Desde Argentina a Bolivia y Perú

Escribe: camarazu44
Hermoso viaje por algunas partes de Sudamérica, realizado hace unos años con una amiga alemana. Yo ya estaba en Buenos Aires y nos encontramos allí como punto de partida. Nuestro viaje nos llevó primero a Bolivia y Perú, antes de volver juntos a Alemania.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 4 Capítulo 6

Machu Picchu, Huayna Picchu y el río Urubamba

Machu Picchu, Perú — jueves, 12 de agosto de 2010

Nuestro tren con destino a Machu Picchu sale por la mañana y el recorrido es de aproximadamente 3 horas. Al igual que el tren de Puno a Cuzco, va deteniéndose en las estaciones de los más perdidos pueblos de las montañas, en donde se efectúa el trueque de las mercancías, el abastecimiento de agua y la compra de alimentos. Cuando digo trueque, me refiero a un trueque verdadero de incluso es de animales vivos, gallinas por ejemplo. Es todo muy colorido, ruidoso y atractivo. Una de las estaciones que más recuerdo fue la pintoresca Ollantaytambo. Allí es hasta donde llegaban los españoles para cobrar los impuestos de los lugareños, incluso los de Machu Picchu, porque adentrarse en las montañas más aún y la escalada se les hacía todo muy tedioso. Una de las últimas estaciones era Aguascalientes, llamda así por unas aguas calientes que emanan de unas termas naturales.

La estación final es Puente Ruinas. A partir de ese momento, los visitantes de Machu Picchu tienen la opción de ir a pie a la cima de la montaña, o tomar un pequeño autobús que nos lleva bastante cómodos. Nosotros, más finos, optamos por el autobús y en pocos minutos nos encontrábamos entrando a la explanada de las ruinas de la ciudad “perdida”. Realmente nunca ha estado perdida, sino que Hiram Bingham supo darle la importancia que se merecía el sitio. Aquí es donde se había escondido el inca Tupac Amaru, que más tarde sería ejecutado en la Plaza de Armas de Cuzco.
 
La descripción de la vastísima cantidad de elementos arqueológicos, historia, descripciones de lo que aquí se presenta, nos tomaría muchísimas páginas. Voy a buscar un camino más corto para dar una idea de lo que es Machu Picchu. Originalmente se pensaba que esta ciudad era una residencia de los emperadores, pero más tarde, a través de los descubrimientos y estudios más elaborados, se concluyó que había sido usada como santuario religioso, un sitio para ceremonias. Hay una serie de casas y edificaciones que muestran la forma de vida de los incas, en especial se destaca una colina llamada Intiwatana, el reloj solar. Hay una división entre la parte agrícola de la ciudad y la parte residencial, claramente distinguida. Hay terrazas (bancales) para plantaciones, así como agua en todos los niveles y en muchas de las casas, según se ha podido reconstruir. Las piedras son de todas las formas, pero sus bordes han sido trabajados para que puedan encajar unas con otras. Las piedras de algunas construcciones son tan grandes que es una incógnita poder saber como las han movido de un sitio a otro. Para la unión de las casas de piedra regulares se usaba un mortero de barro. Los techos han sido muy empinados para proteger las casas de las masas de agua que caerían en la época de lluvias.
 
Al fondo del abismo y dando la vuelta casi completa a la montaña en la cual se encuentran las ruinas, está el rugiente río Urubamba, con una corriente muy fuerte y protegiendo la entrada a Machu Picchu. Se escucha el rugir de las aguas en todo momento, es un ruido que nos acompaña en todo momento.
 
El telón de fondo de todas las fotografías de las ruinas de Machu Picchu lo rellena una montaña llamada Huayna Picchu, de unos 2667 metros de altitud, y que se puede escalar, hay un sendero que lleva a la cima. Así lo hemos hecho, mi amiga y yo. Después de cerca de una hora más o menos, llegamos a la cima, no sin antes pasar por un túnel que llevaba de un lado del sendero al otro lado de la montaña, desde la cual las vistas eran impresionantes. Parecería que uno estuviese acariciando el cielo. Es una buena y aceptable excursión y el regreso es más rápido. Además de todo eso, uno vuelve satisfecho por haber estado allí arriba. Las vistas de Machu Picchu y de los alrededores es impagable.
 
A una hora determinada el pequeño autobús nos volvió a dejar en Puente Ruinas, desde donde volvería a salir el tren con destino a Cuzco. Toda esta parte de Puente Ruinas, Aguascalientes y alrededores ha recibido el impacto de las aguas del Urubamba y de las intensas lluvias en 2009/2010 y ha dejado varados a cientos de turistas. Hubo grandes deslizamientos de tierras.
 
Aquí termina nuestro viaje por Bolivia y Perú. Desde Cuzco volamos a Lima y desde allí directamente a Alemania con Lufthansa.


Publicado
Modificado
Leído 978 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 4 Capítulo 6
 
 


Capítulos de este diario