Pasando de Honduras a Guatemala. Isla de Flores

Escribe: Trotador55
Guatemala es el pais que mas cultura tiene de los mayas, creo que sera un pais interesante de viajar ya que ademas de la cultura tiene muchos otros hermosos lugares, De su gente dicen que son amables y sencillos y eso tambien me atrae mucho.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5 7 ... 14

Lanquin y Semuc Champey. Guatemala

Lanquín, Guatemala — domingo, 13 de enero de 2013

Hoy me he despertado muy temprano pero como no sabía la hora que era me he vuelto a meter a la cama, total hasta las 9.00 am no sale el autobús que tengo que pillar para llegar  al Estor.
Os diré que para llegar desde Rio Dulce hasta Lanquin se puede hacer por la parte de atrás sin tener que ir hasta Cobán y desde allí ir a Lanquin o Semuc.

Este es el camino que he hecho yo hoy y es muy bonito, todo entre montañas y lleno de vegetación muy verde, pero siempre hay un (Pero) este camino es todo de tierra y aunque no hay muchos kilómetros se tarda muchas horas.

Lo primero desde Rio dulce salen minibuses a Estero cada poco tiempo media hora como mucho, el viaje cuesta 20 quetzales y se tarda una hora más o menos; Desde allí sale solo un autobús en todo el día y es a las 10.30 que te lleva hasta Cahabon, el viaje cuesta 65 Quetzales y tarda unas 5 horas.

Este es el más bonito ya que todo el camino vas subiendo montañas, los paisajes son preciosos, muchísima naturaleza, caseríos pequeñitos de gente indígena por todos los lados, pero va muy lento, entre las subidas y bajadas, la cantidad de veces que para a dejar pasajeros o recogerlos, y las paradas habituales te lleva casi todo el día, lo peor de todo es el estado de lo que se puede llamar carretera, todo es de tierra y con muchos baches por lo que no se puede ir deprisa, aquí se destrozan todo tipo de vehículos que pasan por aquí, nosotros tuvimos suerte, solo fue un pinchazo de una de las ruedas traseras.

Llegamos a Cahabon sobre las 3.30 de la tarde y solo hay otro autobús que pasa por allí a las 5 más o menos y le conocen como el de los turistas, este es el que te puede llevar hasta Lanquin que está a otra hora de viaje más o menos, los otros ya habían pasado a las 2 de la tarde.

Allí en una esquina del pueblo nos quedamos esperando a que llegase ese autobús dos chicas alemanas y yo, los del pueblo te ofrecen llevarte hasta allí, pero los tuk-tuks te cobran 50 por persona, y en el autobús puedes ir por 15.

Yo me puse a hablar con una persona y aunque no se lo pregunte seguro era algún político o alguien con mucha información de Guatemala en general, desde luego era un hombre muy bien educado y viajado, conocía varios países y sus políticas.

Él me ha dicho algo que no había oído anteriormente sobre el canal seco que ya están construyendo aquí en Guatemala y que unirá el Atlántico con el Pacifico, eso sí que lo sabía que lo tienen aprobado en  Nicaragua, pero no sabía nada de aquí.

Desde luego que aunque es un viejo proyecto de la unión de los dos Océanos, la necesidad de hacer otro canal aunque sea seco aparte del que ya hay en Panamá es la ilusión de todos los gobiernos, además de la importancia económica que eso supondría para el país.

Bueno, aparte de otras muchas cosas que este hombre me conto, también me aconsejo un hostal para cuando llegase a Lanquin, el Retiro, parece que conoce muy bien la zona y me ha dicho que ese es el mejor con diferencia.

Un camión que acababa de descargar material de construcción estaba a punto de salir hacia Lanquin, por lo que le pregunte si nos podía llevar y dijo que sin problemas, que nos montásemos atrás, llame a las dos chicas y se dieron mucha prisa, dejaron las mochilas atrás y se montaron las dos en la cabina, yo con el guardia armado nos montamos atrás en la plataforma.

