Historias de Venezuela

Escribe: CHARLYPOA
Algunas historias de los 11 años en que vivi por alla, y me traje dos souvenirs mis hijos CARAQUEÑOS Alejandro y Luciana, como no amar la patria del Libertador Simón Bolivar y su pueblo?.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3

Maicao-Rio Hacha

Maicao, Colombia — jueves, 5 de marzo de 2009

Hacia solo 2 semanas que habia llegado a Caracas, y buscaba algo para hacer el fin de semana, cuando veo en el diario una excursion a Maracaibo y Maicao, la primera ciudad sabía que era la segunda en tamaño del pais, capital del estado Zulia y la segunda no tenia idea donde quedaba...

Me informo del precio y contrato la misma.

El viernes a las 8 de la noche me voy hasta El Silencio (que nombrecito para un barrio ruidoso en pleno centro de la ciudad) y salimos con el omnibus viajando toda la noche.

Al amanecer cruzamos el puente del lago de Maracaibo (mayor lago de Sudamerica).

Pasamos como un bolido sin conocer practicamente nada, siguiendo hacia el norte a la frontera colombiana.

Toda esa zona es habitada por los indios goajiros, viviendo a ambos lados de la frontera.

Llama la atencion la cantidad de mujeres jovenes y viudas , que se las reconocen pues usan una tunica negra, al contrario de las otras que visten tunicas de muchos colores.

La ley de los goajiros es "ojo por ojo", y cuando corre sangre en alguna pelea, las luchas demoran semanas.

Paramos para tomar um "refresquito" en la carretera cuando me veo sorprendido por el ofrecimiento del dueño del establecimiento que me quiere vender a su novia :

una goajira menor de edad!!!!!!

Me insiste que la lleve , que tendre una excelente empleada domestica, educadamente agradezco y rechazo su generosa oferta!!!!

Seguimos hasta la frontera donde veo al llegar un ataud de tablas de pino bruto con un cadaver adentro.

Nos informan que es un venezolano que fue muerto anoche y que lo estan repatriando.

"A la pucha ,digo" la cosa viene violenta por aqui...

Un matrimonio español y yo somos rechazados en la frontera con Colombia por no poseer visa, asi que no tienen mas remedio que volver algunos quilometros hasta el poblado de Paraguaipoa donde hay un consulado colombiano.

Asi lo hacemos y despues seguimos hasta la primera ciudad que es Maicao.

Calles de tierra, mucha gente con revolver en el cinturon al mas puro estilo "Far West".

La gente de la "excursion" se dedica a lo que vinieron a hacer : compras de todo tipo de contrabando, whisky, ropas, cigarros etc.

Yo viendo el cajon en la frontera y el clima local, proclamo al guia aqui no duermo "ni borracho", prefiero volver de rodillas a territorio venezolano.

Pero el guia me calma mi nerviosismo informandome que no me preocupe que dormiremos en la ciudad de Riohacha mas adelante.

Lo que realmente hacemos antes del anochecer.

Meses mas tarde me enteré que estabamos en el medio de una de las zonas de mayor plantación de marijuana en escala industrial , con cosechadoras como si fuese soja....y que ese tramo Maicao-Riohacha solo es hecho en convoy y con escolta militar!!!!!!!!

Mi angelito de la guardia una vez mas me ayudó a mi lado!!!!

Llegamos a Riohacha una ciudad agradable, con calles de hormigon y a nuestro hotel, simple y limpio que mas se puede pedir.

Cenamos al ritmo de cumbias (previa degustación de un ron añejo), unos peces asados muy sabrosos acompañados de arroz y yuca frita, a orillas del Mar del Caribe, abajo de unas palmeras movidas por una suave brisa....

Despues de una excelente noche de descanso, volvimos por la "ruta del infierno", recogiendo los paquetes de 5 ks de contrabando previamente embalados , guardados y sellados en la aduana.

Yo en plan de turismo solo compre un carton de cigarros y una botella de whisky.

Hicieron una colecta para darle una propina a los aduaneros de la frontera, funcionando el soborno y pasando el omnibus sin problemas.

Pero y siempre hay um pero fuimos parados nuevamente a 2 kms de la frontera.

Desesperacion total : algunas mujeres vistiendo a sus hijos con 5 camsisas , 5 pantalones, etc, los niños pareciendo unos robots todo esto bajo una temperatura de 38 grados, imaginense la sensacion de incomodidad.

La guardia nacional sacando contrabando de carretilla y finalmente cruzando el puente del lago de Maracaibo, nuevamente fuimos parados por un control terminando de limpiar lo poco que quedaba y que se habia salvado .

Alli comencé (sin saberlo) y terminé mi carrera de contrabandista!!!!!



Publicado
Modificado
Leído 2846 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3