Jamaica: tierra de rastas

Escribe: MochilaMan
Tierra de Rastas Este Diario fue escrito para ayudar a otros viajeros en su ruta a Tierra de Rastas, a Tierra de Jamaica. Este Diario fue escrito para inspirar a otras personas a conocer esta...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Jamaica: tierra de rastas

Kingston, Jamaica — lunes, 14 de mayo de 2007

Tierra de Rastas

Este Diario fue escrito para ayudar a otros viajeros en su ruta a Tierra de Rastas, a Tierra de Jamaica. Este Diario fue escrito para inspirar a otras personas a conocer esta Tierra. Solo me limito a mi experiencia.

Jamaica 2007

Al despertar de un sueño tenia la etiqueta de Jamaica en mi frente, tenia la idea en la cabeza, tenía el Choclo en la Tapara. Conseguí llegar Jamaica luego de un continuo curso de vida que nunca se acaba en la Tierra.

A las 4 de la mañana empezó mi día ese día. Empeso, early in the morning. La luna llena antes del amanecer, se visualizaba bajando al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar. Nos montamos en el Avión a las 7 AM, rumbo a Panamá ya que hacíamos escala. Esperamos 2 horas con birrita en mano y abordamos el siguiente avión rumbo a nuestro destino final, Kingston, Capital de Jamaica.

Al llegar al Aeropuerto de Kingston, nombre completo Internacional Manley Airport, se llevaban a cabo unos tales juegos de Críquet, los cuales el Estado quería ingresarlos a las Olimpiadas, motivo por el cual todos los Turistas sin Visa tenían que aflojar 100$ de los Verdes y Gruesos para poder ingresar al país. Y como éramos dos, mi chica y yo, tuvimos que dejar en escritorio 200 de los de Bush. No no los esperábamos ya que en mi país, Venezuela, me dijeron que no necesitábamos Visa y así nos fuimos. Nos dolió en el bolsillo ya que estábamos con el dinero contado.

Choclo. Un papeleo una vaina y logramos salir a la superficie. Por fin divisábamos Kingston que nos tenia ansiosos. Nos preguntaron si necesitábamos Taxi y obviamente dijimos si. 25$ hasta el Hotel. Al montarnos nos dimos cuenta que allá manejan estilo Ingles, con el volante a la derecha, nos dimos cuenta que la gente era muy amable y que hablaban algo confuso o tal ves, era falta de mi ingles.

Vi en vivo parte de Kingston que solo recordaba por videos y DVD de Reggae ya visualizados. Zona rural y también citadina, no muy bonita pero así es y será Kingston.

Al llegar al Hotel, el Indies Hotel, (Hotel recomendado por un viajero de esta pagina) previo E-Mail de Caracas, ya sabían que íbamos. Pagamos en Tarjeta de Crédito, 70$ de estadía por una noche. El Hotel muy cómodo, con cama matrimonial y una cama extra que no pedimos, agua caliente, aire acondicionado, televisor con cable y cerca del Down Town, estábamos instalados. 100 % recomendable.

Al llegar al Hotel estábamos algo preocupados, ya que estábamos algo, mucho más cortos, de dinero. Descansamos, sacamos algunas cuentas, nos relajamos un poco y organizamos nuestras ideas. Tocaron la puerta y era un muchacho que trabajaba en el Hotel ofreciéndome un Taxi para el día siguiente, conversamos y me di cuenta que era de los panas con el Feeling de buena gente, es un termino dado a los únicos y pocos que con solo hecharles un pestañeo sabes que son una buena persona. Practique mi ingles con mi amigo por 10 min. Me cuadro con un amigo de él Taxista para que nos llevara al día siguiente a la casa del Bobby y luego a Ocho Ríos por una suma de verdes menor.

Los que habíamos investigado nos cobraban 140$ solo hasta Ocho Ríos y sin contar la ida al Museo. El costilla me lo consiguió todo por 120$. Salimos esa noche a dar una vuelta, a conocer la zona y a comer. Eran las 7 PM cuando salimos.

