Oeste de EEUU y parques nacionales

Escribe: hecna28
22 días por USA teneis el original en http://mibauldeblogs.blogspot.com/2010/04/visitaoesteusaestadosunidoseeuu.html

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4 5 6 7 8 9

Visita de Los Angeles

Los Angeles, Estados Unidos — lunes, 28 de junio de 2010

día 1

  Viaje sin incidencias, haciendo escala en Nueva York. Llegamos a Los Angeles por la tarde y nos vamos a AVIS, en un shuttle gratuito desde la terminal del aeropuerto,  para recoger el vehículo reservado desde España. Somos 6 pero hemos alquilado una  Chevrolet Astro de 12 plazas, pues la diferencia no es mucha en precio pero sí en espacio. Teníamos que escoger entre una Toyota Siena de 7 plazas o los vehículos de la categoría de 12 plazas, ya que entre medio no había otra. Nos decidimos por esta última pues en la primera nos sobraba un asiento y era muy justo para llevar las maletas de 6. De esta manera vamos a ir con el equipaje bien puesto en el gran maletero y el que quiera puede ir hasta estirado un rato en las plazas libres en los trayectos largos.

El día que tuvimos que dormir en la furgo agradecimos las plazas libres. Una vez que nos dieron el vehículo le puse el GPS para comprobar si estaba bien hackeado y en menos de 5 minutos ya había cogido el satélite. Le introducimos la dirección del hotel que habíamos reservado cerca del aeropuerto y nos dirigimos hacia allí. El hotel era una especie de backpacker, tenía un vestíbulo y después un ancho patio con piscina y un pequeño bar. Aquí era la zona donde los huéspedes, mayoría jóvenes mochileros, tomaban unas birras y se conectaban a Internet vía wifi. Al final del patio se disponían las habitaciones en un edificio de dos plantas perpendicular a la piscina.

Bueno, las habitaciones estaban correctas, no eran gran cosa pero tenían dos amplias camas dobles separadas por una pared y un lavabo entre ellas. Mis tíos tenían esta amplia habitación para ellos solos, nosotros cuatro ocuparíamos las anchas camas cómodamente. Bajamos a comprar algo de cenar al súper caro de pakistaníes que teníamos enfrente y después a gastar el tícket de bienvenida de invitación para copa de champagne, o más bien vino espumoso, en el bar pub a la izquierda del vestíbulo. El coche dormiría en el parking exterior del hotel.     Día 2    Visita de Los Angeles.   Habíamos decidido la noche anterior que nos quedaríamos a dormir otra noche más en el hotel. Tenía pensado en un principio ver LA y a media tarde salir hacia Las Vegas durmiendo por el camino en el primer motel que viéramos por la carretera a las afueras de LA.

Pensándolo mejor llegamos a la conclusión de ver tranquilamente la ciudad y dormir en el hotel, que aunque no era gran cosa estaba correcto y el precio era bueno, unos 45 euros. Sólo salir vimos una especie de bar donde desayunar donuts y batidos de cacao. Una vez saciados continuamos hacia la playa. Conducía mientras lloraba de felicidad cuando esa voz de mujer me iba indicando las autopistas de esta megametrópolis hasta llegar a la costa. Aparcamos en una calle que desembocaba en el mar. Pusimos las monedas para una hora y nos fuimos a la playa. El día no era muy agraciado, más bien gris,  y la gran ancha playa de arena no tenía muchos bañistas pese a ser primeros de septiembre. Los únicos valientes eran unos diez o quince surfistas desperdigados por el agua esperando coger alguna ola, mientras les sobrevolaban cantidades de pájaros que surcaban los cielos en formación de flecha.

Le preguntamos al vigilante de la torreta, coronada con la bandera de las "stars and Stripes", si era la playa de Santa Mónica y nos dijo que no, que estaba más al norte,  que aquella era la de Venice y que teníamos los canales cerca de donde habíamos aparcado el coche, concretamente dos calles más hacia el interior. Le dimos las gracias y los chavales se hicieron un par de fotos en el Ford Escape amarillo de los vigilantes mientras que mi mujer le hacía una foto disimuladamente al rubio vigilante cuya única pieza de vestir era un bañador rojo. Me dijo que era una foto típica de la playa de Los Angeles y yo la creí. Como dije, a 2 calles había un canal paralelo a la playa que fue el único que recorrimos, pasando por sus pequeños puentes blancos y viendo las casas a ambas orillas, con las barquitas aparcadas en las entradas. Nada de grandes lujos, esto no es Miami, desde luego. Llegamos a la playa o Pier de Santa Mónica y aparcamos de nuevo el coche en la calle principal que bordea la costa.

