Lagunas de Marcapomacocha

Escribe: Locozodiac
Un destino no frecuente de viaje son las lagunas de Marcapomacocha muy arriba en la sierra central de Junín, había oído hablar de ellas a los lugareños de Canta, 42 lagunas en total. Cómo...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Lagunas de Marcapomacocha

Junín, Perú — sábado, 9 de septiembre de 2006

Un destino no frecuente de viaje son las lagunas de Marcapomacocha muy arriba en la sierra central de Junín, había oído hablar de ellas a los lugareños de Canta, 42 lagunas en total. Cómo llegar hasta ellas, ese era el dilema.

Contacté a un amigo que trabaja fuera del Perú, el motor de su camioneta petrolera 4 x 4 estaba siendo completamente reparado ya que por no ponerle repuestos originales en su servicentro de confianza, mayormente filtros de aire, le pusieron los llamados compatibles, al usarla seguido en caminos de trocha muy polvorientos, el motor se había literalmente limado por dentro al tragarse kilos de dichas partículas nocivas que no fueron correctamente filtradas.

Ya de vuelta en Lima mi amigo y con la camioneta reparada, partimos un sábado en la mañana rumbo por la congestionada Carretera Central, uno de los caminos obligados para dirigirse a la sierra central del Perú. Pasando Chosica , el camino se despejo como por arte de magia. Pasamos pueblos como Matucana, Casapalca hasta llegar a San Mateo, nombre muy conocido localmente ya que aquí se envasa agua natural de manantial para mesa que no es mineral como reza su slogan desde hace mas de 100 años y en la altura por lo fría que se pone la botella es muy refrescante. Hechas las compras de rigor para este tipo de excursiones como agua, sodas y bebidas rehidratantes ya que donde nos dirigíamos solo se encuentran productos demasiado básicos, digimos adios al pintoresco pueblo de San Mateo para kilómetros mas adelante llegar a una bifurcación, a la derecha, Ticlio por donde pasa el ferrocarril mas alto del Mundo e izquierda, lagunas de Marcapomacocha, región de Junín.

Entramos a un camino de trocha carrozable que se encuentra en muy buenas condiciones ya que esta ruta es muy poco conocida o frecuentada y se mantiene libre de baches y huecos, hasta un auto normal podría hacer esta ruta a velocidades de unos 30/35 kilómetros por hora. A la muerte de un obispo se cruzará con algún vehículo que hace el camino en sentido contrario hacía San Mateo. Cuando salgo a las alturas siempre llevo un reloj altímetro/barómetro como parte de mi equipo, en este punto la altura marcaba los 3,800 metros, hora de chupar algunos caramelos de limón, tomar un poco de gatorade y una pastilla de origen Boliviano llamada Sorochpill para el mal de altura.

Para aquellas personas que viven en la costa y suben a la sierra sin haberse aclimatado previamente con estadía de 1 día entero por lo menos en alturas menores a los 3 mil metros que sería lo ideal, el soroche o mal de altura se manifiesta con dolores moderados a intensos de cabeza, especialmente en la frente o las sienes, mareos, problemas respiratorios, fatiga. Estas maravillosas pastillas alivian en gran parte estos desagradables síntomas, es bueno tomar la primera a los 3 mil metros y una cada 6 horas y de vez en cuando chupar una tableta de coramina glucosada o caramelos de limón. Es recomendable abrigar su cabeza con un chullo de lana o buen gorro térmico, experimentará menos molestias durante el ascenso, se sentirá mucho mas aliviado haciendo mas placentero su viaje hacía las alturas.

Luego de unas dos horas de viaje desde San Mateo a velocidad moderada para apreciar el paisaje serrano que en esta época del año se encuentra muy desolado ya que el pasto e ichu, únicas plantas que crecen en las alturas por falta de lluvias están quemadas de color marrón, comenzamos a visualizar algunas montañas con nieve (Fotos-02-03-04) consultado mi altímetro éste ya marcaba "help" había sobrepasado su medición máxima de 4,500 metros y a ésta altura significaría problemas para algunos, incluyéndome.

El shock de altura me vieno cuando bajé del vehículo estando con el cuerpo caliente, el golpe de aire frío exterior y el caminar rápido, produjo que en contados segundos casi terminara en el piso cuasi desmayado por la falta de oxigeno, felizmente contábamos con un buen balón de oxígeno medicinal y una buena mascarilla, minutos después ya muy recuperado estuve haciendo las fotos de rigor para ilustrar este diario de viaje. Me sorprendo gratamente cuando veo lindos nevados, caras, formas, nubes caprichosas con un espectacular e impoluto cielo azul, paisaje totalmente diferentes y alucinantes a las ya acostumbradas excursiones costeras o de selva.

Al promediar las dos de la tarde con cielo gris y muy nublado llegamos al pueblo de Marcapomacocha que sería nuestro hogar hasta el domingo, nos instalamos en el único hotel comunal (Foto-05) que mira a la imponente laguna llamada al igual que este pueblo, tiene una extensión de 6.5 kilómetros (Foto-06) en cuyas aguas impecables abundan las truchas arco iris que pensábamos pescar al día siguiente luego de reparar nuestras menguadas fuerzas con una buena comida caliente, un buen mate de coca y harto descanso.

A las 3 de la tarde partimos rumbo a la Sais Pachacutec (Foto-07) una antigua cooperativa ganadera que se encuentra en el medio de la nada, tiene mas de 60 mil cabezas de ganado, entre ovejas, carneros y alpacas (Foto-0 que son esquilados una vez al año en fiesta comunal, su lana es vendida en el mercado internacional sobre todo la de finísima lana de alpaca, el metro de tela puede llegar a costar mil dólares a mas , imagínense un terno hecho con esta fibra en Japón, un promedio de 5 mil dólares. El visitante foráneo aquí es bienvenido, ya que son contadas las personas que hacen este tipo de periplo de altura, fuimos invitados a una suculenta pachamanca (Foto-09) con carne de carnero, charla amena incluida sobre las diferentes lagunas en la región. No sabía que hay de 42 lagunas, las mas grandes se interconectan con la mas grande que es la de Marcapomacocha y es la llamada laguna reguladora. Esta sirve para soltar agua hacía Lima en época de bajo nivel así como la producción de electricidad para la región.

Ya entrada la noche llegamos a nuestro hotel comunal, para mala suerte y nadie nos lo había dicho, los equipos generadores de electricidad del pueblo estaba en mantenimiento total desde hacía dos días y esto significaba no contar con luz en la habitación, el hotel contaba con unas buenas velas y nosotros con potentes linternas. Aquí no hay mucho que hacer y en estas condiciones menos, solo nos quedó charlar con otras personas que estaban de visita, tomarnos unos buenos shots de pisco para calentarnos internamente que precavidamente había llevado e invitar unas generosas dosis de oxigeno puro que nuestro balón invitada a degustar así como sorochpills a algunas personas que estaban en muy malas condiciones por la altura e inclemencias del lugar.

Esa noche no dormí nada, el frío era muy intenso, en altura es recomendable tener una pequeña ventana abierta para la recirculación del muy enrarecido y poco oxigenado aire de la habitación, esto no lo sabíamos y nos afectó sobremanera. Al apagar las velas, la habitación era tan oscura que no veía mi mano, por cuestiones casi mentales, mi respiración se tornó tan errática ya que por la altura, el frío, el oxigeno consumido por las velas y el peso de las excesivas frazadas encima mío, tuve que dormir bien abrazado a mi balón de oxigeno y linterna en mano para cualquier eventualidad, pensaba que si me dormía dejaría de respirar y amanecería morto. Me imagino que casi al amanecer ya que las cortinas de la habitación bloqueaban tanto luz exterior logre recién conciliar un poco el sueño perdido disipándose mis temores metales de la noche anterior.

Al correr las cortinas del inmenso ventanal, éste se encontraba completamente empañado (Foto-10) notándose un gris muy fuerte en el exterior, no comprendía qué es lo que estaba sucediendo ya que después de desempañar el ventanal, éste seguía nublado por fuera (Foto-11) debido al intenso frío de madrugada, había granizado y nevado cubriendo parte de la laguna y el pueblo adyacente al hotel de un impresionante manto blanco (Fotos 12-13-14) en inusitado contraste al monótono marrón del día de nuestro arribo.

De desayuno nos esperaba café con leche, panes, queso del lugar y media trucha para cada uno, porciones tan grandes que éstas se salían del plato. La idea era salir al medio de la laguna a pescar truchas que en promedio pesan kilo y medio en botes de madera que se encuentran al frente del hotel. Desgraciadamente muy a nuestro pesar los botes estaban con harta nieve, y con los asientos prácticamente congelados (Foto-15) desistimos de ésta salida náutica peligrosa a decir de los lugareños. Las truchas en ésta época están en veda, después de ella llegan a pesar mas de 3 kilos.

Luego de agradecer la hospitalidad de la gente que nos atendió partimos a las 11 AM con un lugareño que conoce bien la zona al periplo de visita de por lo menos 20 lagunas, la mitad de las 42 existentes en esta inmensa zona, fue excelente contar con una buena camioneta petrolera 4 x 4 ya que estábamos a 5 mil metros de altura en promedio y mucho mas aclimatados que el día anterior. Como dató técnico un automóvil pierda el 15% de su caballaje o potencia cada mil metros de altura, los petroleros pierden un poco menos, así que hay que andar muy despacio, generalmente en segunda marcha por la marcada perdida de fuerza experimentada. En esta altura una persona respira un 50% menos oxigeno que a nivel del mar, me moriría de pensar de tener que ir al Himalaya y documentarlo para Viajeros.com.

Cada laguna tiene sus encantos ya sea en extensión, color de agua, reflejos o por encontrase al pie de un nevado o glaciar (Fotos 16-17-18-19-20-21-22-23) amén de un cielo azul con nubes de formas caprichosas (Foto-24) que son una de mis especialidad en detectar e inmortalizar en foto ya que son de muy corta duración y se desvanecen con suma facilidad.

Durante el interesante y vistoso periplo por diferentes trochas, hicimos las paradas respectivas descendiendo del vehículo para explicación in situ por parte del guía, saber de su utilidad y nombre, para finalmente inmortalizarlas en sendas fotos desde diferentes ángulos. En la mayoría de ellas, y en las menos accesibles, encontrará truchas arco iris de hasta 6 kilos, solo que tendrá que caminar hasta ellas con su aparejo de pesca muy despacio para no cansarse o agitarse, si es un buen pescador no pesque tantas, tendrá que transportarlas hasta su movilidad que dejó atrás y eso cansa. Bien valdría la pena el esfuerzo, foto incluida de su pesca para mostrar a los envidiosos amigos que se quedaron en casa y no lo acompañaron , buen provecho.

A lo largo de toda la ruta se encuentran algunas comunidades de pastores (Foto-25) que crían rebaños de carneros, ovejas y alpacas y viven en condiciones totalmente adversas rodeados de inhóspito clima, todos son muy cordiales con el visitante foráneo saludándolos a su paso por su comunidad. De regreso a Lima lo hicimos vía Canta, con previa parada para un suculento almuerzo en un restaurant típico del lugar; mozo, sírvanos cualquier plato que no sea trucha por favor...

Como comentario final, esta nueva experiencia a gran altura aunque fatigante, resulto ser muy enriquecedora espiritual y visualmente, la paz que se respira y siente en estas áridas, desoladas e inhóspitas alturas es muy reconfortante, es gratificante experimentar el vivir simple, low profile por unos días, no contar con cosas materiales, pocas o muchas a las cuales uno está acostumbrado como: confort, buena comida y celulares....las apreciará mas al regreso.

El tour virtual lo podrá apreciar mejor visualmente en este link :
http://www.pbase.com/locozodiac/locozodiac_271

Hasta la próxima aventura...
Locozodiac


Publicado
Modificado
Leído 99202 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Lagunas de Marcapomacocha

    Junín, Perú | 9 de septiembre de 2006