la luz natural y esta se desviaba instintivamente a la oscuridad.

En la entrada a la caverna me invadio extraña pero profunda sensacion de alivio, a pesar de que lo que habia vivido resultaria una experiencia inolvidable. Al mismo tiempo me senti vacia al ver que la aventura habia terminado.

Por el camino de regreso a Malargue seguimos hasta la cascada Manqui Malal, que en mapuche significa  "paredon o bardas de condor". Notamos que nos estaba fallando la direccion del auto asi que al dia siguiente lo llevariamos a un mecanico. Lo unico que esperaba era que el desperfecto no arruinara mis vacaciones.

En el predio se pueden realizar caminatas nocturnas, de alta montaña u otras visitando 1 o 2 cascadas asi como escalada en roca. Tambien existen dormis para pasar la noche.

A traves de una caminata que cuesta unos US$ 4, descubrimos fosiles marinos prehistoricos en un didactico recorrido de 1 hora. El guia nos explico que la region estuvi cubierta por mares en tres oportunidades y que entones los animales marinos se fijaban a las rocas de las profundidades dando lugar a los fosiles de hoy.

Con el caer del sol nos acercabamos a la ciudad y lo unico en que podia pensar  ademas de la increible experiencia, era en las montañas, que, desde tiempos remotos fueron sagradas y hasta el fin del mundo guardaran sus secretos.

Tips:

Si tienen pensado visitar la caverna, no olviden sacar turno en la oficina de turismo en la llegada a la ciudad. La entrada cuesta US$ 14. Pueden realizar la excursion quienes tengan relativo buen estado fisico y no sean claustrofobicos, entre los 7 y 65 años.

Tiene que ver con: Imperdibles
En Malargüe, Argentina

No llevar bolsos ni mochilas, eso resultaria muy incomodo dentro de los pasillos. Llevar ropa de abrigo, la temperatura dentro de las cavernas es de 10 ºC.

Tiene que ver con: Qué llevar
En Malargüe, Argentina


Publicado
Modificado
Leído 1168 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 4 Capítulo 6 8 9
 
 


 

Esto no es una jaula vacia: es un pajaro en libertad

   

Capítulos de este diario