Menos mal que solo duro una hora el viaje, pero con tanto bote salí con el culo cuadrado, el guarda me decía que iban armados porque hay bastantes criminales que les asaltan y después de matarlos se llevan toda la carga. Espero que ahora que vamos de vacío no salga nadie a atracarnos.

Yo le había dicho al chofer que me dejara cerca de donde esta este hostal el Retiro, pero no creo que sepa dónde está, me dejara donde le parezca, efectivamente paro en medio del pueblo, le dimos 5 quetzales cada uno y le agradecimos que nos trajera, el viaje fue horrible pero llegamos casi una hora antes por no haber tenido que esperar al otro autobús.

Allí mismo había un 4x4 que trabajaba para un hostal y nos llevó allí a verle, no estaba mal, pero había dos cosas que no me gustaron, la primera que los que lo atienden no hablan español, solo uno y no muy bien, y lo segundo me pareció un hostal para pijos, cuando me dijeron que encima no tenían internet pues se les había estropeado el ruter y no creían que viniesen a reparárselo los técnicos hasta dentro de un mes, me cogí mis mochilas y salí de ahí.

Con un tuk-tuk me fui hasta el hostal que en principio me aconsejaron el Retiro, este lugar es de un guatemalteco y su personal es bilingüe, por lo que no hay problemas para la comunicación.

Desde luego el lugar es precioso, es una finca grande (hectárea y  media) y bien cuidada, los tres dormitorios que tienen están pegados al rio, y las cabañas privadas desperdigadas por distintos lugares. Tienen un gran comedor, sauna, y varios salones de entretenimiento.

El restaurante te sirve todo lo que desees, desde desayunos a cenas a diario, los precios son un poco más altos que afuera, pero la comida es buena y fresca. Lo malo de aquí es que aunque dicen que hay internet, solo le puedes pillar desde el comedor, y es tan débil la señal que la mayoría del tiempo no se puedes ni abrir las páginas y menos los correos, pero ese fallo no creo que dure mucho ya que están intentando que internet funcione correctamente aumentando la potencia.

Los dos días primeros días incluso había música en vivo que un dúo nos amenizo mientras cenábamos.

Este pueblo Lanquin que en el idioma quekchí significa pueblo rodeado de paja. Es un municipio del departamento de Alta Verapaz, se encuentra a 380 m.s.n.m.

Todo el departamento tiene unos 25.000 habitantes; Por sus bellezas naturales se encuentra entre los lugares más turísticos del país, se declaró parque nacional en el 1.970 y monumento nacional en el 1.997.

Aquí se viene para visitar dos cosas, las cascadas de Semuc Champey y otra finca que es las cuevas del agua, la entrada a Semuc cuesta 50 quetzales para los turistas, y otros 60 para poder entrar a  la cueva, estas dos cosas están a unos 12 km de aquí, pero también hay otras cosas que la gente no conoce y que yo intentare visitar, más adelante las detallaré.

También hay otras cuevas que se llaman de Lanquin, esta está a solo un km de aquí y la entrada es de 30 quetzales, unos dicen que no valen mucho y a otros les ha gustado bastante, sobre todo si haces una excursión por la tarde noche, ya que a las 6 de la tarde salen cientos y cientos de murciélagos a buscar su comida.

Aquí todos te ofrecen el llevarte a hacer las dos excursiones, aunque los precios varían dependiendo de dónde la contrates.

Aquí os pongo las otras opciones, desde los hostales cobran 165 quetzales y eso incluye el transporte de ida y vuelta, las entradas a los dos lugares, y el guía.

Una agencia en el pueblo me lo ofreció por 150, pero más barato que eso no lo encontraras, También puedes hacerlo por tu cuenta pero creo que no os interesa, el transporte hasta allí te suelen pedir 20 por viaje, pero si es domingo o jueves al ser mercado hay muchos transportes que por 10 te llevan, después pagas tú las entradas a los dos lugares.

Yo como la diferencia no es muy grande la contratare desde el hostal ya que los guías lo hacen a diario y conocen bien todo.

Este lugar  es una de las maravillas de Guatemala, todos con los que he hablado han venido encantados, yo de momento llevo aquí 3 días y no le he ido a visitar, no tengo prisa ya que me quedare por aquí unos días más.

El pueblo de Lanquin no es muy grande ni tampoco hay mucho que visitar, tiene unos 2.000 habitantes, ayer estuve todo el día paseando y hablando con la gente local, me encanta que aquí todavía sean muy tradicionales y todas las mujeres usan sus vestimentas típicos, es raro ver a una que vaya vestida a lo moderno.

La gente muy simpática y con ganas de hablar, aunque las mujeres por lo general muy tímidas y muchas de ellas que vienen de las aldeas no hablan mucho el castellano.

Hoy ha amanecido lloviendo por lo que he cancelado la excursión, esperare a que sea un día soleado ya que casi todo el recorrido por las cuevas se hace o metido en el agua o teniendo que nadar.

No es posible el llevar cámara de fotos allí en la cueva a no ser que sea de esas acuáticas.

Como por la tarde el día se ha puesto bueno, lo que si me he apuntado es a hacer Tubing, esto consiste en bajar rio abajo montados en cámaras de goma.

A las 2 de la tarde hemos salido 8 personas más dos guías y en camión nos han llevado rio arriba, nada más llegar nos han dicho si queríamos hacer un salto al agua, como todos hemos dicho que sí hemos cruzado el rio nadando, hemos subido por un lugar que el acceso estaba muy resbaloso, después hemos subido a un árbol que también no estaba fácil y desde una altura de unos 5 metros todos nos hemos tirado al agua.

Después nos hemos montado en las cámaras y nos hemos dejado deslizar rio abajo, ha sido una pena el no haber podido tener una cámara, ya que el viaje entre la selva ha sido muy guapo.

En algunos momentos el agua bajaba con rapidez y era difícil mantenerse fuera de las ramas de los árboles o de las rocas que sobresalían, creo que todos nos hemos raspado los traseros contra ellas y un par de veces el golpe ha sido un poco más que una raspada.

La bajada ha sido de una hora y media más o menos y desde luego que muy bonita, la pena que para cuando ya íbamos por la mitad del camino, el sol se ha metido y creo que todos ya sentíamos el frio del agua. El precio que nos han cobrado ha sido de 45 quetzales y con una cerveza gratuita, desde luego un entretenimiento muy económico y una buena experiencia para todos.

Estos días que he estado aquí en el hostal, me he metido a la cocina con sus 3 cocineros y les he estado ensañando a cocinar varios platos españoles, tienen bastante interés en aprender, hoy el encargado me ha propuesto quedarme unos días más y poder enseñarles a preparar un menú a lo español, creo que eso ya es demasiado para mis conocimientos de cocina ya que sirven bastantes comidas, por las noches hacen un menú para todos y se apuntan unas 70 personas.

Hoy por fin me he animado a preparar la cena, creemos que será para unos 20-25, con eso si me atrevo aunque ya veremos, preparare una sopa crema de verduras, tortillas de patata española, y ensaladas para acompañar.

Bueno, todos han cenado y creo que bien, pero yo he terminado estresadisimo, jamás me había metido en un embolado de este tipo, cada vez se iban apuntando más a la cena y han terminado siendo más de 50, más el personal del bar y la cocina que también tienen que cenar después.

En uno de los momentos cuando estaba haciendo las totillas y la presión estaba a tope ya que habían terminado con la sopa y yo estaba con dos sartenes haciéndolas de dos en dos, una de las tortillas al darla la vuelta se fue directamente al suelo, para más coña tanto el encargado como el hijo del jefe acababan de entrar a la cocina, ufffffffffffff quería que la tierra me tragara, ya no sabíamos si alguno se quedaría sin cenar, pues el material lo estábamos estirando al máximo.

No voy a contar todos los detalles pero una cosa es segura, jamás me meteré en un lio de esta clase otra vez, el cocinero a su cocina y el viajero a seguir viajando que eso se me da mucho mejor.

Yo de los nervios ni probé la cena, y eso que tampoco había comido nada, eso por listillo y meterme en camisas de 100 varas!!!

