Israel, Israel, qué bonito es Israel

Escribe: damelo1980
Todos los misterios, mitos y realidades de Israel, la tierra santa, recorridos, sugerencias y sitios hermosos para ver los podrás encontrar en este diario. Uno de los países más controversiales del mundo, con lugares hermosos que conocer.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 Capítulo 3 5 6

Jerusalén: el ombligo del mundo

Jerusalén, Israel — miércoles, 9 de noviembre de 2011

Definitivamente la ciudad más controversial del mundo, donde conviven sitios sagrados milenarios de las tres mayores religiones monoteístas del mundo: la judía, la católica y la islámica; capital de Israel pero no reconocida como tal por muchos países; ciudad dividida en 2 partes (Jerusalén este y oeste) y disputada entre los palestinos e israelíes por muchos años durante la serie de guerras que han sucedido a la creación del Estado de Israel en 1948. La ciudad que ha sido destruida en 2 ocasiones por los Babilonios (S X AC) y los Romanos (S I AC), ha sido atacada 52 veces, capturada y luego recuperada 44 veces. Una de las ciudades más antiguas del mundo, epicentro de muchas culturas y religiones, sitio venerado por muchos y la eterna manzana de la discordia entre reinos, países y religiones. Jerusalén es sin duda alguna el ombligo del mundo no sólo por su connotación religiosa, sino por su ubicación geográfica, su antigüedad, el hecho de que todos en su momento la han querido dominar y todo el carácter histórico y polémico que la rodea; sin duda alguna uno de los lugares que ver antes de morir.
 
Su área metropolitana cuenta con 1 millón de habitantes que viven en su mayoría en el sector oriental de la ciudad que actualmente está bajo mando de Israel; sin embargo, un 25% de su población habita en el sector palestino (Jerusalén occidental). Más del 60% de su población es judía actualmente, pero hay una gran cantidad de musulmanes (32%) que conviven con los judíos y los cristianos (2%) en esta mezcla increíble de costumbres, religiones y templos. Tal vez la zona más reconocida de la ciudad, es la antigua ciudad de Jerusalén, corazón religioso de millones de creyentes, y a su vez constituye el eje de la ciudad. Su importancia radica en que en ese reducido espacio de menos de 1 km cuadrado están varios de los lugares más importantes para 3 religiones, y ha sido sitio sagrado del judaísmo por más de 3000 años, del cristianismo por más de 2000 años y del islamismo por 1400 años.
 
Jerusalén es sitio sagrado del judaísmo desde que el Rey David la proclamó como capital en el siglo 10 AC; y aunque el único vestigio de la destrucción de los templos judíos de Jerusalén es el Muro Occidental o Muro de las Lamentaciones, es innegable el significado religioso que tiene para ellos, quiénes lo ven como centro de la memoria y las añoranzas del pueblo judío. Del otro lado del muro occidental se encuentra el Monte del Templo, que es el sitio más sagrado del judaísmo, y donde para ellos habita la “Divina Presencia de Dios”. Pero ¿qué sucede con este sitio? Resulta que siglos atrás, cuando Jerusalén estaba dominada por árabes, se construyeron la Mezquita de Al-aqsa y el vistoso Domo de la Roca en el Monte del Templo, sobre las ruinas de los antiguos templos sagrados judíos; este lugar se convirtió en el tercer sitio sagrado de los musulmanes, y donde se dice que Mahoma ascendió al cielo en el año 620 DC. Este es el mayor conflicto actual entre ambas religiones; ya que comparten como sitio ultra sagrado el terreno que actualmente ocupa el Domo de la Roca de los musulmanes… ¡Qué lío tan tremendo! Por su parte los cristianos reverencian Jerusalén por su importancia mencionada en el viejo testamento, cuya historia comparten con el pueblo judío como libro sagrado (el nuevo testamento no es reconocido por los judíos, solo por los cristianos); y adicionalmente por su importancia en la vida de Jesús; de hecho la Iglesia del Santo Sepulcro que también está en la ciudad antigua de Jerusalén se dice que fue construida el sitio donde murió crucificado Jesús; y por lo tanto es sitio sagrado y de peregrinaje católico.
 
Durante sus más de 4000 años de historia y múltiples ocupaciones por parte de descendientes judíos, romanos, o islámicos, la historia de Jerusalén dependerá mucha de quiénes la narren. En este momento, son los judíos quiénes poseen control de la mayor parte de la ciudad, y por lo tanto para reforzarlo mantienen allí la sede del Parlamento (Knesset), del Primer Ministro de Israel y de la Suprema Corte. De la misma manera, mencionan que Jerusalén su capital única en indivisible, lo que ha generado muchas tensiones con el mundo árabe y con Palestina propiamente, puesto que ellos ven a Jerusalén como la capital de un futuro Estado Palestino, dado el caso que se permita su creación; y ven a Israel como un estado enemigo que nunca debió existir y al cual deben aniquilar. Como puede verse, Jerusalén es una ciudad tan compleja y llena de historias interesantes que hacen que visitarla sea todo un deleite para los sentidos y además que tenga un significado especial por la trascendencia que tiene como centro de muchas religiones y culturas. Jerusalén es el legado de muchos años de continuas guerras y ocupaciones, es una ciudad impactante con miles de cosas para ver y con una energía especial que rodea cada esquina.
 
