Viaje por los 13 países de Sudamérica. empezamos en Ecuador

Escribe: Trotador55
Después de 38 años viajando por casi todo el mundo, por fin junto con mi sobrino empezaremos a último de noviembre a visitar el gran Continente de Sudamérica. Esta es la primera vez que escribo algo sobre cualquiera de mis viajes, por lo que os pido disculpas por adelantado si no lo hago muy bien o cometo algún error. Intentaremos daros toda la información.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 61 Capítulo 63 65 ... 86

Lago Agrio y cercanias

Lago Agrio, Ecuador — martes, 16 de febrero de 2010

Bueno, llevo creo casi dos semanas sin publicar nada y ahora tendré que hacer un pequeño resumen de todos los días anteriores.
 
Hemos tenido problemas al torcerse algunos de los planes que teníamos pensado, además el ordenador sin saber el porque, nos ha comido una carpeta con miles de fotos, he información de todo tipo, por lo que he tenido que estar tres días intentando recuperar todo lo posible, ha sido desesperante.

Lo primero diré que seguimos en la parte de la amazonía, aunque si no hubiesen cambiado los planes ya tendríamos que estar al otro lado del país en el Oeste por la costa.

Todos los planes cambiaron el día que íbamos a salir de la ciudad de Coca, esa misma noche conocimos a Marisa, la mama del propietario de un Cyber que solíamos ir.

Ella nos hablo de la tribu de los Waoranis, de la amistad que tenia con ellos, y de lo fácil que seria visitarles en una de sus comunidades.

Yo como había visto unas fotos hechas por un italiano que había estado allí con ellos que eran preciosas, y además era una tribu que su cultura me interesaba, decidimos el quedarnos allí los días que fuesen necesarios para conseguir ir allí.

Después de contactar a un guía nativo (un tal Mario ya que otro guía que conocía Marisa no estaba disponible) y ajustar el precio con el, acordamos que seria una excursión de tres días.

No voy a entrar a contar todos los detalles pues habría material para escribir un pequeño libro de esta experiencia, solo empezare diciendo que fue todo un fracaso, nada de lo que esperábamos salio, tanto es así que al día siguiente ya estábamos de vuelta y con un buen cabreo. Ese tal Mario que se hacia pasar por un guía, no era mas que un pobre indígena Waoranis que se creía que los turistas somos todos idiotas y con un caramelo se nos engaña.

La broma nos costo 200 dólares mas o menos, y a el posiblemente el volver a plantar Yuca y dejar el negocio tan fructífero de creerse el rey del mambo llevando a turistas a la selva.

Ni vimos a los de su comunidad ya que estaban todos de vacaciones en casas de sus familiares, solo había en su comunidad media docena de personas contándole a el y los niños.

Se suponía que en la excursión entraba, un lugar donde dormir, comida, bebida, bailes con sus vestidos tradicionales,  avistamientos de caimanes por la noche en canoas, pesca de pirañas, opciones de visitar una cascada en el interior de la selva, vista de muchos animales, etc. etc. etc.

Resultado final: si no decidimos salir de allí al día siguiente, tendríamos que haber comido hojas de árboles, dormido con alguno de ellos en su hamaca (no sé si encima o debajo) hacer de cebo nosotros mismos para ver a los caimanes, y quedarnos nosotros mismos en pelotas para hacernos la foto de los bailes tradicionales Waoranis.

El tal Mario nos la había metido doblada,  A los futuros aventureros que quieran conocer la cultura de los Waoranis que es muy interesante, les aconsejaría que antes de internarse con el primero que se haga llamar guía indígena, se asegure de que lo que te venden es lo que te van a dar.

Por supuesto hay gente profesional en todas las tribus, pero también listillos, o yo diría mejor, (incultos en el tema del turismo) y que tienen una idea equivocada de cómo atraer dinero de los turistas.

Después de haber perdido tres días, planeamos subir hasta Lago Agrio, y después hasta la misma frontera con Colombia a una ciudad que se llama Tulcan, pues aunque en los mapas no marca que hay carreteras, resulta que si hay una aunque dicen que no muy buena.

Allí en Coca hemos visto una foto del cementerio de Tulcan que es muy interesante y queremos visitarle; De la ciudad en particular no nos han hablado muy bien, pero haciéndolo de esta forma ya podemos pensar que hemos visto la mayoría de la amazonía de Ecuador, para luego pasar al norte de la sierra, y seguidamente a la parte de las costas.

En lago Agrio hemos estado dos días y medio, y aunque es una ciudad con unos 30.000 habitantes, en la misma ciudad no hay mucho que visitar, solo un parque en el centro que esta bien cuidado y donde están construyendo una pequeña catedral (iglesia) pero que según nos han dicho esta igual que en los últimos 6 años, pues solo han avanzado a hacer una pared.

También hay un par de parques con una laguna donde puedes ir en barca, nosotros solo visitamos la más cercana.

Ya bastante mas lejos está el Parque Nacional Cuyabeno, pero no hemos querido ir ya que además de necesitar guías para ir a las lagunas, todo es muy parecido al Parque que ya hemos visitado, el de Yasuní

Yo compararía a la ciudad de Lago agrio como un gran polígono industrial, donde esta lleno de pequeños negocios y apenas nada para ver, disfrutar, o descansar.

Hay una cosa que no entiendo, como es posible que con la cantidad de miles de millones que se esta sacando de aquí con tanto pozo petrolífero, no revierta en la sociedad algo de esa riqueza.

Mejor dejarlo y no entrar en la política, va a tener que ser la misma gente que poco a poco vaya exigiendo mejorías de todo tipo.

Por esta zona sigue haciendo mucho calor y una humedad muy alta, de los arenillas ya ni hablar, aquí creo que son de otra raza y les llaman  Coloradillas. Estos son mas sensuales, además de picar como demonios, también están especializados en picar en las partes blandas, hasta ahora nos habían picado en todo el cuerpo pero respetaban las partes nobles, pero estos tienen mala leche y no entienden que esas partes no se picotean.

A punto de salir hacia Tulcan, cambiamos la ruta para intentar ver una cascada que la llaman la Chocolatera, y otra que es famosa que se llama la cascada de San Rafael, y que creíamos que la habíamos dejado atrás hacia ya muchos días.

Decidimos quedarnos en un pueblo que se llama Cascales, y desde allí hacer dos días de excursiones a ver las dos cascadas.

El pueblo es pequeñito, solo dos calles pero esta mas limpio que muchos de otros lugares

Aquí solo hay dos o tres lugares donde te puedes quedar a dormir, nosotros estamos en uno que se llama el hostal de san Marcos y está bastante bien, su precio es de 8 dólares por persona aunque se puede negociar el precio como en todos los lados.

El primer día salimos con la poca información que tenemos (solo una foto y un nombre) en busca de la Chocolatera, nos habían dicho que estaba en un pueblo y ahí nos dirigimos, como allí no estaba ni nadie había oído hablar de esa cascada nos fuimos a otro pueblo que se llama Amazonas, pero allí tampoco sabían nada de la tal Chocolatera, hasta que por fin alguien nos dijo que si estaba por allí, solo había que ir unos 4 kilómetros hacia el interior por un camino de tierra y en un cruce lo encontraríamos.

Después de una hora a pleno calor, intentamos que alguien nos acercara hasta allí, pero los que pasaban o no lo conocían, o nos pedían más dinero por acercarnos esos 4 kilómetros que si nos vamos hasta el otro lado del país en autobús.

Al final ajustamos el precio con un joven que conducía un pequeño camión de carga, también el tubo que preguntar como llegar hasta allí un par de veces pues no te puedes fiar de lo que te dicen a la primera, casi siempre es distinta dirección de lo que te dicen la segunda como así fue.

Entramos por un caminito sin marcar hasta que llegamos a una casa de madera abandonada, y como no sabíamos si estábamos en el lugar apropiado, el joven se presto a ir con nosotros mas adelante hasta llegar a un río, allí preguntamos a unas personas si conocían un lugar que se llamaba la cascada de la Chocolatera, no dijeron que si y que había que pasar el puente que estaba delante de nosotros y andar unos 20 minutos por la selva siempre hacia la derecha.

Conseguimos convencer al joven que nos acompañara hasta allí dándole todo tipo de ánimos, al final se animo y acepto. Lo primero había que pasar ese puente de madera que tenia miga, y cuando lo hicimos el joven metió la directa por el camino de la selva y nos llevo a una marcha como si la vida estaba en juego, el corazón nos latía como caballos desbocados y el ni sudaba, seguíamos a toda velocidad para no perderle saltando árboles tumbados o agachándonos para pasar por debajo de otros.

Al final allí llegamos pero lo hicimos en solo 9 minutos, (Dios mío que 9 minutos) yo pensé que había salido de una pelea de combate con Urtain, me salía el sudor hasta por poros que ni conocía.

Después de hacer unas fotos, yo quería pasarme al otro lado del cañón con la disculpa de sacarlas desde otro angulo, pero la realidad es que lo que deseaba era meterme en el río y empaparme, estaba tan deshidratado que la lengua (que para entonces ya estaba pegada al paladar) no había forma de despegarla, ni siquiera lo pensé y bebí unos buenos tragos de agua del río sin importarme que contenían.

El agua era cristalina pero aunque hubiese traído sapos también la habría bebido.

Después de una media hora allí viendo lo bonito del lugar, empezamos la vuelta ya que el  joven tenia prisa, la vuelta ya la hicimos mas relajada, pues aunque el intentaba tirar al mismo paso de la venida, yo me quedaba atrasado andando a un ritmo mas normal en esas circunstancias de tanto calor y humedad.

El se paraba a esperarnos ya que seguro que pensaría (si los pierdo no cobro ni un duro)

Al llegar de vuelta al río y después de comprobar que los señores que allí estaban nos acercarían de vuelta al pueblo, le pagamos el doble de lo que habíamos acordado y le dijimos que nosotros nos quedaríamos allí a bañarnos.

Resulto que la gente que allí había, eran todos gente culta he interesante, nos comentaron que toda esa zona es una propiedad privada y que la cascada de la Chocolatera es un nombre que el propietario se la había puesto solo hacia unos años

 Ahora comprendía como era posible que ni la gente del pueblo hubiera oído ese nombre.

Allí nos quedamos con ellos tomando unas cervezas y con el culo metido en el río.

El lugar es precioso y merece la pena si algún turista viene por Lago agrio que se acerque por esta zona.

La gente con la que nos quedamos a hablar, resulta que eran todos de la casa de la cultura, y también había venido el coro de Quito a cantar para hacer la presentación de un libro

Allí estuvimos con ellos hablando un buen rato hasta que llegaron el resto de la gente, ellos habían subido con el propietario de la finca un poco más arriba de donde nosotros habíamos estado a ver la Chocolatera, pues allí había otra cascada y laguna espectacular que se llama La maravilla.

Allí nos presentaron al Sr. Santiago Echeverria que es el propietario de la finca (El Manto Cristalino) y el nos hablo del proyecto que esta intentando por los últimos 10 años llevar adelante como turismo ecológico.

Como ya estaba oscureciendo, todos volvimos al autobús y de camino al pueblo de Amazonas tuvieron la amabilidad de invitarnos a cenar con ellos y después llevarnos a la fiesta que se iba a hacer en la casa del Sr. Echeverria (el propietario de la finca)

Allí nos juntamos unas 30 personas, y como la mayoría eran músicos o cantantes estuvo la noche animada.

Una de las personas que allí conocimos era el Sr. Fredy Moreno que era el director de la casa de cultura de Lago agrio, el se ofreció a hacer de guía y llevarnos mañana todo el día a enseñarnos los alrededores,  incluyendo ir a visitar la cascada de San Rafael, por supuesto que aceptamos muy agradecidos ya que era otro de los destinos que queríamos visitar.

Como ya era muy tarde y todavía teníamos que volver hasta el pueblo de Cascales, a la una de la madrugada dejamos la fiesta y nos fuimos.

Al día siguiente nos levantamos muy pronto, y a las 10 ya estábamos donde habíamos quedado con Fredy.

Lo primero que fuimos a visitar fue la casa de Fredy, ya que además de ser el presidente de la casa de la cultura, también es ingeniero agrónomo, y tiene varios proyectos en estudio, como la cría de los cobayas, y la siembra de ciertos árboles con especiales características.

Allí se nos unieron su mujer y su cuñado, y los 5 nos fuimos a visitar la cascada de San Rafael que esta a unos 50 kilómetros, por el camino el cuñado que había sido guía turístico de alta montaña, nos estuvo explicando todo sobre el volcán que allí tienen y que esta activo continuamente.

Llegamos a la cascada San Rafael y lo primero que hay es una ventanilla para que todos pasemos a dejar los dólares, los locales $2 y los turistas $10 por persona.

La mujer de Fredy no quiso entrar y se quedo en el coche.

La bajada hasta el primer mirador es de una media hora, y el camino no esta muy arreglado, cosa que me molesto ya que si cobran dinero por poder ver esa cascada, deberían gastar parte de ello en mantenimiento adecuado, en este país como la gente no protesta por nada y es bastante sumisa, todas las cosas están (no se que palabra usar para no molestar a nadie) pero dependiendo de con que se comparen yo diría de vergüenza.

Muchos dirigentes, asociaciones, políticos de todo tipo, deberían de dejar de robar tanto y mirar por su gente.

La cascada está bien, particularmente a mi no me pareció tan espectacular, según dicen tiene 150 metros de caída, pero al ser en dos etapas, a mi me pareció que eran mucho menos de esos 150 metros.

Nosotros tres nos quedamos en el primer mirador, y David se bajo a otro que estaba un poco mas abajo, tardo en subir una hora y ya estábamos preocupados por su tardanza, cuando subió venia empapado del sudor, ya que se había bajado hasta casi el río, según David, el camino había sido peor que para las cabras.

A la salida, fui a la ventanilla y le dije al gerente que no tenían vergüenza de cobrar lo que cobraban y tener los caminos en tal mal estado, el como todos los demás, siempre se disculpan diciendo que los jefes de arriba no quieren gastarse el dinero, o sea todo es para el puchero y sus bolsillos.

Después nos fuimos a comer un caldito de gallina criolla que nos invito Fredy.

Después nos llevo a una finca que ellos tenían de unas 50 hectáreas y que la quieren conservar con toda su naturaleza para poder adecuarla al turismo, después de andar unos 400 metros, nos encontramos con una cascada y una laguna preciosa, Fredy y David no se lo pensaron y se tiraron al agua nada mas llegar, yo saque unas fotos y seguidamente  también al agua.

Además de la cascada y el lago, también tiene allí mismo algo muy curioso, y es unos agujeros en la roca que son de un circulo perfecto y con unos canales tallados por el agua que parecen que están hechos con una maquina, según algún curandero indígena tienen un poder curativo, y no es el primero que ha mejorado mucho su salud después de meterse allí, incluyendo uno de los que conocimos el día anterior que era el director de la coral de Quito el Sr. Jorge Jaramillo, que le llevaron allí entre los amigos pues no podía andar, y ahora el hombre anda.

Hemos bautizado a la cascada (La milagrosa)

Como ya se estaba haciendo tarde, nos fuimos a visitar uno de los puentes que construyo un ingeniero sueco hace unos pocos años, cuando un terremoto hecho abajo los que había y dejo incomunicados a mucha gente.

Llegamos casi cuando estaba oscureciendo, pero nos dio tiempo a cruzarle de un lado al otro, tiene unos 200 metros de largo, y poco mas de un metro de ancho, esta colgado de unos cables y se mueve mucho, pero hace su labor perfectamente, hasta la gente con motos pasa por allí.

Ya de noche nos acerco hasta el pueblo donde estábamos hospedados y nos fuimos a tomar unas cervezas.

Estando allí nos comento de otros indígenas que el conocía muy bien y que eran amigos suyos, eran de los (Cofan)  Otros de las 13 tribus que tienen en Ecuador y que por supuesto nos gustaría conocer.

Como hace una semana más o menos hemos recibido el dinero que nos mandan desde España y todavía no lo hemos gastado por no haber encontrado el lugar o la gente apropiada, pensamos que ellos podrían ser los que mas lo necesitaran ya que están metidos en la selva y sin ayudas de nadie.

Fredy hizo varias llamadas y concretamos que mañana podríamos ir a visitarles entre las 10 y las 11 de la mañana.

Nos despedimos y después de cenar un par de huevos fritos y patatas, nos fuimos a dormir, mañana había que madrugar otra vez.

Al día siguiente a las 10 ya estábamos en el pueblo de Lumbaqui, allí Fredy nos recogió y salimos hacia la comunidad, antes de llegar paro en un pueblecito de 10 casas y una tienda a comprar una caja de cervezas y unos bombones para los niños.

Nos metimos por una carretera de tierra hasta llegar a un lugar donde ya hay que seguir andando.

Cogimos todo y al poco nos encontramos con un río que traía poco agua pero tenia agua, ellos se descalzaron y entre piedras y morrillos llegamos a la otra orilla, allí nos encontramos que era donde pasaba el río de verdad, era el Aguarico. Todo lo demás que habíamos andado era parte del mismo río que cuando no esta bajo como ahora pues allí pasan las aguas bravas como las que había enfrente de nosotros.

Yo pensé que nos habíamos confundido y tendríamos que ir por otra carretera hasta llegar a la comunidad, pero me dijo que no había otra carretera que esa era la única que te acercaba hasta la comunidad.

Le dije que donde estaba el puente para poder pasar, el me dijo que no había puentes, solo una canoa que no estaba allí; Como el teléfono le tenia desconectado el jefe de la comunidad, empezó la comunicación de las señales de humo, a grito pelado Fredy le decía que donde estaba la canoa para poder pasar a la comunidad, y el otro le decía que pasáramos a nado, ( ¡!!! Y una leche yo iba a pasar por ese río a nado ¡!!! )  Como un poco mas abajo estaba un joven con una cámara de coche sobre sus hombros, le preguntamos que donde estaba la canoa, el nos dijo que se la había llevado el hermano del jefe de la tribu, y que no tardaría en volver, como no había otra alternativa, allí nos quedamos en calzoncillos y los tres al agua a refrescarnos.

Nos metimos no mas de un metro en la orilla y el agua te arrastraba hacia abajo, para que las cervezas se mantuvieran un poco frescas, metimos la jaula a la misma orilla y además de ponerla encima un par de buenas piedras, yo la tenia que tenerla agarrada para que no se la llevara la corriente, y el jefe nos decía que pasáramos a nado los 70 metros mas o menos que tenia de anchura.

Cuando vi al chaval que se iba al agua le pregunte que como iba a pasar, el me dijo que con la cámara, que eso lo hacían continuamente, y además ahora estaba el río muy bajo y tranquilo, que lo normal es que llegase hasta donde habíamos dejado el coche y con mucha bravura, con una agilidad increíble, nado en contra de la corriente unos 25 metros, después cuando la corriente le cogió y le empezó a arrastrar apretó un poco mas, y ya estaba en el otro lado justo a la subida de su comunidad.

Allí nos quedamos esperando a la dichosa canoa mas de una hora, como los arenillas nos estaban comiendo a picotazos, nos pusimos las camisas y al agua otra vez, pero a la media hora el cielo se puso negro y empezó a soltar agua a lo bestia, corriendo nos volvimos al coche pero esta vez sin llevar la jaula de cervezas, la dejamos allí  con unas piedras encima.