Hoy junto con otros tres nos hemos apuntado para hacer una excursión de rafting. Antes de llegar aquí ya me habían dicho que aquí era uno de los mejores lugares para hacer rafting de todo Guatemala, pero también me dijeron que esas excursiones se habían cancelado todas pues unos turistas se habían matado hace un par de años.

Resulta que la información no era buena, pues nunca se han anulado y además la gente que ha muerto en este rio no fue por hacer rafting sino kayak y además esas personas se habían ido por libres y sin ningún guía local que son los que conocen realmente el rio.

Bueno a las 9 am el propietario del hostal nos ha llevado hasta la comunidad Saquija que está a unos 10 km de aquí, esta  gente es la única que se dedica a hacer este tipo de deporte y tiene los guías locales con la experiencia y el material apropiado.

Cuando llegamos allí nos atendieron muy amablemente, aunque eso ya es común en esta gente que son una verdadera delicia en tratar con ellos.

Nos preguntaron si teníamos prisa ya que había habido un pequeño fallo, y es que no les habían avisado de que llegaríamos un grupo de 4 personas, normalmente ya tienen todo preparado pero en este caso tenían que llamar a dos de los guías que viniesen y prepararan todo lo antes posible.

Cuando ya estaba todo listo empezaron las preguntas, dos de nosotros no teníamos nada de experiencia y los otros dos tenían algo.

El recorrido seria de 12 km y saldríamos desde allí mismos, hay otra sección de rio más arriba donde se juntan el Lanquin y el Cahabon pero no lo haríamos desde allí ya que es una zona demasiado peligrosa.

En este recorrido habría unos 10 rápidos, desde categoría 2 hasta categoría 5.5, eso ya sonaba bastante bravo pues sé que una categoría 6 es ya solo para gente profesional y que sepan muy bien lo que tienen entre manos.

Como ahora el rio está bastante más crecido que hace una semana, el viaje seria de unas dos horas y si paramos un par de veces a sacar fotos pues unas 2.5 horas.

Después de reunirnos todos a la orilla del rio, nos juntaron y empezaron a enseñarnos todos los comandos y cómo actuar cada vez que nos lo dieran, cuando nos preguntaban si todos lo habíamos entendido, yo decía que sí, claro era en castellano todo, pero los otros tres se enteraban solo de la mitad, al final les dije que lo dieran todo en inglés y sería mejor, el jefe de los guías sí que sabía bien dar los comandos en inglés, pero solo eso los comandos, cuando había que explicarles del por qué había que hacer exactamente lo que ellos decían y hacerlo rápidamente, su ingles ya no daba para eso, bueno al final con un poco de ganas de todos más una pequeña practica seguro que todo saldría bien.

Tiramos la balsa al agua, hubo un minuto de silencio  para que cada uno hiciera sus rezos, se levantaron los remos todos al aire y empezaba el rock and roll.

A sus órdenes todos empezamos a remar en dirección contraria a la corriente para poder pillar el primer rápido que estaba ya cerquita, antes de entrar en él, practicamos las ordenes que nos decía para asegurarnos que todos las habíamos entendido y allí que fuimos a encarar la corriente.

El primero fue como una sacudida a la balsa pero nada de adrenalina, después llegamos al segundo y al tercero y al cuarto, y aunque sí que había que remar fuerte para tomarla en la dirección que ellos querían, pero tampoco nada que me exaltara, me preguntaban que si me estaba gustando y dije que sí, pero claro que esos rápidos eran como para niños, que esperaba que los hubiese serios de verdad. Después de tantas instrucciones y hasta un rezo yo pensaba que mi vida estaría en un hilo, y de momento estaba tan seguro como en la habitación del hotel.
 
Entre un rápido y el siguiente la balsa se desplazaba a la velocidad del rio que era relativamente tranquila, tanto es así que la chica dijo que se tiraba al agua y se dejaría arrastrar por la corriente, mientras nosotros íbamos hablando y bromeando.

Sobre la mitad del camino nos arrimamos a la orilla del rio y desembarcamos, mientras nosotros nos fumamos un par de cigarros y sacamos unas fotos, ellos se fueron un poco más adelante a lo que se llama leer el siguiente rápido.

