Mexico: del tren del Chepe a las huellas de Cortés

Escribe: lozanam
Diez días (en junio de 2010) recorriendo parte del norte de México y siguiendo los pasos del conquistador Hernán Cortés por lo que fue la puerta de entrada a la Nueva España...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5 6

El tren del Chepe, del pacífico (Los Mochis) a Chihuahua

Los Mochis, México — viernes, 4 de junio de 2010

En mi tercer día, con un taxi desde el hotel me planté en el aeropuerto (120 pesos por un trayecto que de madrugada dura 20 minutos desde el puro centro de la ciudad) y de allí en dos horas volé a Los Mochis (estado de Sinaloa), en el norte, pegado al Pacífico.

El tren del Chepe (así le llaman al ferrocarril que atraviesa el Parque Natural de las Barrancas del Cobre) sale desde esta ciudad y llega a a Chihuahua, última parada, tras 650 kms de recorrido, en unas 15 horas de viaje.
Para ver las tarifas, los horarios y paradas: www.chepe.com.mx

Hay dos opciones de tren: el de 1ª clase ($2.000) y el de clase económica ($981); ésta última, bastante más barata, tarda 3 horas más porque hace muchas más paradas.

Los Mochis es una pequeña ciudad que no tiene gran interés. Un parque lindo con muchos arboles procedentes de todo el mundo y restaurantes donde comer marisco a buen precio (El Calamar por ejemplo). Lo que hace de ella una ciudad visitada es que es el punto de salida del tren. Aunque también puede realizarse el trayecto al revés, saliendo desde Chihuahua, pero por los horarios y la luz diurna, las guías de viaje recomiendan hacerlo al revés.

A las 6 AM sale el tren puntualísimo. La ruta atraviesa en su recorrido una meseta cultivada, franquea los bosques de altura de las montañas de Sierra Madre, bordea una espectacular garganta en cuyo fondo discurre un río y cruza una zona desértica. Aunque los trenes
de primera clase de la línea -el n° 73 y el n° 74- no tienen nombre oficial, se les conoce popularmente como los Trenes del Cañón del Cobre.
Este nombre se le atribuyó por dos motivos: el desarrollo minero de la región y el color cobrizo de las formaciones rocosas.

El cañón del Cobre forma con el colindante de Urique una cadena de gargantas cuatro veces mayor que el Gran Cañón del Colorado. A diferencia de este último, estas simas son de origen volcánico, más que el resultado de la erosión del río. Durante el invierno, puede
estar nevando en la parte superior, mientras que en el fondo, 1.000 metros más abajo, crecen frutas tropicales.

Se pasa sobre el río Chinipas por el puente más alto del trayecto (90 m) y, cuando el valle por fin se ensancha, se cruza el río Fuerte por el puente más largo (499 m). También se atraviesa el túnel más largo de México, El Descanso, de 1.839 m. El descenso continúa a
través de campos desérticos, entre pitas gigantes y espinosos cactus saguaro, mientras las montañas se perfilan en el horizonte.

El paisaje varía continuamente: desde colinas salpicadas de árboles, hasta granjas y accidentados valles surcados por un río. Cerca de Terreo, los pinos y las paredes de roca pasan a menos de un palmo del tren, hasta que por fin se alcanzan las estribaciones de las montañas de Sierra Madre. Edificios de adobe dan paso a cabañas de madera, y
empiezan a verse aserraderos en pequeñas comunidades. Cerca del kilómetro 556, el tren atraviesa el tercer túnel, asciende a lo largo de una de las laderas del valle, y entra en otro túnel de 1.236 m de longitud, del que saldrá a las afueras de Creel. Durante muchos años, el ferrocarril acababa en este punto.

Cuenta con asientos muy cómodos, con aire acondicionado y unos ventanales que permiten divisar todo el paisaje, así como un vagón restaurante donde la comida es carísima. Lo bueno es que entre los vagones hay unos espacios donde uno de puede
apoyar y el aire te da en la cara, pudiendo hacer las fotos sin cristal, y con el movimiento del tren!

El tren de primera clase, que atraviesa la sierra Tarahumara, realiza muy pocas paradas: en San Rafael donde las indígenas tarahumaras, que apenas hablan español, intentan vender sus artesanías a buen precio a quien se asoma por las ventanas. Dichas indígenas son una cultura curiosa que, según algunas guías de viaje, rehúyen el contacto con la vida occidental. Uno de los últimos pueblos legendarios de América.

En Divisadero se para 20 minutos para llegar a un mirador desde el que se puede contemplar un paisaje impresionante de las gargantas. Fotos espectaculares. Se puede comprar comida pero que no te la vean subirla al tren porque lo han prohibido.

En Creel mucha gente se baja y se queda allí unos días. Es una buena opción porque está mitad de camino y desde allí parten excursiones a cascadas y lugares bellos de alrededor. En mi caso continué camino hasta el final de la línea.

Tips:

Comer marisco en alguno de los restaurantes del centro Colocarse en el tren entre los vagones y dejar que el aire te dé en la cara

Tiene que ver con: Alimentación
En Los Mochis, México

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hidalgo

Alojamiento: Hotel en Los Mochis, México

estupenda opcion para pasar una noche

Tipo de viaje: Placer | Ideal para: Parejas, Con amigos, Solos y solas, Grupos


Publicado
Modificado
Leído 5754 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5 6
 
 


Capítulos de este diario