Egipto e Israel...cumpliendo sueños

Escribe: Pauligs
Desde que era niña soñaba con recorrer y conocer las pirámides, y cuando en enero de 2011 tuve que decidir qué hacia para mis vacaciones, no lo pensé dos veces, tomé mi mochila y partí a cumplir mi sueño, destino: Egipto, aunque tuve que aplazar casi 5 semanas el viaje por la Revolución, no iba a desistir de mi destino.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 4 5 6 Capítulo 8 10

Masada, Mar Muerto y Belén

Jerusalén, Israel — viernes, 13 de enero de 2012

Jueves 1 de Abril
Ricardo llegó a las 9 am a mi hostal con su mochila, nos cambiamos de pieza a una compartida mixta y nos fuimos a la estación de buses para tomar un bus a Masada.
Salió muy rápido y ya íbamos a nuestro primer recorrido, llegamos como en una hora y vemos un cerro gigante que había que subir para llegar a la fortaleza de Masada.
Gracias a Dios tienen un teleférico que te lleva hasta la cumbre.  Esta fortaleza tiene una historia heroica, es el símbolo de resistencia israelí.

Este lugar fue construido para resistir al ataque romano, muchos israelíes se encerraron aquí con familias, la fortaleza estaba muy bien abastecida hasta tenía sistema de alcantarillas.  En resumen, ellos no se iban a rendir al asedio romano, pero los romanos empezaron a construir una torre al lado del cerro para llegar hasta arriba, así se demoraron mucho pero lo lograron, construyeron la torre más alta que el cerro y esto les daba la posibilidad de atacarlos desde arriba. Pero como los israelíes no iban a ceder y menos rendirse, decidieron matar a todos, mujeres, niños y hombres.  Sólo 10 hombres serían los últimos en morir, cada uno tenía que matar a otro y el último debía suicidarse, así fue y los romanos no pudieron tocarlos.
Bueno este lugar está claramente en ruinas, pero es historia, queda bastante para hacerse una idea de qué pasó ahí y como estaba construido todo.  Después de estar unas 3 horas ahí, decidimos bajar para tomar el bus con dirección al Mar Muerto.

Ricardo, mi nuevo amigo, le habían dicho que había una playa más privada, no En Gedi que está llena de turistas. Le hago caso y le decimos al chofer que nos deje en el lugar donde le habían dado el dato.  Después de un rato el bus para y por parlantes nos anuncian el nombre del lugar, tomamos nuestras mochilas y bajamos.  Al bajar me baja una risa incontenible, esto porque miro y miro y no hay nada!!!! El mar ni siquiera se ve! Pero si veo un camino, sin saber mucho donde estábamos partimos caminando por este camino completamente desolado en la mitad de la nada. Habremos caminado unos 2
kilómetros o quizás menos pero fueron eternos, hasta que vemos unos buses que nos anunciaban que estábamos cerca. 
Finalmente llegamos y  claramente era un lugar más tranquilo, corrimos a ponernos traje de baño y a flotar!!! Que sensación más extraña, tirarse hacia atrás y no hundirse, entre risas terminamos echándonos barro en el cuerpo porque supuestamente tiene propiedades nutritivas y no sé que más, para mi toda una novedad ya que odio echarme cosas de cualquier tipo…
Después de la ducha de rigor, caminamos nuevamente de regreso a la carretera para esperar algún bus que llegara a Jerusalem, 20 minutos sentadas en el paradero y llega el bus, lo único que quería era llegar y acostarme, pero eso no pasó, llegamos al hostal, dejamos las cosas y a comer nuevamente a la feria gastronómica con música en vivo. 

Viernes 2
Madrugar nuevamente y partimos camino a otro terminal de buses para ir a Belén, territorio palestino.  Nos subimos al bus y al poco andar nos paran los militares y revisaron todo el bus, pasaportes en mano, bajaron a todos los israelíes que querían ir a Belén.
Llegamos y acordamos con un taxista que nos llevaría a las 3 iglesias más importantes, la de los Pastorcitos, la de La Leche y por supuesto a la Iglesia de la Natividad.
Las dos primeras, bonitas, pero no espectaculares, pero la última, alucinante.  Lo primero es que hay que entrar por una puerta de no más de 1 metro de altura, porque eso obliga a entrar inclinado en señal de respeto al lugar santo. Ya dentro, vemos que hay una fila de unas 500 personas para bajar al lugar exacto donde nació Jesús, de sólo pensar que íbamos a tener que esperar como 4 horas para bajar, era impensado, además que no teníamos tiempo, ese día empezaba el Shabat, día sagrado para los judíos y todo cierra temprano y nuestro plan de ir al Museo del Holocausto no lo íbamos a poder cumplir.

Me pongo a hacer la fila y Ricardo se va a recorrer, después  toca mi turno y me voy por el otro lado del altar y veo que ahí está la salida del lugar más sagrado.  Pensé que era mi oportunidad, hablo con el guardia y le explico que vengo de muy lejos, que ese día parto de regreso a mi país y qe no me podía ir sin tocar esa piedra, al parecer le di pena al guardia y me dejó bajar por el lugar de salida, no lo podía creer, en 10 segundos estaba abajo.
Toqué la piedra y recé un poco, vuelvo a salir y voy donde Ricardo que no me creía lo que había hecho, le muestro las fotos que saqué abajo y se mata de la risa, así que él con mi misma técnica parte a hablar con el guardia, vuelve a los 15 minutos y me dice “listo, vámonos, para ti fue gratis, yo tuve que pagarle, suerte de mujeres”, después de esta situación graciosa nos fuimos de regreso a Jerusalem, después de pasar nuevamente mil registros y una “mini” aduana.
Ya de regreso, corremos a un taxi para llegar al Museo, entramos al recinto del Museo y nos dicen que ya está cerrado….regreso absolutamente derrotados.
Decidimos ir almorzar y hacer hora hasta las 4 pm que empezaba el Vía Crucis que guían los Monjes Franciscanos en 5 idiomas.  Corrimos por las callecitas para lograr llegar, realizamos todo el recorrido de las estaciones hasta llegar al Santo Sepulcro, qué lugar! Al llegar los monjes rezan y cantan alrededor de la piedra donde fue puesto el cuerpo de Jesús al bajarlo de la cruz.
Día completamente redondo… para terminar, fuimos al Muro de Los Lamentos porque ya había empezado el Shabat y ahí se reúnen todos a rezar mientras los jóvenes, hombres y mujeres cantan y bailan alegremente.
Esa era la última noche con Ricardo así que fuimos a comer juntos para despedirnos. Error, estamos en Israel en Shabat! Todo cerrado…hasta que encontramos un pequeño bar donde comimos lo que había antes de volver a dormir.


Publicado
Modificado
Leído 1401 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 4 5 6 Capítulo 8 10
 
 


 

Mar Muerto

   

Capítulos de este diario