Preguntamos donde quedaba New Kingston, que es la zona comercial de la Capital, ideal para conseguir el alimento. Salimos algo paranoicos ya que en la ciudad se rumoraban choritos y bichitos. Como a 5 cuadras nos conseguimos con un pollito Kentucky y comimos allí. Nos dimos cuenta que aparte del Dólar USA, también transitaba un Dólar Jamaiquino el cual es completamente diferente en su valor. No supimos si el vuelto era correcto ya que pagamos con un billete de 20$ USA y te devolvían 800$ Jamaiquinos. La regla de 3 no la sabíamos en ese momento.

Nos dimos cuenta que las petas se prenden muy a menudo y sin ningún problema. Choclo. Un olor espeso a bosque llenaba nuestras fosas. Concrete Jungle. Comimos y nos fuimos a nuestra guarida.

Al día siguiente fuimos a la esperada casa de Bob, llegamos antes que abrieran para ser los primeros. Con Jamming en los oídos, hicimos el recorrido. Una local princesa era nuestra guía. Nos enseño la habitación de Bob, su estudio, su guitarra favorita, sus shores para jugar fútbol, su camisa cotidiana para los conciertos y los discos que se había ganado y los que había elaborado. Vimos the Shot Room, que es en la parte de atrás de la casa en donde le hicieron el intento de asesinato. Los huecos que dejaron las balas todavía están en la pared. Impresionante. Sientes el momento. También vimos un video al final.

A las 11 AM ya estábamos rumbo a Ocho Ríos, el Taxista, panita. nos explico que en Ocho Ríos hay ríos subterráneos que pasan por debajo de la carretera y que cuando llueve, que es muy a menudo, las carreteras se inundan. Entramos a un bosque tropical con alguna pequeña llovizna y un rió a nuestro costado. Mucho Reggae todo el camino y mucha artesanía. De Kingston a Ocho Ríos son solo 2 horas. Nos dejo en el Hotel Littel Shaw Park, previo E-Mail de Caracas y llamada desde Kingston, ya sabían que íbamos. Al llegar, no había nadie en el Hotel, diciendo Hello !!! Hello !!!, nadie estaba.

Duramos en esa como 30 min., hasta que de repente aparece una Señora obesa en piyamas rosadas, algo adormecida y con tabaco en mano, nos supusimos que era Devorah Mitchel, la dueña del Hotel.

Devorah es una señora Canadiense que se residencio en Jamaica y se caso con un local, es muy extrovertida y muy habladora. Tiene ciertos problemas personales pero es una buena persona. Hablamos con ella, nos invito a su oficina y nos organizamos. Nos ofreció varias cosas que podríamos hacer en nuestra estadía en la localidad pero no estábamos interesados ya que ya estábamos claros de lo que queríamos hacer.

Nos lanzo un pedazo de Ganya y nos dijo Enjoing !!!.

Nos ofreció Vino y Cervezas las cuales iba a mandar a comprar con el jardinero. No teníamos billetes de baja denominación y le dimos uno de 100$ USA para que hiciera la diligencia. Me insistió en que enrolara uno. Haciendo el intento de comunicarnos con la vieja, no llegábamos a nada.

Llego el man con tabaco en mano, con las cervezas y el vino. No sabíamos si el vuelto estaba correcto. Devorah también se prendió el suyo y de repente entra el marido gritando que si esas bebidas alcohólicas eran para ella, que ella no podía beber ese tipo de bebidas, que no fumara mientras atendía a los clientes, que se controlara. Le explicamos que el alcohol era para nosotros y al cabo de 10 min lo entendió.

Una Tensa. El esposo se llama Trevor y es un Jamaiquino local bien relajado, siempre y cuando no este cerca de Devorah. Nos termino de ofrecer un todo incluido, todas las comidas, las 2 noches de estadía, las idas al Mausoleum, Dunas River Falls y el traslado de Ocho Ríos a Montego Bay por 400$. A lo mejor fue un buen precio.

La Posada 100% recomendable, tiene sus secretos. La comida, excelente, comida típica hecha en casa por gente de la localidad y en la loma de la colina a solo 3 cuadras de la playa. La habitación con aire acondicionado, cable y balcón incluido. Esa tarde fuimos a la playa de la Bahía de Ouchi, playa privada y muy tranquila.

