Lourdes y Fátima: Una cuestión de fé

Escribe: buvar
Una amiga irá a España y me pidió alguna orientación para ir a Lourdes, por eso aprovecharé el impulso y escribiré de Lourdes y Fátima.La verdad es que ambos destinos me parecen interesantes,...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Lourdes y Fátima: Una cuestión de fé

Lourdes, Francia — lunes, 22 de octubre de 2007

Una amiga irá a España y me pidió alguna orientación para ir a Lourdes, por eso aprovecharé el impulso y escribiré de Lourdes y Fátima.

La verdad es que ambos destinos me parecen interesantes, así se trate de personas creyentes o no, ya que igual visitarlos arroja luces sobre la forma que tiene la gente de percibir la religiosidad, sin considerar que ambos santuarios están emplazados en lugares de alto interés turístico.

Partamos por Lourdes, una ciudad pirineica emplazada muy cerca de la frontera con España. De hecho la primera vez que yo pisé tierra francesa, fue en Lourdes, recuerdo que aun no entraba en vigencia en Convenio de Schengen y los latinoamericanos debían tener visa para entrar a Francia. Yo estaba en una localidad pirineica de Aragón, y nos encontrábamos a unos 80 kilómetros de Lourdes y queríamos ir por la tarde, pero no teníamos visa. Asistía a un curso de verano de Antropología de la frontera en Formigal, y habíamos allí, peruanos, argentinos, ecuatorianos, chilenos y colombianos, y decidimos partir a Lourdes así no más, sin visa, como estábamos a unos 17 kilómetros de la frontera, los españoles que eran como 10, dijeron "vamos todos y si en la frontera nos devuelven , nos devolvemos todos".

Partimos y en la frontera subió el gendarme y preguntó dónde íbamos, el chofer dijo que éramos peregrinos que íbamos a Lourdes por el día, entonces el gendarme dijo las palabras mágicas, "pasen no más", y no nos revisó los pasaportes.. Bueno ese es el primer y el único milagro del que he sido testigo. Desde esa oportunidad cada vez que he ido a Paris desde Madrid lo hago, haciendo "una pequeña escala" en Lourdes.

Es muy fácil ir desde Madrid, uno toma el tren nocturno, que llega a la frontera hispano francesa, Irún-Hendaya, como a las 6 de la mañana. Hendaya es un pueblito francés muy simpático, lleno de Brasseries, Boulangeries y Patisseries donde uno puede desayunar "café au lait avec croissant" por una módica suma y cada hora más o menos pasa un tren a Lourdes.

El camino discurre siempre al borde de los pirineos, con un paisaje hermosísimo, sólo el paisaje vale la pena. Por ciudades grandes se pasa por Pau y Tarbes, hasta llegar a la hermosa villa pirineica de Lourdes, luego de dos horas y algo de viaje, que se hace muy grato por el atractivo paisaje.

En Lourdes nadie se podría perder ya que todo esta hecho para orientar a los peregrinos. Si usted anda de paso, puede dejar guardado su equipaje en la estación y si hipotéticamente ésta estuviera cerrada los restaurantes ubicados al frente de la Gare de Lourdes también tienen servicio de guarda de equipaje.

Así livianita y sin cargar nada uno deja la estación y sale encontrándose de inmediato los letreros que informan con una flecha "a la groote".

El camino pasa por la calle principal, llena de negocios de souvenirs y verdaderos supermercados para los peregrinos, donde es posible encontrar desde cirios de todos los tamaños hasta garrafas de plástico, desde 100 decílitros hasta de 5 litros. Esto es muy importante ya que en la gruta los peregrinos acostumbran a llenar estas garrafas de agua bendita para llevar de regalo de regreso a sus países. Yo ví a un argentino de Chubut, cargando 3 garrafas de 5 litros, le pregunté cómo pensaba meterlas al avión y respondió que eran varios entonces distribuirán el peso, ya que se habían comprometido a llevar agua de Lourdes a todos los miembros de su iglesia, ¡esa es gente solidaria !.

En la estación además hay sillas de ruedas, camillas y enfermeras voluntarias siempre prontas a ayudar a los peregrinos enfermos. Recuerdo una vez que llegue con jaqueca, fui al centro médico de la gruta y me atendieron super bien.

La niña Bernadette

La historia recuerda que del 11 de febrero al 16 de julio de 1858 una niña llamada Bernardette Soubirons, hija de una pobre y analfabeta familia aseguró haber visto en 18 ocasiones a la Virgen María en una gruta ubicada en Massabielle, al occidente de Lourdes en Francia.

La niña aseguró que la Virgen le dijo ser la Inmaculada Concepción y la descripción que hizo de ella es que era una mujer joven vestida de blanco con un cinta de color azul y con las manos en posición de orar, llevaba un rosario colgándole del brazo y una rosa dorada en cada pie.

El 25 de febrero la niña Bernardette excavó en la roca y descubrió la fuente de agua que hasta hoy atrae a peregrinos de todo el mundo, que ven en ella propiedades curativas para distintas enfermedades. Hay baños, donde los fieles enfermos se pueden bañar en esa agua milagrosa.

Cuatro años después de las apariciones la Iglesia Católica aprobó éstas y 60 años después canonizóa Bernardette.

