Amazonas 2012

Escribe: ALEJAMAR
El Amazonas es uno de esos lugares que uno no se puede morir sin visitar. Su simpleza y majestuosidad, la hermosura de sus paisajes, los inolvidables atardeceres que vi, el cielo más estrellado que había visto en la vida y la hermosa gente que conocí, hicieron que este viaje fuese uno de los mejores que haya hecho en mi vida

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5 6 7 8 9

Puerto alegría y demás

Leticia, Colombia — domingo, 1 de julio de 2012

El segundo día con el mismo grupo de personas que había conocido el día anterior en el hostal,  decidimos ir al puerto y como uno de ellos ya llevaba varios días en Leticia, se había hecho amigo de un joven que tenía una lancha pequeña. Negociamos con él y nos dijo que nos llevaba por 100.000 COP (40USD) a los 4 a Puerto Alegría y nos esperaba el tiempo que quisiéramos. En el camino a Puerto Alegría, él nos preguntó si queríamos ir a la Reserva Natural Flor de Loto, a lo cual obviamente, contestamos que sí. En este lugar se pueden ver y tocar guacamayas, se pueden pescar pirañas y lo más importante del sitio, es que se puede observar la flor emblema del amazonas: la flor de loto o victoria amazónica. El costo de entrada es de 3.000 pesos por persona (1,25 USD aprox). 

 Luego seguimos el viaje hasta Puerto Alegría. Allí normalmente lo que pasa es que salen algunas personas de la comunidad con sus animales, para que el turista los observe y luego les dé una propina voluntaria. Yo personalmente soy enemiga de estas cosas, pero la experiencia no fue del todo mala, vi y cargué un jaguar, un cocodrilo pequeño, un Tucán, una tortuga pre-histórica y un adorable perezoso, también estuve caminando esta pequeña comunidad, observando y conversando con las personas de allí a cerca de la forma como vivían. Mi conclusión es que éste, es un lugar pobre con un nombre bien jocoso dada la forma como sus habitantes hablan de sus propias vidas.

 Después, el muchacho de la lancha, nos propuso ir a visitar una comunidad que se encontraba en uno de los brazos del río llamada los Gamboa. En el camino fluvial que recorrimos por aquel brazo, pude observar la dinámica de vida, de las personas que viven a orillas de este río: gente lavando, bañándose, niños jugando en el río, otros pescando SOLOS en una canoa, etc. Llegamos a la comunidad, entramos a una de las casas, en la que los habitantes eran amigos del muchacho. Allí nos propusieron vendernos el almuerzo por 5.000 COP cada uno (unos 2USD). 

 En esta comunidad nuevamente, yo, de intensa, no dejé tranquila a la señora que no estaba haciendo el almuerzo, pues mientras ella nos preparaba el pirarocú y la piraña en leña, yo le hacía preguntas como: cómo celebraban el año nuevo, cómo hacían para obtener productos como el arroz, cómo hacían cuando alguien moría, qué hacían cuando el río crecía, etc. 

 Luego nos fuimos todos a observar una cancha de futbol que había y una escuelita. Allí encontramos muchos niños, los cuales, se emocionaron con nuestras cámaras y tomamos varias fotos, cuando se las dejábamos ver no paraban de mirar el aparato. Aquí uno de nosotros 4 se quedó a dormir y en la noche fue a pescar con el señor y la señora, según nos contó y mostró en fotos, pescaron un caimán, su desayuno al siguiente día. Nosotros 3 nos regresamos para Leticia porque ya eran cerca de las 4:30 de la tarde y no queríamos estar tan de noche en el río.

 Sin embargo, la naturaleza nos tenía un gran regalo. Cuando comenzamos a salir de este brazo fluvial el sol comenzaba a caer y cuando salimos ya propiamente al río, pudimos observar el atardecer, a mí la emoción me hizo llorar de felicidad, porque creo que ha sido uno de los atardeceres más hermosos que he visto en la vida, bueno, uno de los tantos magníficos que el viaje me tenía guardado, se podía ver como en un extremo del río la noche ya estaba presente, mientras en el otro el sol mezclaba varios tonos cálidos. Llegamos a Leticia cerca de las 7 de la noche. En Leticia, se celebra para esas fechas la fiesta de San Pedro y San Pablo, así que nos quedamos observando el desfile y luego la fiesta que hubo. 

 Así se terminó mi primer día en el Amazonas, todo lo que recorrimos por sólo 25.000 COP cada uno (sin incluir la comida por supuesto)

Tips:

Es preferible ir hasta el puerto, conseguir un lanchero y negociar con él directamente los precios

Tiene que ver con: Ahorrar dinero
En Leticia, Colombia


Publicado
Modificado
Leído 1341 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5 6 7 8 9
 
 


 

Capítulos de este diario