Decidimos no bajarlo al gran parking que hay abajo en la playa, pues era de pago y no íbamos a estar mucho rato. Echamos unas monedas en el parquímetro (llevar quarters para los aparatos) y descendimos por la pasarela que anuncia el Yatch Harbor, el famoso muelle con la noria, la montaña rusa, atracciones, restaurantes, cafés, pesca deportiva y hasta una pequeña comisaría. Desde el muelle tienes unas excelentes vistas de la playa de Santa Mónica, la famosa de los vigilantes de la playa y de tantas otras películas. Después nos desplazamos a Hollywood. Aparcamos en un parking de una calle perpendicular a Hollywood boulevard, justo al lado del Teatro chino. Lo hicimos después de dar varias vueltas buscando parking infructuosamente. En el año 93 estuve y aparqué sin problemas a un par de manzanas o cuadras, pero ahora resulta prácticamente imposible. El parking costó 10 $ y se podía estar el tiempo que querías además de estar vigilado. Hollywood de entrada sorprende a la gente pues espera llegar a un sitio con edificaciones altas, caras y de mucho glamour.

Nada más lejos de la realidad. Casas bajas, edificaciones diría sencillas y bastante gente indeseable aunque mejor ambiente que hace unos años. Hollywood boulevard a la altura del Teatro Chino es todo un espectáculo de gente disfrazada de personajes del cine, haciéndose fotos por dinero con la masa de turistas que se reúnen alrededor del teatro chino y de la zona con las más de 2000 estrellas en la acera. El teatro chino en cuyo suelo hay huellas de pies y manos de las grandes estrellas del cine de ayer y hoy. Aquí se estrenan y proyectan una parte de las nuevas películas. Este teatro fue inaugurado en 1927, y lleva el nombre de su creador, el actor Sid Grauman. En la década del cuarenta, fue lugar para celebrar la ceremonia de los Premios de la Academia.  el resto de calle está llena de tiendas con recuerdos de Hollywood. Encontraréis camisetas, gorras, vasos y todos los souvenirs que podáis imaginar con merchandaising del cine. También tiendas de tatoos, ropa y comida rápida.

Después conducimos por Sunset boulevard y del whiskie a gogo, al que iríamos Marta y yo la noche del último día de viaje para despedirnos de USA con unas copillas. Continuamos Sunset hasta Beberly Hills. Como no teníamos el mapa de las casas de las estrellas y como ya lo habíamos hecho en el 93 y no nos había parecido gran cosa, pues la mitad de las casas eran de gente famosa del cine de antaño y las de las estrellas más conocidas nada más veías la verja de entrada a la finca y un gran letrero que ponía "manténgase a distancia, propiedad privada", decidimos dar vueltas por la zona sin más pretensión que ver las bonitas casas en general. De repente vimos una de las furgonetas de turistas que visita Beverly Hills enseñando las fachadas de las casas y decidimos seguirla. Los críos se lo pasaban bomba pues la perdíamos y la volvíamos a encontrar y el paseo se volvió cómico y divertido. Cuando se introdujo en la zona de Rodeo drive, dónde se encuentran las mejores tiendas, la perdimos definitivamente pues las mujeres no paraban de ver Versaces, Louis Vuitton, etc. El área mas famosa y exclusiva para ir de compras en todo el mundo está en Rodeo Drive en Beverly Hills, en donde encontramos galerías de arte, tiendas de alta costura y exclusivas joyerías.

Estas tiendas atraen a los ricos y famosos los cuales van de compras solo con previa cita. Acerca del nombre existen dos posturas: una de ellas, sostiene que el nombre "Rodeo" se debe a que antes de los años 50 el Centro de flores que divide la calle era una línea de carrozas de caballos. Otra postura, más verosímil, atribuye el nombre a una derivación del Rancho Rodeo de las Aguas, antigua hacienda española a la que perteneció el sector luego conocido como Beverly Hills. Pero el área se modernizó en los años 70. Ahora existen tiendas lujo sobre todo el paseo.   Tiendas como Armani, Ferragamo, Versace, Cartier, Burberry, Bulgari, Celine, Chanel, Coach, Dior, Dolce & Gabbana, Fendi, Geary's, Gucci, Harry Winston, Hermès, Louis Vuitton, Michael Kors, Prada, Ralph Lauren, Roberto Cavalli, Sergio Rossi, St. John, Tiffany & Co., Tod's, Valentino, Yves Saint Laurent, Lladró..... No puedo más y salgo pitando de este nido de no sé como llamarlo y volvimos a cruzar Sunset hacia el norte dirección Bel Air.

Comenzamos a recorrer sus calles sinuosas mientras íbamos ascendiendo la montaña hasta acabar en unos caminos que ya no tenían salida. Aprovechamos un solar en construcción para entrar y ver la vista que gozará la futura casa que se construya. Y es que de otra manera es difícil apreciar estas vistas pues donde las haya ya  han construido una casa y una propiedad privada que te prohíbe el paso. Esto sí que es una zona de dinero y no la de Hollywood boulevard.   Desde aquí vemos los lejanos rascacielos del downtown y tomamos rumbo hacia allí para dar una vuelta por ellos y sobretodo visitar el viejo Los Angeles, donde comenzó todo, una fundación española. Los Ángeles fue fundada el 4 de septiembre de 1781 por 44 españoles con el nombre oficial de El Pueblo de la Reina de los Ángeles, nombre que se amplificara en la imaginación popular y la historia a El Pueblo de Nuestra Señora la Reina de los Ángeles de Porciúncula. Su fundación se organizó por el gobernador de la Provincia de las Californias, Felipe de Neve, bajo órdenes de Carlos III de España.

Las familias pobladoras se reclutaron en las provincias de Sonora y Sinaloa. Las once familias representaban la gama racial de la sociedad del norte de la Nueva España. Eran de las varias castas, la mayoría mestizos, mulatos, e indígenas. Solo un español peninsular se encontraba entre el grupo. Olvera Street, Calle Olvera o Placita Olvera en español. Distrito cual contiene una Plaza en el Centro de Los Ángeles donde tuvo nacimiento la ciudad. La Callecita unida a la plaza comenzó como una calle llamada Wine Street (Calle Vino), fue extendida y renombrada Olvera en honor a un Juez local llamada Augustín Olvera, en 1877. Por la calle Olvera existen 27 edificios o casas nombrados como lugares históricos por los Estados Unidos, incluyendo la casa Adobe Avila, Casa Pelanconi, casa Pio Pico y Casa Sepúlveda. En 1930, la calle fue cerrada y convertida un colorido mercado. Hoy en día la plaza es usada por la ciudad y comunidad Hispana para celebraciones y eventos musicales y de baile, como las celebraciones del Cinco de Mayo. En la plaza podreis ver una placa con los nombres de las familias que fundaron Los Angeles y un par de estatuas. Al frente una iglesia congregación.

Todo ello y por su importancia histórica hace que lo catalogue como uno de los sitios que no hay que perderse en LA. Paseamos un rato por estas callejitas y como se hacía tarde fuimos de nuevo al pequeño parking público al aire libre y vigilado que está al lado del Pueblo y nos dirigimos rápidamente hacia el observatorio Griffith, que, como en todo Los Angeles, no estaba muy cerca que digamos. La idea era llegar con luz y ver anochecer. Si queréis unas vistas inolvidables de la ciudad de Los Angeles, este es el sitio. Si subís a mediatarde para ver anochecer os quedareis con las 2 caras de Los Angeles, diurna y nocturna.

Te das cuenta de la inmensidad de esta ciudad, solo comparable a las vistas de Las Vegas desde el Stratosphere. Además veréis las letras de Hollywood como en pocos sitios de la ciudad. Tenéis una panorámica de casi 360º.

El sitio en realidad es un observatorio, una sala de exposiciones y un planetario, pero las terrazas y jardines exteriores tienen ese insuperable paisaje que ya os he descrito.

Hay parking gratuito a las afueras del observatorio, tras alcanzarlo después de una sinuosa carretera.

Después de este espectáculo y de todo el día yendo de aquí para allá en esta megaurbe, volvimos a nuestro hotel y caímos rendidos.

También en Mi baúl de blogs Oeste de USA 


Publicado
Modificado
Leído 2562 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4 5 6 7 8 9
 
 


Capítulos de este diario