La fiesta de nuestra señora de Lourdes se festeja en esa localidad el día 11 de febrero. Quienes deseen ir en esa fecha deben reservar sus alojamientos con mucha antelación.
El resto del año no hay problemas para encontrar alojamiento desde 100 a 10 euros, incluso hay casas de familia que dan alojamiento cómodo y barato y con la oportunidad de practicar con ellos el idioma, aunque modestos sean nuestros conocimientos de francés.

La alimentación tampoco es cara, e incluso si uno va con el presupuesto muy ajustado puede ir a algún supermercado comprar una baguette, queso, jamón o paté que yo siempre he encontrado más barato que en Chile y un vinito blanco o un agua mineral Evian, que cuesta la décima parte de lo que cuesta en el extranjero. También hay creperies que ofrecen las tradicional crepes dulces y saladas.

La Virgen

Una réplica exacta de la visión que narró Bernardette, es la que alberga la gruta, hasta la que se accede o bajando una explanada o accediendo directamente desde el camino principal en una ruta que discurre a la orille del río Gave de Pau.

Allí se erige un gigantesco santuario en el que hay varias misas diariamente en diferentes idiomas. Como siempre hay muchos españoles, es frecuenten encontrar a todas horas misa en ese idioma. Yo he ido en cuatro oportunidades y siempre he encontrado algún grupo de peregrinos de España, escuchando misa en la lengua deCervantes.

Si nuestra idea es hacer un breve recorrido y luego seguir destino o retornar a España, hay trenes que se pueden tomar a las 18 horas rumbo a Hendaya-Irun y allí tomar el tren nocturno con el que amanecemos en Madrid. Si en cambio lo que se desea es ir a Paris, puede tomar el TGV tren del alta velocidad que en 5 horas y media y por 124 euros, lo dejara en la estación Montparnasse de Paris.

La visita se puede hacer a la inversa viniendo de Paris y llegando a Lourdes como las 9 de la mañana, en tren normal, más barato que el TGV, pero más demoroso, y después siguiendo a Hendaya-Irún para seguir a Madrid.

Rumbo a Fátima

Si además queremos visitar Fátima, tampoco lo tenemos difícil ya que Madrid tiene muy buenas combinaciones con Lisboa, aéreas por autobús o por tren.

Vamos a suponer que como es habitual, que los viajeros andan cortos de tiempo, por eso quieren viajar de noche. Hay trenes y autobuses que parten de Madrid y llegan a Lisboa, a las 7 de la mañana. Tal vez, en este caso sea mejor ir en autobús, ya que éste llega a la estación "Sete Rios" es decir al mismo lugar donde parten los autobuses a Fátima, que tardan unas dos horas.

Al igual que Lourdes el acceso desde el terminal de buses o de la estación de trenes es muy fácil, hay flechas que van indicando "a la basílica" y por el camino hay muchos negocios de venta de recuerdos, cafeterías y cabinas públicas de Internet.

Fátima se ubica en la región del Ribatejo, a 120 kilómetros de Lisboa y a 180 de Porto.

El 13 de Mayo de 1917 la Virgen se apareció a tres pastorcillos en un lugar llamado Cova de Iría. Los niños, Lucía, Francisco y Jacinto, se encontraban allí con sus ovejas pastando cuando se produjo la primera aparición. El despoblado terreno de esa época ha dado paso, merced a la fe de los peregrinos, a un pujante destino que atrae año a año a miles de peregrinos de todo el mundo. Antes había allí cedros y encinas, hoy en la enorme explanada donde se encuentra la basílica vieja y la nueva, hay sólo una gigantesca encina, en donde la leyenda dice que la Virgen se apareció a los niños.

La historia recuerda que a partir de ese 13 de mayo de 1917, cada día 13 la Virgen volvía a aparecerse ante los niños a los cuales fue entregando varias profecías que terminaron siendo conocidas como los misterios de Fátima.

A cualquier hora que uno llego es posible incorporarse al rezo del Rosario y hay también misa en todos los idiomas. Por las noches se realiza una procesión con velas.

Hace algunos días el 13 de octubre pasado, se inauguró allí una nueva basílica, llamada "Iglesia de la Santísima Trinidade", que a decir de las autoridades del Vaticano que concurrieron a la dedicación, ya que se aclaró que las iglesias no se inauguran, se dedican, se constituye en la Cuarta Iglesia más grande del mundo. Las otras son: La Basílica de Yamoussoukro en Costa de Marfil, La Basílica de San Pedro en el Vaticano y la Iglesia de Nossa Señora da Aparecida en Brasil.

La alimentación me pareció más barata en Fátima que en otras localidades turísticas de Portugal, a la salida de la Basílica hay muchos anfitriones que se ofrecen para llevarla a un restaurante. Resulta útil conversar con varios y escuchar sus propuestas, así podemos elegir, el mejor menú y el mejor precio.

Respecto al alojamiento, es mejor alojar en casa de los residentes, ya que eso permite interactuar con ellos y conocer de manera más directa como es la vida en este tipo de localidades y con suerte se puede llegar a establecer una cuestión compleja, si es la fe lo que mueve a la multitud o es el turismo el que ayuda a movilizar la fe. Hay que resaltar que los portugueses resultan muy cordiales y amistosos y siempre tienen respuesta para cualquier cuestión, por espinuda que sea ésta.

En todo caso si se va por el día, se puede regresar a Lisboa, con tiempo para echar una miradita a la ciudad y regresar a Madrid, ya sea en autobús o en tren.

Mayores antecedentes

buvarcl@gmail.com



Publicado
Modificado
Leído 39010 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario