Acampando en las lagunas negras de Jimbura

Escribe: LENINSACHO
Ahí les dejo una gran experiencia que viví en las lagunas negras de Jimbura, un lugar bastante mistico ya en que el realizan ritos espirituales y limpias. Nos pasó de todo, lo que hizó que sea una experiencia sin igual..... Larga vida a la aventura

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Que buena experiencia

Jimbura, Ecuador — jueves, 26 de febrero de 2009

Tratando de buscar lugares donde acampar en nuestro próximo viaje, a  nuestros oídos llegó el nombre de las lagunas de Jimbura, claro está que muchos al nombrarlas también nos decían que era bastante complicado llegar, pero bueno como casi siempre todos los viajes que hacemos, decidimos irnos con poca o casi nada de información.

Salimos desde Loja un sábado a la madrugada, sería 2 o 3 de mañana, rumbo a Amaluza, el viaje nos tomo más o menos unas 5 horas. En Amaluza buscamos el único restaurante que hay, pero bueno peor es nada, así que desayunamos lo que avanzamos ya que no sabíamos si tendríamos almuerzo o merienda. Una vez comiditos lo que hicimos fue comprar algunas cosas para la noche en la montaña y bueno nos fuimos a buscar quien nos lleve,  porque al llegar nos enteramos que para llegar a las lagunas debemos irnos en carro porque están lejos de Amaluza (aproximadamente 1 hora más). A lo que vinimos; contratamos una chiva, cosa que no les recomiendo es preferible pagar unos dólares más y alquílense una camioneta.

El viaje es por una carretera entre mala y pésima y con unos precipicios impresionantes, no apta para cardiacos pero muy buena para aventureros. Llegamos hasta un refugio de ahí se bajo el conductor y nos dijo que debemos seguir un sendero montaña arriba y que fácilmente llegaríamos a la laguna, no había por donde perderse. Además nos dijo que junto a la carretera estaba el refugio que ahí podíamos pasar la noche y que podíamos usar un poco de madera para hacer fuego también. (Grave error no haberlo escuchado, más adelante sabrán porque).

Empezamos el ascenso creo que nos tomo una hora y algo más, la emoción de llegar nos hizo perder la noción del tiempo además en ese viaje todos teníamos un buen físico así que no fue muy pesado el ascenso. El camino es través de un paramo húmedo por lo que hace un frio salvaje, el sueldo esta mojado y en algunos lugares es pantanoso además desde la laguna nace el rio por lo que en algunas partes teníamos que atravesar el río, aunque pequeño un poco profundo. La caminata valió la pena teníamos una vista increíble desde la cima de la montaña y la laguna negra lucia imponente y algo terrorífica, creo que todos pensamos eso pero nadie se atrevió a comentarlo. Para variar nadie llevo botas de agua (pese a que muchos nos dijeron que eso era lo primero que teníamos que meter en las mochilas) así que todos estábamos mojados. El paisaje era fantástico al final de la laguna se veía a lo lejos una cascada queríamos ir a verla pero no habría como acceder además ya era un poco tarde así que decidimos dejarlo así.

Ya en la orilla de la laguna buscamos donde parar la carpa y no había un solo lugar adecuado y sobre todo seco, así que nos toco ponerla sobre piedras a la orilla de la laguna (otro grave error). Bueno el frio era aceptable tenía sus bajos pero nada extremo. Una vez paradas las carpas ubicamos las cosas y quisimos encender el fuego, pero como es paramo no había nada seco todo estaba mojado, así que toco pegarnos la comida fría pero como la emoción de estar en ese lugar era mayor no nos importaba.

Como sabíamos que en la laguna habían peces, llevamos unos anzuelos, así que con una amiga y un amigo decidimos rodear la laguna para buscar el lugar más adecuado y ubicar los anzuelos, al empezar a caminar vimos rastros de limpias que habían hecho en el lugar (agua de timolina, huevos, montes para espanto, inclusive ropa interior) eso ya nos preocupo a los tres porque demostraba que en la laguna hacían frecuentemente algún tipo de ritual (otro grave error no haber averiguado más de las lagunas) bueno nos hicimos los locos y seguimos caminando más allá nuestra sorpresa, por la mitad de la laguna encontramos estiércol de animal, pero no era poquito era bastante y por el tamaño parecía de un animal grande, eso si nos preocupo porque si nos dio miedo que se asome un oso o algún otro animal, analizamos la posibilidad de recoger todo e irnos al campamento pero era imposible ya que eran más o menos las 6 de la tarde y en las montañas la noche cae rápido y no se ve nada, así que era peor bajar que quedarnos. Decidimos no decir nada a los demás y pasar la noche en el lugar.