Estos dos rápidos que venían adelante eran los más peligrosos de todos, el primero le llaman  toro triste de categoría 4 y seguidamente el otro que le llaman la llorona categoría 5.5.

Nos dijeron que dependiendo de por dónde nos arrastrara las corrientes tendríamos que tirarnos a un lado de la balsa o al otro para que no nos volcara, y que en el medio había una gran roca que si no la esquivamos bien nos catapultaría hacia la segunda roca y nos volcaría.

Ya con la adrenalina a tope allí que salimos, se veía bastante brava la corriente y todos íbamos haciendo lo que nos iba indicando, todos a remar, más fuerte, derecha para atrás, tomen posiciones, izquierda más fuerte, frente al costado y allí que se tira al lado contrario el de la parte delantera, todos abajo, y la balsa daba zumbidos de un lado a otro y la punta que se levanta entrándonos el agua y empapándonos.

Fueron solo unos 10 segundos y eso ya me estaba gustando, pero la verdad ahora quería más de esa emoción y ya no había más, el resto del viaje ya volvían a ser corrientes de las pequeñas.
Uno de los guías y otros dos se tiraron al agua y casi todo el resto del viaje lo hicieron arrastrados por la corriente.

El paisaje desde luego que era guapo haciendo ese recorrido entre todo lleno de árboles y las grandes montañas al rededor,  además había bastante vida silvestre con muchos pájaros revoloteando o moviéndose en bandadas de un lado a otro.

El recorrido estaba llegando a su fin que era justo en el siguiente puente de hormigón, como quedaba los dos últimos rápidos, todos se subieron a la balsa y sin gran emoción los pasamos, nos arrimamos a la orilla, sacamos la balsa y ya solo quedaba esperar a la camioneta que nos viviese a buscar para llevarnos de regreso a la comunidad.

Mientras desinflaban la balsa y se recogía todo, los sand flies, o como se los conocen aquí los jen- jens nos acribillaron a picotazos, yo enganche algunas de las chaquetas salva vidas y salí huyendo de allí pues me estaban devorando. A los 10 minutos llegaron con la camioneta, montamos todo y salimos de regreso.

Cuando llegamos a la comunidad ya nos tenían preparada una mesa para servirnos el almuerzo solo a nosotros 4, una comida típica de la zona y que está incluida en el precio de la excursión, de bebida una jarra de chocolate preparada con el cacao que ellos producen allí mismo y todo natural.

Les pedí que juntásemos las mesas para que todos ellos se sentaran a nuestro lado y así poder comer todos juntos y conversar, cosa que lo agradecieron mucho ya que nunca se sientan con los turistas, pues alguno eso no les gusta y prefieren tenerles separados, me precio una falta de educación y poca humanidad si eso fuese verdad, esta gente es tan amable que es un honor tenerles al lado y poder compartir lo que nos diesen junto a ellos.

Ya comiendo nos contaron como empezó este proyecto hace 7 años, una ONG vino a hacer unos estudios entre 10 de las comunidades que viven a las orillas de este rio, y después de pasar por todas las pruebas ellos quedaron los primeros.

Se les impartió cursos para los guías y cuando todo ya estaba listo, les reglaron 3 balsas y sus equipos para que tuvieran un comienzo, desde entonces ya ellos han comprado otras dos más con todo sus equipos de seguridad y así estas familias que se han querido implicar desde el comienzo tienen otras formas de vivir que no sea solo la del cultivo.

Aunque esta no es la temporada alta ya que el rio no está muy crecido como en los meses de abril a julio, aun así y todo hay meses que sobre pasan los 120 turistas que vienen a hacer este tipo de aventura, y en temporada alta lo hacen hasta dos veces al día con balsas y personal para atender a grupos de hasta 50 personas.

Desde luego que me ha gustado la experiencia, aunque creo que en los meses que este el rio crecido tiene que ser una verdadera pasada.

Yo sí que aconsejaría a cualquier turista que venga por esta zona, a divertirse un poco en esto del rafting.

Si alguien quiere contactarles directamente esta es su página.

www.guaterafting.com  Email info@guaterafting.com  teléfonos (502) 5069-3518  Héctor Pan  (502) 5063-6001 Nicolás Putul   allí también se pueden quedar de acampada o cabaña.

También  pueden organizarte todo desde el hotel El Retiro.

Bueno y ahora llego el plato fuerte que ha sido la excursión a Semuc Champey y la razón principal por la que he venido hasta aquí.

Semuc Champey significa (donde el rio se esconde en la montaña), es un enclave natural de unos 17 km cuadrados en medio de un espeso bosque tropical, también  se halla un puente natural de piedra caliza de unos 300 metros de largo por el cual fluye el río Cahabón y en sus alrededores se encuentran muchas pozas de 1 a 3 m de profundidad, según me han dicho, el color verde turquesa cambia a lo largo del año variando con el clima, el sol y otros factores naturales. Al final se puede ver al río Cahabón como se interna en una caverna de piedra caliza, área muy peligrosa para acercarse a esa parte del río por la fuerza del agua con la que pasa por allí, sólo se permite observar a distancia este fenómeno natural.

Semuc Champey fue declarado en 1.999 Monumento Natural por el entonces presidente de la República de Guatemala.

Debido al bosque subtropical que rodea al lugar, cuenta con una gran riqueza ecológica, entre la que se han identificado más de 100 especies de aves, 25 de reptiles, 34 de mamíferos,  y anfibios, además de 120 especies distintas de árboles.

Tiene un mirador que desde allí arriba puedes observar los 350 m de largo de las pozas naturales que conforman "Semuc Champey", con cataratas de hasta 40 pies de alto y todas las pozas alimentadas por riachuelos del lugar.

La excursión comprende transporte, dos guías, entrada a las cuevas y el pago de los 60 quetzales incluido, hacer Tubing por el rio Cahabón, saltar desde los columpios, saltar desde el puente, entrada a Champey y los 50 quetzales de entrada pagados, subida al mirador, y bajada por el otro lado hasta las pozas, allí una pequeña excursión por todas ellas. Precio total 165 quetzales.

Se puede hacer un poco más económico por tu cuenta pero no merece la pena ya que sin los guías te pierdes la mitad de las cosas, además si lo haces por tu cuenta no puedes hacer lo de la cueva a no ser que lleves tu propio guía.

A las 9 am era la salida pero siempre hay algún grupo que no tienen prisa y retrasan a los demás,  en este caso fueron un grupo de chicas Israelitas, el camino hasta allí está bastante mal  y con cuestas muy empinadas, son 12 km.

Lo primero fue ir a la cueva, a todos los que no habíamos ido con playeras nos tuvieron que atar las chanclas para no perderlas, allí dejamos en un cajón con candado todas las pertenencias y solo con el traje de baño subimos hasta la entada.

Lo primero que te llama la atención son las formaciones de las paredes y techos, y desde que  entras ya hay que sumergirse en el agua hasta la cintura.

Estas cuevas nos dijeron miden más de 12 km con muchas ramificaciones, pero el recorrido que se hace con los turistas es de unos 700 metros.

Todo está oscuro por lo que el guía nos da a todos una vela que hay que intentar que no se te apague aunque es muy difícil, bueno poco a poco te vas introduciendo y en muchos de los lugares ya no haces pie, por lo que hay que nadar unos metros hasta llegar a donde puedas hacer  pie, en  una de las pozas hay que nadar unos 30 metros.

Llegamos a una sala pequeña donde ahí mismo cae una cascada de agua, tienes dos opciones, o la subes por una pequeña escalera de hierro que está atada a la pared, o la escalas agarrado a un cuerda y aguantando toda la caída del agua en tu cabeza.

Cuando ya estas allí arriba sigues por otro túnel hasta llegar a otra laguna que es el recorrido más largo de nadar y entras a una recamara con un pequeño y profundo lago, allí solo o quedarte a verlo, o escalar entre una rocas de la pared y desde una altura de unos 6 metros tirarte al lago eso es opcional para todos. Solo unos pocos nos tiramos ya que solo el subir hasta allí se veía complicado.

El camino de regreso lo haces por otro lado pero no voy a explicar que tienes que hacer por allí, ya que si alguien lo va a hacer sabiendo todo pierde la emoción, solo diré que es interesante, es una aventura, y en un momento te puede hasta acojonar.

Desde luego nunca había hecho anteriormente una excursión por ninguna cueva de este estilo, si diré que es agotador y hay que estar bien en forma, pero merece la pena y a mí me ha encantado.

Cuando salimos de allí nos llevaron andando rio arriba hasta llegar al primer rápido, allí tiramos los tubos al agua y nos dejamos deslizar rio abajo hasta casi el puente, otras excursiones que por allí había  con otros guías seguían rio abajo no sé hasta dónde.

Nosotros paramos en un tremendo columpio donde te sientas, te explican cómo hacerlo y (si tienes agallas) saltas, sales con tanto impulso y pasando antes entre dos barras de tubos que llegas a mitad del rio.

 Yo no me desprendí en el momento adecuado del columpio ni en la posición correcta y me pegue un tremendo panzazo desde esa altura contra el agua.  A lo que más miedo todos teníamos era a estrellarte contra las barras  que eran el soporte del columpio.

De ahí ya pasamos al salto del puente, desde luego que yo no tenía ninguna intención de tirarme desde allí arriba, solo me dedique a sacar unas fotos de los dos que si se atrevieron a saltar, creo que la adrenalina les salía por la boca, después uno de ellos me dijo que había pasado tanto miedo que casi se descompone. Los guías se suelen tirar no desde el puente, sino desde arriba de la estructura y de cabeza.

Después ya andando subimos hasta la entrada al parque Champey que está a unos 10 minutos, allí hay varios puestos que te venden comida, entre 25 y 40 quetzales dependiendo de qué plato pidas, un poco más abajo hay otra mujer que los da un poco más baratos, os lo comento por si alguien quiere comer allí en el parque, también puedes traerte tu comida o encargarla en el mismo hotel.

Yo como veía que se estaba haciendo tarde y perdería las mejores horas del sol , me fui por mi cuenta buscando la subida al mirador, además ya me canse del grupo de chicas Israelitas que se atrasaban por todo y querían hacer lo que a ellas las daba la gana.

Cuando llegue al cartel que marcaba subida al mirador, allí mismo a la mitad de los arboles había una manada de monos aulladores comiendo, les intente sacar unas fotos aunque era difícil hacerlo por la altura en la que estaban.

 Antes de iniciar la subida leí en el cartel, subida 1.15 horas y clasificación difícil, uffffffffff ya empezamos!!!

Al principio subía a un buen paso, pero tanto mi corazón como los músculos de mis piernas me hicieron aflojar y cada varios minutos sentarme a tomar el aire, a la primer mujer que vi la pregunte si quedaba mucho para llegar al mirador, ella me dijo que no había podido subir más ya que se había mareado, y solo estaba esperando a su compañero que bajase de allí arriba.

Preguntaba a los pocos que venían bajando de allí que cuanto quedaba para llegar al mirador y siempre decían lo mismo, unas vueltas más, joder!!!, y cuanto eran unas vueltas más?  A mí ya se me salía el corazón por la boca.

 Yo no creo que esa subida sea de una hora y 15 minutos, pero si os advertiré que dejas el alma en ella, creo que ha sido de las más duras y difíciles que he hecho en este viaje, me salía el sudor por todos los poros de la piel.

Desde allí arriba la vista es espectacular, no solo de las montañas que lo rodean y el mismo rio, sino de las pozas y sus preciosos colores verde turquesa, desde allí arriba apenas se aprecia la gente que allí abajo hay en las diferentes pozas.

Cuando llegaron los guías y el grupo, nos sacamos unas fotos y empezamos el descenso pero por otro camino, yo me quede atrasado pues me equivoque y me volvía por otro hasta que lo retome, estando bajando note un fuerte dolor en la rodilla, parece que todo el esfuerzo que estaba haciendo desde esta mañana y con los pisos tan deslizantes me estaban pasando factura;  Tuve que hacer toda la bajada con mucho cuidado y posar el pie lo mínimo posible, ya que si se me hinchaba sabía que lo pasaría muy mal por las próximas semanas como otras veces antes de este viaje me ha sucedido.

A la mitad del camino de bajada me encontré con el guía y una de las chicas Israelitas, ella se había caído y apenas podía andar, la tuvo que ayudar todo el camino hasta abajo, la debió de doler ya que no paro de llorar ni cuando llego abajo.

La hora y media que nos quedaba la pasamos allí en esas pozas tan preciosas y con el agua tan cristalina,  una verdadera maravilla. A un grupo de 6 de nosotros el otro guía nos llevó de una poza a otra y nos enseñó algo muy chulo, y es entrar por debajo de una de las pequeñas cascadas que hay de laguna en laguna y pasar por un pasadizo interno pero que solo tienes sitio para mantener los ojos y la boca fuera del agua, así recorres unos 15 metros, es muy guapo pero claustrofóbico.

También nos tiramos en tobogán de unas pozas a otras, pero el culo se resintió bastante, ya que bajas golpeándotelo todo el camino.

Bueno todo impresionante y me estaba  encantando, aunque los tendones de mis piernas ya no daban para mucho más, incluso me costó mucho el poder nadar para volver a donde habíamos dejado las mochilas ya que me estaban dando calambres.

Lo que más pena me dio es que no tenía cámara de resistencia al agua, solo uno del grupo tenía una y apenas sacaba fotos de ese precioso lugar, espero me deje alguna de las que saco para poder ponéroslas.

Me gustaría mañana volver pero solo a pasar el día aquí en las pozas, pero con el dolor de rodilla y músculos que tengo ahora mismo, creo que lo único que hare será cenar en cuanto llegue al hotel y tirarme en la cama. Vaya un día más agotador!!!

Después de un par de días de descanso tanto mis músculos de las piernas como mi rodilla se han recuperado, no quiero marcharme de aquí sin poder ver lo último que me queda y es la cueva de Lanquin.

Hoy a las 5 de la tarde con uno de los guías de aquí del hotel nos hemos ido a visitar la  en cueva, la razón de venir a esta hora es para poder visitarla un poco por encima  sin penetrar todo el camino y en cuanto empiece a anochecer salir hasta la entrada y allí esperar la salida de miles de murciélagos que salen a comer sus frutas.

La entrada a esta cueva es de 30 quetzales para los extranjeros y aproximadamente unos 10 para venir en un tuk-tuk ya que está a solo 1 km del pueblo.

La cueva es grande y hemos visto bastantes salas con formaciones a las que les tienen puesto nombres, allí adentro hace mucho calor y humedad, hemos sudado como cerdos, hay que llevar linternas y playeras ya que el suelo es bastante resbaladizo.

Al oscurecer ya estábamos en la entrada sentados y al poco tiempo empezaron a salir de poco a poco, pero en cuanto apagábamos las linternas podíamos sentirles que salían en manadas, de vez en cuando encendíamos las luces y se les veía a muchos juntos que en cuanto salían se perdían entre los arboles del rio.

Ha sido una experiencia nueva pero tampoco una cosa que te haga exclamar pues estos murciélagos son pequeñitos y van a tanta velocidad que casi ni te enteras.

Bueno, creo que ya mañana es hora de moverse al siguiente destino, me da pereza ya que los 11 días que he estado en este hotel me he encontrado muy a gusto.

 Tenía pensado irme hasta Cobán directamente, pero como me han hablado de otro lugar muy guapo saldré en esa dirección, una pareja joven de argentinos han decidido acompañarme, ya veremos cómo nos va pues aunque no hay mucha distancia en kilómetros, pero por él estado de de las carreteras tardaremos todo el día y a la aventura ya que no sabemos ni siquiera si podremos dormir allí.



Publicado
Modificado
Leído 1289 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5 7 ... 14
 
 


Capítulos de este diario