Suspiro Limeño

Escribe: mochacharme
En una olla mezclar leche evaporada y leche condensada, coser a fuego lento hasta lograr consistencia de manjar. Retirar del fuego y agregarles yemas de huevo y esencia de vainilla. Dejar enfriar el manjar en un recipiente de vidrio. Luego batir claras de huevo con una pizca de sal a punto nieve, de a poco agregar azùcar y oporto. Por ùltimo decorar el manjar con el merengue y espolvorear con lo indispensable: La Canela.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 Capítulo 4

La morada de Victor Delfìn

Lima, Perú — viernes, 16 de agosto de 2013

Mis últimos días en Lima me alojè en Second Home Perù Guesthouse & Gallery. El artista plàstico Victor Delfìn adquiriò la propiedad sobre una parte del acantilado de Barranco hace màs de 40 años. La casa fue soñada e ideada bajo el lenguaje de su propia historia de vida. Tiene dos niveles, en el nivel alto sus hijos han montado un precioso hospedaje, regenteado por su hija Lilian y en el nivel de abajo Victor pinta y pasa sus dias. 

Al ingresar a esta casa de hospedaje y galería de arte, cuya puerta de ingreso se ubica sobre la calle Domeyer, uno tiene el placer de transitar un viaje a través de la vida y obra de unos de los mayores exponentes vivos del arte peruano. Entre el verde del jardín, sus àrboles y la arquitectura de estilo Tudor de la propiedad se suceden enormes toros y caballos. Son las singulares esculturas de Victor, impregnadas del carácter y la fuerza que contiene toda su obra.


Second Home Perú encarna el espíritu de la cultura peruana combinada con la tranquilidad del ocèano Pacífico. Este hostal majestuoso con ocho dormitorios está situado convenientemente en el corazón de Barranco, el distrito artístico, bohemio y màs romàntico de Lima. Morada de incontables artistas y artesanos, músicos y fotógrafos peruanos que han hecho de este distrito su hogar y cocina artística. La casa de Victor se encuentra muy pròxima al Puente de Los Suspiros.

Me reciben Charo, la encargada, y Lilian Delfìn, hija de Victor quien lleva adelante este màgico lugar, el cual  fuera la casa de su padre y familia en otros tiempos. Como también funciona como Galeria de arte, se exhiben en sus salas y corredores incontables pinturas, muebles, esculturas, objetos realizados por èl a lo largo de su vida. Cada detalle es un placer de ver, observar y admirar. Es temprano y adivino al maestro Delfìn pintando unos metros màs abajo, màs cerquita del mar. Ya que la propiedad està sobre el barranco o acantilado que protege al distrito de los vientos provenientes del sur. Imaginen la vista que tiene Victor del océano Pacìfico. Toda esa energía pacìfica del mar, mezclada con su historial de enorme y desconcertante bravura debe de ser vital para el desarrollo de su obra.  


Lilian me acompaña a mi habitación, la cual queda en el primer piso. La escalera de madera es una belleza. Todo allí es una belleza, estoy contenta y Lilian es amable. Como en algunos de mis mails previos a viajar hice referencia a que visitaba Lima con motivo de la boda de una amiga, Lilian se refirió a eso expresando con simpatìa: “¿Què pasa con los jóvenes hoy?, ¿què tanto quieren casarse?”. Yo pensé lo mismo le dije, pero al recordar a mi amiga limeña junto a su esposo irlandès, y toda la historia de distancias geográficas que vivieron ambos durante algùn tiempo, creo finalmente que casarse es lo màs lindo y verdadero que podía pasarles!... El amor ha estado en el aire durante todo mi viaje. En la boda de mis amigos durante los primeros días en Lima, en su luna de miel en la selva a donde descaradamente los acompañè, y ahora estando yo en la casa de nada menos que el autor del Parque del amor, ubicado en Miraflores. Visita obligada de la costa verde limeña, es una morada para los jóvenes amantes, ideada de principio a fin por Victor. Para quien el amor ha sido un motor fundamental en su vida. Èl mismo expresò en ocasiones que no puede vivir sin amar. En el medio del parque se encuentra la escultura El Beso: Una pareja fundida en un abrazo y besándose.


Mi habitación es preciosa, es la número 4 y no tiene ventana al mar, pero si una puerta ventana que da a una terraza que comparto con otra habitación.  Y desde esa terraza la vista del mar es inigualable. Y por las noches veo la cruz iluminada sobre el morro de Chorrillos. Y todo el tiempo se escuchan las olas romper sobre la costa, unos metros màs abajo. En el interior de la habitación hay pinturas de Victor en las paredes. Mi cama tiene un respaldo muy bonito de hierro pintado de negro. El baño està integrado a la habitación, la bañera de estilo Luis XV es divina, cada habitaciòn tiene una, con gruesas patas de metal en forma de patas de tigre. El mobiliario y la decoración es de lo màs acogedor. 


Toda la casa y parque estàn impregnados del lenguaje de Victor, èl es un artista o creador, como le gusta que lo llamen, completo. Tiene la sensibilidad y la aptitud para desarrollarse dentro de diversos campos creativos. Es un gran escultor, sus emblemáticos caballos son asombrosos, inspiran esa idea de lo salvaje que tanto fascina a los seres humanos, quizá porque lo salvaje està màs ligado a lo originario de todos nosotros, a lo ancestral. Victor creció admirando a los caballos salvajes en las haciendas del norte peruano. Ha realizado esculturas y pinturas de animales a lo largo de toda su vida, según èl se siente màs cómodo con este tema, no tanto asi realizando retratos de personas. Pero también es un gran pintor, admiro su pintura, es intensa, sus colores tienen vida propia y los matices tierra que aparecen en sus obras me llevan a pensar en la relación que tenemos los seres humanos y los animales con la tierra que habitamos, que pisamos, que tocamos. La tierra nos conecta también con lo salvaje y puro de este mundo. Tambièn escribe este creador, por eso digo que es completo. Escribe poemas, manifiestos, y ahora parece que està escribiendo un cuento, cuyo protagonista pinta pàjaros.


Victor Delfìn ha sido desde muy joven un hombre comprometido con la política de su país, fiel a sus ideales comunitarios y democráticos, y su obra contiene ese carácter político y social. Segùn leì, el hecho de haber participado en política es de la cosas que màs orgullo le ha dado, ser partìcipe activo de hechos polìticos de su tierra, comprometerse e involucrarse.

Naciò un 20 de Diciembre, bajo el signo de Sagitario en Lobitos, departamento peruano de Piura. Tuvo 9 hijos adorados, y por ende dice amar a sus respectivas madres. Se casò tres veces y de los tres matrimonios enviudò, según leì por ahí no cree en el amor hasta la tumba. Pero si cree en el amor. Estudiò hasta tercero de la escuela primaria, puede decirse que es todo un autodidàcta, pero fue becado para estudiar en la Escuela de Bellas Artes, y hasta llegó a ser su director. Se criò sin lujos, pero rodeado de libros. Se describe como un hombre solidario y un campeón de defectos infinitos. Admirador de Picasso, su obra ha sido enormemente influenciada por el gran pintor de vanguardia. Y eso se lee en toda su producciòn artìstica. Le gusta mucho el tango, su sueño de joven artista fue viajar y desarrollarse en Buenos Aires, pero la vida lo llevò a realizarse en su propio país, y le fue muy bien. Pero sueña con viajar a Argentina y bailar un tango con Cristina Kirchner. Serìa su último tango en Buenos Aires. Quizà cumpla con su deseo.


La estadia en Second Home Perù fue deliciosa, Charo y el muchacho encargado de la noche encantadores y hospitalarios. Lilian Delfìn me hizo sentir como en mi casa, siempre atenta a los huéspedes recomendándoles paseos imperdibles por Barranco y alrededores. Ella misma junto a Charo preparaban los desayunos. Me obsequiò una pequeña guía publicitaria de turismo en Lima, de bolsillo! La cual recorri página a página. De todos los huèspedes que me crucè, ninguno hablaba español. Y esto me hace pensar en algo que leì en algunas declaraciones de Victor sobre el mercado donde proyecta su obra. Èl mismo dice que los peruanos no compran sus pinturas. Pero si lo hacen gustosamente los extranjeros, que vienen desde remotos lugares, se hospedan en la casa o no y adquieren obras y libros. Solia tener muchos años atrás un galerista en Nueva York, pero luego prescindió de èl, a Victor le gusta saber quienes son las personas que adquieren sus obras, le gusta seguir en contacto con ellos, y a través de los galeristas eso se complica, ya que se da el anonimato.