Preparamos la comida que por cierto estaba fría, lo que tratamos de calentar fue el trago que llevamos para el frio pero era imposible lograr hacer fuego, así que toco pegárselo frío, por seguridad nuestra los restos de la comida los fuimos a dejar en un lugar alejado de donde estaba la carpa por si algún animal se interesaba en saborear esos huesitos de pollo...jaja. Bueno nos cambiamos de ropa y entramos a las carpas ya no podíamos salir porque como afuera estaba mojado y se nos mojaba la poca ropa que llevamos, pasamos la noche conversando pero el frío empezó, el verdadero frio nos caló hasta los huesos al punto que nos unimos todos para poder abrigarnos (otro error no llevar ropa para la lluvia y frio). La noche fue muy larga, a media noche se nos cayo la carpa en la obscuridad salimos a tratar de levantarla y dos amigos al mover la linterna junto a la carpa vieron dos ojos rojos que nunca supimos que animal era, yo salí de la carpa y con mi linterna también vi los ojos pero pasando el río no en el lugar donde mis amigos los vieron primeros. Como era de esperarse el pánico se generalizó las chicas estaban nerviosas, un amigo en cambio hecho el rambo con un palo quería seguirlo al animal, logramos tranquilizarnos y entramos todos a la carpa. Pero para esas alturas del partido ya todos estabamso nerviosos y era imposible dormir tranquilos. Ma en la noche escuchamos que algún animal meriodaba por la carpa pero nadie se atrevió a salir eso si dentro de la carpa cada uno de nosotros teníamos un palo por si pasaba algo, yo también cargaba mi navaja de esas de Mag Giver..jajajaja.

Con miedo pasamos la noche hasta que amaneció, en las primeras horas de la mañana el frío es peor, todos estábamos temblando, así que decidimos a penas aclaró levantar todo y regresarnos en realidad levantamos todo rápido y salimos por poco corriendo del lugar. algo muy interesante es que el viento forma una especie de olas en la laguna que solo las puedes ver en las primeras horas de la mañana. Al bajar pasamos por el lugar donde en la noche deje los restos de la comida en realidad solo quedaron las cajas y fundas porque de los huesos nada algún animal se los comió.

El descenso fue más rápido al llegar a la carretera entramos al refugio que pasamos por desapercibido al subir a las lagunas, no era un gran cuarto pero tenía una fogata, leños de madera secos y hubiera sido perfecto  para pasar la noche. Nos quedamos en la carretera esperando que nos vaya a recoger el carro que contratamos, regresamos a Amaluza y de ahí esperamos la cooperativa de transporte para que nos traiga de regreso.

Al volver nos enteramos que cerca de Cariamanga otro cantón de Loja hay un lugar donde se unen dos ríos uno de agua caliente y otro de agua fría, nos llamo mucho la atención ese lugar así que en medio camino nos bajamos de la cooperativa y nos fuimos a conocerlo, un balneario muy bonito como estábamos ahí aprovechamos para darnos un baño y era verdad, un río era de agua caliente y el otro de agua fría. Luego del baño esperamos en la carretera que pase la cooperativa y de ahí de regreso a Loja.

La experiencia que tuvimos  pese a los problemas fue muy buena, más que nada porque aprendimos que debemos  obtener la mayor información de los lugares donde vamos acampar. Recomiendo sin lugar a dudas que vayan a conocer las lagunas negras de Jimbura, eso sí deben considerar que: si no disponen de carro 4x4 contraten una camioneta para que los lleve, no es recomendable acampar en las lagunas no hay un lugar seguro para poner las carpas si quieren pasar la noche mejor háganlo en el refugio, lo ideal es que suban a las lagunas las conozcan y luego bajen al refugio o que la camioneta los espere y los regrese al pueblo, averigüen cuando es temporada de verano para que el frío sea menor, si es posible busquen un guía porque él los puede llevar a conocer la cascada, la mejor hora subir a las lagunas en a partir de las 11 am, no vayan las primeras horas del día porque el frio es insoportable además lleven botas de caucho y ropa para el frío y la lluvia.

Como dato adicional, al consultar en internet algo de las lagunas y al averiguar a un amigo que es de allá nos enteramos que son una serie de lagunas que hay y que la que llegamos era la primera y más baja de ellas, eso quiere decir que la cascada que observábamos a la distancia era el agua de la otra laguna, según me comentaron toma entre 20 y 30 minutos llegar a la siguiente laguna y un tiempo igual llegar a la ultima laguna que está en la parte más alta de la montaña. Por lo de las  limpias, en efecto las lagunas son famosas porque son el lugar predilecto para hacer limpias, ritos espirituales y algo de brujería, los que las usan son los brujos de Ayabaca (norte del Perú) ellos van ahí solos o con las personas que quieren limpiar. El animal que vimos asumimos que fue un oso de paramo típico del lugar.

ANÍMENSE A CONOCER ESTE LUGAR ES MUY BUENO, SI LES GUSTA LA AVENTURA NO SE ARREPENTIRÁN.


Publicado
Modificado
Leído 3945 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario