Quilotoa... simplemente sorprendente

Escribe: JessRV
Hola... quiero contar a todos en este diario (bueno espero que sean más) los recorridos que he realizado con un grupo de amigos por varios rincones de la serranía de mi país "Ecuador"... si...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Quilotoa... simplemente sorprendente

Latacunga, Ecuador — lunes, 29 de octubre de 2007

Hola... quiero contar a todos en este diario (bueno espero que sean más) los recorridos que he realizado con un grupo de amigos por varios rincones de la serranía de mi país "Ecuador"... si bien es cierto, a todos nos gusta recorrer lugares, mientras más lejos y desconocidos mejor... y no lo discuto, indudablemente es mágico el recorrer todos aquellos lugares que conocemos en ocasiones solo por los libros, la televisión y hasta por la imaginación... pero déjenme decirles que muchas de las maravillas más grandes son precisamente las que tenemos más cerca de nosotros....

Este diario, describe mi experiencia en un viaje corto, de bajo presupuesto, perfecto para todos los gustos y emociones y paisajes maravillosos por doquier. Nuestro viaje empezó a las 8am de un sábado del mes de abril. Sin duda, estaríamos pronto a conocer uno de los lugares más bellos e indescriptibles del mundo... me refiero al Quilotoa...

Este majestuoso volcán forma parte de la Reserva Ecológica Los Ilinizas, con una altura de 3.940 metros está ubicado a 79km al noroeste de la ciudad de Latacunga. Al visitar esta hermosa laguna, pues quien conoce la leyenda no puede dejar de imaginársela. Aquí se las comento; la leyenda cuenta que hace un tiempo vivía en la superficie de la laguna un dios muy bravo y violento llamado Quilotoa, considerado el rey de todos los volcanes, y que en repetidas ocasiones se enfrentaba en destructivas batallas con el dios que residía bajo la superficie de la laguna, llamado Toachi, quien odiaba a su enemigo porque reflejaba el cielo en el espejo formado por las aguas del estanque.

La creencia popular dejó en el pasado las llameantes peleas de fuego entre ambos dioses, que eran tan explosivas que en el siglo XVIII provocaron destructivas erupciones, sin embargo, quienes hoy por hoy visitan la laguna, podemos constatar que permanece el cielo reflejado en las aguas acumuladas dentro de este cráter enclavado en la reserva ecológica de Los Illinizas. La laguna tiene un diámetro de más o menos 3km y una profundidad de 240 metros.

En la laguna no hay vida existe ningún tipo de vida piscícola, el color de sus aguas es azul verdoso debido a la gran cantidad de minerales en sus aguas. La laguna también contiene gas carbónico mezclado con hidrógeno sulfuroso por lo que no es aconsejable para el consumo, y la temperatura del agua oscila entre los 16°C y -1°C.

Cómo llegar?


Para revisar la ruta a seguir, ingresen en este link http://cuellodeluna.com/map_volcanoes_ecuador_map.htm, demás de útil por el detalle es ilustrativo sobre otras rutas que podrán hacer si están en la región. Para llegar al volcán y Laguna Quilotoa , hay frecuencias de buses diariamente y a todas horas que salen desde la Terminal Terrestre de Quito hacia Latucunga; el viaje puede durar más o menos 90 minutos. Una vez ya en Latacunga, deben tomar el bus con dirección a la Maná o a Quevedo, este viaje también tiene una duración de 90 minutos. Deben bajarse del bus en la entrada de Zumbahua, desde allí se puede contratar una camioneta que los llevará a la entrada de la Laguna; el valor puede variar de la camioneta o del número de personas con quien compartirá el viaje, este tramo puede tomar más o menos un 20 minutos. La Cooperativa el Vivero, ofrece un viaje directo desde Latacunga al Quilotoa diariamente a las 10:00 y a las 13:00, por $3 por persona; de todas maneras deberían chequear esos horarios ya que pueden variar en función del número de pasajeros o de los buses disponibles. Es un viaje que a muchos resultará cansado, pero debo decirles que cada minuto sin duda vale la pena, el recorrido pasando por Latacunga, Pujili, Zumbahua y el mismísimo Quilotoa.

Todo el viaje se puede observar maravillosos paisajes, ríos, montañas, nieve, el primer destello del sol, la neblina de las primeras horas de la mañana, el sofocante sol de medio día que con sus rayos hacía más imponente las formaciones rocosas que se observar al llegar... es decir, mis ojos y los suyos nunca dejarán de maravillarse una vez que han pisado este maravilloso pedazo de suelo ecuatoriano.

Atracciones


Al llegar al lugar del Quilotoa mismo, se deben caminar menos de 10 metros y al mirar hacia el horizonte y abajo se puede disfrutar de este mágico lugar. Nosotros curiosos y ansiosos por ver de cerca lo misterioso y profundo de los verdores y azules del agua, rápidamente emprendimos una caminata hacia la Playita del Quilotoa. Se debe pasar por el Arenal...esta parte sin duda es la más complicada y graciosa ya que más de uno lucha y lucha por no hundirse en los arenosos senderos.

Hay otras alternativas de realizar este camino y es andando en mula, caballo o en bici. . . la verdad es que cualquier sea el medio de llegar allí la vista, el paisaje, los colores, los aromas, el viento que azota la cara el frio que se cala en los huesos no son más que unas pocas de las 1000000 cosas que hacen que la impresión de estar allí sea más enriquecedora. Al llegar a la playita de Quilotoa, también se puede optar por tomar un bote que recorre alrededor del cráter.

Dónde hospedarse?

El pueblito de Zumbahua, se puede conseguir alojamiento sin ningún problema. Los nativos del lugar pueden rentar a los turistas sus propias cabañitas, y por precios super convenientes ($5 por persona) e inclusive prepararles algo de comer por apenas $1. Esto es algo importante, si van a visitar el Quilotoa y volver el mismo día, es conveniente que lleven algo de refrigerio, es un poco difícil encontrar tiendas(comercios) alrededor.

Para resumir puedo decirles que este viaje simplemente me encantó, la inmensidad del cielo, el colorido de la vestimenta de los indígenas, lo cálido de la gente, la riqueza de su tierra en fin... son tesoros indescriptibles y simplemente destinos que nuestra retina debe volver a sentir. Ánimo viajeros... los invito a conocer el Quilotoa.. los espero pronto por aquí...


Publicado
Modificado
Leído 24094 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Quilotoa... simplemente sorprendente

    Latacunga, Ecuador | 29 de octubre de 2007