Mi último dia el Lima visitè a Victor en su taller, me acompañò Charo, Lilian se habia ido a ver el estreno para prensa de la película documental Seguimos Siendo, que recorre el Perù a través de sus artistas. Hubiera adorado poder verla. Aùn no he podido. Ya se darà la oportunidad.

Era media mañana, y Victor se encontraba en su taller pintando un gran lienzo colmado de grandes pàjaros, como el protagonista de su propio cuento. Cerca de èl dos jóvenes trabajaban con arcilla, son sus colaboradores. Intercambiamos algunas palabras, yo estaba muy emocionada y me puse un poco tìmida, màs que hablar, intentè escuchar y capturar en mi memoria para siempre cada detalle de su taller. Su paleta tenia grandes cantidades de òleo en tonos tierra. Me contò que siempre ha utilizado òleo como materia. De uno a otro lado de las paredes del taller habia un gran ventanal. Todo el mar y el sol ingresaban por èl. Me encontraba inmersa en un paraíso terrenal. Nunca olvidarè a este hombre, de estatura pequeña, delgado, bien parado sobre sus piernas, de brazos fuertes, brazos que se han movido toda su vida, brazos que no duermen, como su genio que tampoco duerme, y a los casi 86 años lo impulsa de forma natural cada dia a pintar en ese mismo lugar. A seguir creando en su propio laberinto, rodeado de cosas, objetos, como bien dice èl: “No hay nada màs lindo que estar rodeado de cosas que te dicen algo”. Su piel curtida y surcada por los años, dan cuenta del paso y el peso de la historia en su rostro, y de una vida vivida intensamente. Su pelo no muy corto, lacio, plateado y sus ojos, gris verdosos tienen la mirada de la generosidad. Pude haber sacado muchas fotos, junto a èl incluso, y hacerle millones de preguntas, pero sòlo quería estar ahí y verlo en acción. èl muy amable, nunca dejò de sonreir. Me despedí del inmenso Victor Delfin con un abrazo, agradecida y sintiéndome bendecida de que la vida me dejara vivir ese momento, junto a una leyenda vida del arte peruano. 

Un país es su gente, y los artistas son invaluables portadores de las voces y el obrar de los pueblos, capaces de inmortalizar los sentimientos y pasiones de los hombres, del entorno, a traves del arte.

No sè que habrá sido de la obra que lo encontrè pintando el 17 Agosto de 2013. Recièn comenzaba a tomar forma, algunos pàjaros dibujados sobre el lienzo comenzaban a tener color, volumen, alas, dinamismo, vida…. Los imagino poniéndose en movimiento con las primeras luces del amanecer, enderezándose, hirgièndose, desplegando sus alas y volando, atravesando el océano hacia el Sol.

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Second Home

Alojamiento: Hotel en Lima, Perú

Second Home Perù, hace honor a su nombre. Sin duda volverè, me he sentido como en mi casa. Hospedaje, casa-taller y galeria de arte de Victor Delfìn, uno de los mayores exponentes vivo del arte peruano y latinoamericano. Lilian Delfìn, y todo el personal encantadores. Ubicaciòn inmejorable, en pleno corazòn de Barranco y frente al mar. Tuve la posibilidad de visitar el taller de Victor y lo encontrè alli pintando a sus 86 años de edad. Second Home Perù es una experiencia completa, de esas que alimentan el espìritu.

Tipo de viaje: Placer, Escapada, Vacaciones | Ideal para: Parejas, Familia con hijos, Solos y solas


Publicado
Modificado
Leído 1650 veces

    Enviar a un amigo

1 2 Capítulo 4
 
 


 

Capítulos de este diario