Cruceros muy grandes a la vista. Buenas fotos ese día. Regresamos al Hotel con mercadito en mano, siempre hay que tener la reserva. Llegamos, descansamos y merendamos. Vimos un partido de fútbol que se llevaba a cabo al lado de la Posada, desde nuestro balcón se veía perfecto. Fotos. La cena, excelente. Al día siguiente, temprano en la mañana, desayunamos.

Trevor nos llevo al Mausoleum de Bob Marley, que es en donde vivió en su infancia y en donde se encuentra actualmente. La ruta hacia el sitio es muy natural, una carreterita angosta por donde pasan solo un carro a la vez. Trevor nos enseño la Escuela en donde Bob estudio de niño, vimos algunos sembradíos y vimos varias casitas de personas que trabajan por la zona. Por fin llegamos, varios Rasta afuera del aposento. Uno de ellos me ofreció un Big Spliff, el cual me lo dio en la mano y me dijo que lo guardara que después hablábamos. Así lo hice.

Tanto afuera como adentro me sentí algo diferente. Creo que las vibraciones que fluyen en ese ambiente me hicieron sentirme algo extraño. Es difícil de explicar, tal ves ansias, tal ves nostalgia o tal ves emoción de estar tan cerca del Señor que me a explicado y enseñado tantas cosas. Entramos, conocimos unos Rastas que estaban asiendo algo de trabajo de albañilería y subimos a un café en donde esperamos varios minutos para poder ingresar. Lo de adentro, inexplicable. Lo dejare para el recuerdo.

El Rasta del Spliff me agarro a la salida y me pidió 10$ por la yerba. Le regatee tanto que me lo dejo solo por 1$. De regreso, en la Posada, solo quería meditar y asimilar poco a poco todo lo que había visto y sentido. Se hizo la luz. Al día siguiente Trevor nos llevo a Dunas River Falls, son unas cascadas que caen en el mar. Un paraíso. Choclo. Muy turístico pero excelente lugar. Se ven pocos como estos. Fotos buenas. Subimos por la cascada a pie y cada paso que das ves cosas diferentes. El agua 100% natural. Al salir te sientes rejuvenecido.

Mas tarde, Trevor nos llevo directo a Montego Bay, nuestra siguiente parada. A solo 1 hora y medio de Ocho Ríos. Nos dejo en el Hotel Toby´s. También teníamos reservación por Internet. Por E-Mail se hace todo. El Hotel, excelente, con piscina, restaurancito para el desayuno y todo. Muy recomendable también.

Salimos rápido del Hotel y fuimos a conocer la zona. Muchas tiendas para comprar recuerdos y muchos turistas. Muchos Hoteles y cafés para pegarse unas cervezas también. Atardeceres, increíbles. Conociendo la zona, llegamos hasta el centro de la ciudad. En el camino nos conseguimos con una reunión de Rastas, con tarima, anunciando el concierto en la noche.

Era una reunión del Hight Grade de Etiopia, 100% relax, rastas de todo el mundo, artesanía, petas, fotos, ningún problema, Pura Vibra. Estuvimos un rato en esa y salimos a seguir nuestro recorrido. Nos colocamos en un café por la Zona y nos refrecamos con unas cervezas que son excelentemente buenas, se llaman Red Stripe, un vacilon. Con 5 birras en la cabeza, coronamos ese día, había una comida gratis para lo clientes y nos salio monchis vaciladorcillo. Seguimos nuestro camino, otro café a disposición, otras cervezas y llegamos a nuestra habitación dando tumbos.

Al día siguiente nos alistamos bien temprano y caminamos rumbo a la Playa Doctor Cave, a tan solo 2 cuadras del Hotel. Playa privada, muy bonita. Mucho sol y colchones para saltar dentro del mar. Muy buena. Al salir fuimos por alimento. Buscando los tan famosos Jerk Chiken, un oriundo de la zona me ofreció sus servicios para llevarme y mostrarme lo que necesite. Le dijimos que queríamos comer los famosos y nos llevo a los mejores de la zona. Le brinde una cerveza y comimos charlando los 3. Muy buenos, excelente precio. Advertencia: Abstenerse vegetarianos.

