Perú

Escribe: dgdb
Despues de cinco meses viajando por Ecuador, me adentro en tierra santa en busca de nuevas experiencias...Cruzamos Aguas Verdes y llegamos al puesto fronterizo. Nos bajamos del bus y caminamos hasta las oficinas de sellado, rellenamos el formulario y hacer cola de nuevo...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 23 Capítulo 25 27 ... 168

El dia del museo

Lima, Perú — martes, 18 de mayo de 2010

A las 10.00 salte de la cama y baje a desayunar, el último como siempre. A las 10.45 llegó a visitarnos un amigo de Javier que trabajaba en una agencia de viajes y nos ofreció unos tour que no entraban en nuestros planes, así que muchas gracias pero no.
 
Nos enteramos de que hoy era el día del museo aquí en Lima y como el día estaba nublado y no teníamos nada organizado para hoy, decidimos aprovechar e ir a visitar alguno cercano.
 
El primero fue el museo del Conjunto Monumental de San Francisco de Lima, que está al lado de nuestro hotel. Abre todos los días de 09.30 a 17.30 y el costo es de 1 sol niños, 5 adultos y 2.5 con carnet estudiante o ISIC. La visita fue amena y con guía incluido, duro unos 35 minutos y nos enseñaron varias zonas del convento, en su mayoría del siglo XVII y un pequeño paseo por sus catacumbas, en las que albergan aun restos óseos de unas 25.000 personas.
 
Salimos de ahí y nos fuimos a visitar el Museo Nacional Afro Peruano. Esta situado a una cuadra del Congreso de la República en Jr. Ancash, la entrada es libre y también ofrecen guiado gratuito. Esta abierto de lunes a sábado de 09.00 a 17.00 y domingos y festivos, de 09.00 a 13.00. Fue una visita bien entretenida, cuentan un poco de los orígenes de cómo llegaron aquí los primeros africanos (como esclavos) y explican gran parte de los sufrimientos a los que estuvieron sometidos. Me pareció interesante y la visita se me hizo corta.
 
Luego nos fuimos a visitar el Museo de la Inquisición y el Congreso, a dos cuadras del anterior. Esta abierto todos los días 09.00 a 16.30 y la entrada es gratuita, también ofrecen guiado. La visita duro unos 30 minutos y nos enseñaron algunas salas en las que se hacían los juicios, torturas y un paseíto por las mazmorras. La visita fue también entretenida, pero nada espectacular.
 
Aun teníamos tiempo antes de que cerraran los museos, así que salimos de ahí y nos dirigimos al mueso del Palacio Arzobispal, situado en la Plaza de Armas. Hoy por ser el día del museo, la entrada era gratuita 1 sol (eso ponía en el cartel) si  no, el costo por la visita era de 30 soles, así que me temo que yo no entraría. Decían que ese dinero se utiliza para la restauración de obras de arte religioso, pues con 1 sol que les di, lo iban a tener que estirar muy mucho. Fue una visita exprés (15 minutos), no habías entrado a la sala y ya te mandaban pasar a la siguiente. A mí personalmente, me sirvió para ver una ínfima parte de las riquezas que la iglesia tiene amontonadas y las explotan como museo. Como Palacio muy bonito, pero el saber que ese dinero es del pueblo y que encima te pidan 30 soles por visitarlo, a mi me daban ganas de salir de ahí lo antes posible.
 
Cuando salimos de ahí, quisimos visitar La Catedral que esta anexa, pero nos pidieron 10 soles por cabeza. Eso me lo gasto yo en un pollo y me sienta bastante mejor que el ver una iglesia, así que ni asome el hocico por la puerta. Si la entrada fuera algo simbólico hubiera entrado, pero 10 soles, jajajaj lo siento mucho pero no.
 
Luego paseamos hasta el Convento Santa Rosa y allí nos sentamos junto al pozo de las peticiones a fumarnos un cigarro, pero no me dio por pedirla nada. Había un pozo de 19 metros en el que la gente tira cartas con sus "inquietudes" y espera sean cumplidas.
 
Ya sin ganas de más iglesias y con los museos cerrados, paseamos por la avenida Tacna un rato y de nuevo regresamos dirección al centro, para al final acabar en el barrio chino. Allí nos sentamos a cenar en un chifa para que probaran algo diferente.
 
Yo me puse las botas, como de rigor y de ahí a pasear un ratito por las calles de los alrededores, que estaban llenas de gente, tiendas y galerías. Cuando compramos un par de regalitos mas, fuimos en busca del súper para comprar unos víveres para el día siguiente, pues pensábamos pasar el día en un parque (de cuyo nombre no recuerdo) y por lo que me dijo el gallo, los precios de comidas son abusivos. Así que una botellita de agua y un buen bocata y a pasar el día fuera si el tiempo nos lo permite, porque desde que llegamos a Lima, no hemos podido ver el sol. Por nosotros de maravilla, pero por ellas, es una pena que para 15 días que vienen no las haga un buen tiempo.
 
Con todo comprado, regresamos al hotel y cada uno a su habitación. Yo agarre el netbook, y a quitarme diarios de encima, que no hago más que acumular.


Publicado
Modificado
Leído 1179 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 23 Capítulo 25 27 ... 168
 
 


Capítulos de este diario