 Cuando paro el agua, Fredy se acerco y vio que ya estaba la canoa en la otra orilla, nos volvimos todos y a gritos le dijimos que nos vinieran a buscar, yo no me lo podía creer, no tenia motor, era a remos, y ellos se iban con ella corriente abajo y luego volvían como si lo estuviesen haciendo en un lago.

Cuando cruzó vi que tenia unos 4 centímetros de agua adentro, pero eso no tenia importancia, me dijo que esta es de fibra y una maravilla, que la de antes era de madera muy pesada y que como estaba podrida, cuando cruzaban todos tenían que poner las manos en el suelo sujetando la madera y tapando todos los agujeros que podían para que no se les llenase de agua.

Le pedí un remo para ayudarle a pasar, y se sonrío como diciendo (estos turistas no saben nada) estas canoas solo llevan un remo pequeño y es suficiente (claro, con los brazos que tenia como Popeye no me extraña) cruzo el río como si esa canoa tendría un motor de 250 CV.

Ahora había que subir hasta la comunidad con las piedras resbaladizas y el barro, además de la caja de cervezas y las mochilas, menos mal que un voluntario de los que por allí se acerco, se echo la jaula al hombro y nos aligero un poco.

Allí pasamos un par de horas con el jefe y unos cuantos mas, entre cerveza y cerveza nos estuvieron contando que les gustaría recibir turistas y poder enseñarles todas las cosas que por allí tienen, como cascadas, lagos, árboles primarios, sus danzas, o lo que hacen sus artesanos, incluso que si les hubiésemos avisado que nosotros íbamos a ir, nos hubiesen recibido con sus trajes y una danza.

Como les dijimos que eso nos hubiese gustado mucho, dos de ellos se vistieron y pudimos sacarles unas fotos.

Les dimos algunos consejos de cómo podrían preparar poco a poco todo, y así los turistas empezarían a llegar, eso seria un buen comienzo para que su gente en el futuro pudiesen vivir de enseñar sus bellezas y cultura, y a la vez los turistas salieran de allí con una buena experiencia.

Aproveche a sacar unas fotos de una serpiente que acababan de coger, una boa de un año mas o menos, y después de otra que tenían mucho mas grande que tenían desde hacia un tiempo en una jaula.

Cuando nos íbamos a ir, tuvimos que esperar un rato hasta que dejo de caer otra tormenta, mientras tanto la juventud allí estaba debajo del agua jugando un partido de bolea.

Nos despedimos y de vuelta a la canoa, pero esta vez venia otras 5 personas mas, incluyendo una mujer y su bebe de unos meses; Otro Popeye cogió el remo y sin problemas cruzamos.

Como ellos iban hasta el pueblo donde compramos las cervezas, todos se montaron en el coche y les acercamos, lo que no sabia era que solo querían comprar unas cosas incluyendo las botellas de butano y a hombros volver a la comunidad otra vez.

¡!! Joder que gente tan especial ¡!!!

Nosotros nos despedimos de Fredy que nos acerco hasta una parada de autobús, tomamos todos sus datos para mantenernos en contacto, y dándole las gracias por estos dos días tan bonitos nos despedimos.

Como ya era tarde y estábamos cansados, comimos un bocadillo en la habitación y decidimos que mañana saldríamos ya hacia la ultima ciudad del norte, Tulcan, y así poder descansar de los mosquitos, zancudos, arenillas, coloradillas,  hormigas que muerden y hacen heridas, arañas, calor y tanta humedad, en definitiva ya necesitamos un descanso de la amazonía.

 Meteré en albunes una selección de fotos ya que al no haber escrito por días, no las puedo meter a los capítulos.


Publicado
Modificado
Leído 2462 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 61 Capítulo 63 65 ... 86
 
 


Capítulos de este diario