Después de la comida fuimos de Shoping.

Recuerdos y detalles.

Todos los dueños de tiendas son Árabes. Regatear se recomienda. Buena zona para ese tipo de acción. Repito, atardeceres impresionantemente hermosos. Únicos.

Al día siguiente, con intenciones de tomar un autobús para Negril, nos ofrecieron un taxi por 60$. Nos dejaron en la puerta del hotel. El Hotel White Sands. Muy cómodo y recomendable. 70$ la noche.

La parte de la recepción queda de un lado de la calle y del otro lado, los cuartos y la playa. Estábamos a 2 pasos de la misma.

Nos toco una habitación con un mini balcón, bastante acogedor en donde me sentaba a escribir en mi diario a las 5 de la tarde, después de la playa y con la brisa semi caliente trayendo el olor típico de Jamaica. Negril es una zona bastante peculiar. Posee una playa de 11 Km la cual esta rota por una pared de arrecifes de 10 Km ideal para el Snorkel. Cuenta con muchos cafés y restaurantes por toda la playa. Gente asiendo de la suyas. Hay descuentos en el alcohol según el día.

Deportes y tranquilidad para el que lo desee y diversión para el que quiera. Uno de esos días caminando por la playa, comimos en Kuyawa, un restaurante en la orilla de la playa. Bastante bueno, uno de los recomendables. Muy buena comida.

También fuimos al famoso Ricks Café. Queda en la parte de arrecifes de Negril. Bastante turístico el café. Lo bueno es que tiene un desfiladero en donde te puedes lanzar a casi 20 metros de altura y caes en un agua azul turquesa, muy bueno para el que le gustan los saltos. También comimos allí, en el restaurante, varias Red Stripe para variar, fotos en el salto y atardecer también muy bonito.

Tienen que conocerlo y no dejar de ir. También fuimos a un restaurante según, el más famoso de la zona, se llama Rock House, queda en la parte del arrecife también, velas, buenos tragos, bajo la luz de la luna, excelente comida, muy romántico. Pensamos que hiba a ser carísimo pero al ver el menú con los precios nos dimos cuenta que era mucho mas barato de lo que pensamos.

Se podría decir que fue bastante barato para lo que esperábamos. Es decir Vallan y no se preocupen por los precios que las apariencias engañan.

Pasamos nuestros dos últimos días en Jamaica en Negril, relajados, playa, y comiendo al estilo romántico, algo de adrenalina y mucho azul turquesa.

Mi experiencia en Jamaica?.................Podría decir que fue inspiradora, excelente y muy ilustradora. La mezcla de colores, sabores, olores y texturas del país es una obra de la naturaleza. La amabilidad de su gente es perceptible a distancia. Las mujeres, bellas. La comida típica, insuperable, al estilo natural que es el que me gusta. El olor del país hay que sentirlo. Playas muy buenas.

Atardeceres de un anaranjado tan intenso que llega a ser fosforescente. 100% Reggae en todos lados. La Vibra de Bob se siente, dejo su huella. Artesanía, cascadas, playas, desfiladeros, comida natural, mucho ROOTS !!!.

Cach Fire y Jamming para todos.......

P.D: Regresamos a Kingston para abordar nuestro vuelo de regreso con 200$ en el bolsillo y eso fue lo que nos cobro el taxi de Negril a Kingston. Regresamos en 0, pero con 100 en el conocimiento. Para mi vale la pena.

Tierra de Rastas fue inspirado por mi transición y paso por la vida. Fue inspirado por la Cultura Rasta, el Reggae y el estilo de vida de los espirituales.

Fue Inspirado por el tío del Reggae, su sabiduría y su emancipación en esta Tierra. Fue Inspirado por la Naturaleza, por la Madre Naturaleza, la indispensable y la sabia. Fue inspirado por las raíces y cultura de los hombres de Dioses.

Fue inspirado por la evolución y la aventura.


Publicado
Modificado
Leído 14034 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


Capítulos de este diario