Pasear por la ciudad vieja y su innumerable cantidad de sitios religiosos, los miles de fieles y de turistas que la visitan, El Monte de los Olivos, los Jardines de Getsemaní, La Iglesia del Santo Sepulcro, El Monte del Templo, El Muro de las Lamentaciones, la Vía Dolorosa, los mercados repletos de sabores y colores y las hermosas vistas de la ciudad harán que te sientas por un momento en la época de Jesús o al menos como te la pintaron cuando estabas pequeño… Jerusalén es el lugar ideal para dejarte atrapar por la historia, el lugar para descubrir por tu cuenta las particularidades de la religión y de la fe, donde podrás adentrarte mucho más en la historia del pueblo judío, de su relación con los musulmanes y los católicos, donde alzarás la mirada y verás como a lo lejos, tras el sol del atardecer, se confunden entre la multitud las creencias y las religiones; donde todos somos diferentes pero a la vez formamos parte del lugar… Jerusalén es el corazón del Israel y a su vez el ombligo del mundo, lo cual la convierte en una de las ciudades más interesantes para visitar y sin duda alguna un deleite para los sentidos y el espíritu.
 
Recorridos e historias de Jerusalén
 
En Jerusalén podrás quedarte 1 semana completa y aún habrá cosas por hacer y conocer, todo depende del tiempo que tengas y el grado de profundidad con el que quieras hacer tus visitas. Si se dispone de poco tiempo, la mejor opción es tomar un tour de 1 día por los principales sitios turísticos de la ciudad vieja; o bien aventurarse por cuenta propia y hacer los recorridos con mapa en mano (no es complicado). Para los tours recomiendo la agencia de turismo Bein Harim (www.beinharim.com), que por $42-62 USD hace tours de 1 día por la ciudad.
 
Definitivamente el corazón de Jerusalén es la Ciudad Vieja y a la cual se le dedicará más del 80% del tiempo debido a su relevancia histórica y gran belleza. Para llegar a Jerusalén desde el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv se puede hacer en taxi compartido Nesher; o desde Tel Aviv la mejor opción es un bus de Egged, (ver capítulo 1, Transporte hacia y dentro de Israel) que llegará a la Estación Central de Buses localizada sobre en el extremo noroeste de la Calle Yafo, una de las vías más concurridas de la ciudad y donde se puede encontrar desde tiendas y farmacias hasta mercados, hostales y todo lo que se necesita. La Estación Central de Buses está muy cerca al Puente Colgante de Jerusalén, un puente vehicular bastante novedoso y bonito.
 
Para hospedarse en Jerusalén lo mejor es que esté cerca de la ciudad vieja; los hostales más recomendados están en cercanías de la Calle Yafo (no tuve que utilizarlos pero sí los escuché muchas veces); y son:
 
*Abraham Hostel Jerusalem: 67 Calle Hanevi’im. www.abraham-hostel-jerusalem.com. Localizado entre la Estación Central de Buses y la Ciudad Vieja, se puede llegar caminando desde ambas partes en 15-25 min. Cuesta entre $70-180 NIS/p por noche según el tipo de alojamiento.
*The Jerusalem Hostel: 44 Calle Jaffa, plaza Zion. www.jerusalem-hostel.com. Desde $80 NIS/p por noche en dormitorio. También entre la Estación de Buses y la Ciudad Vieja.
 
Respecto al clima, rara vez llueve, excepto algunos días entre diciembre y febrero. La humedad es siempre muy baja, y en invierno las temperaturas pueden llegar a bajar hasta cero grados e incluso caer un poco de nieve. En verano el calor es tremendo, con temperaturas de más de 40 °C en el día y hasta 20 °C en las noches. Es una ciudad montañosa rodeada de valles; además sus construcciones en su mayoría son de color habano, color de la piedra de Jerusalén en la cual se construyen gran parte de sus edificios y casas, lo que la hace parecer a un pesebre.
 
Ciudad Vieja
 
Lo principal a la hora de visitar la Ciudad Vieja de Jerusalén es entender que está dividida en 4 sectores: judío, musulmán, católico y armenio. Es importante vestirse de manera recatada al ingresar a la ciudad (pantalón largo, manga larga preferiblemente hombres y mujeres) para no herir susceptibilidades religiosas. Los recorridos pueden ser innumerables, y la verdad es mejor dejarse llevar por sus callejones repletos de sorpresas, eso sí, teniendo en cuenta los lugares clave que voy a mencionar a continuación. La ciudad vieja está rodeada de murallas, las cuales se construyeron durante el dominio del imperio Otomano y de por sí son una atracción. Para ingresar al interior puede hacerse a través de una de sus 7 puertas, de las cuales las más famosas por su tamaño y ubicación son la Puerta de Damasco y la Puerta de Yafo, que son bastante bonitas y concurridas. Otras de las puertas son: La de Herodes, la de los Leones, la puerta Dorada, la del Estiércol y la puerta de Zión.
 
Sector Judío
 
El sitio tal vez más emblemático es el Muro de las Lamentaciones (o Muro Occidental) y su plazoleta adyacente. El Sector Judío a diferencia del resto de la ciudad, tiene un toque más nuevo debido a que en 1948 fue destruido durante la guerra árabe-israelí que se desató tras la noticia de la creación del Estado de Israel. Fue destruido por los jordanos quiénes ocuparon la ciudad hasta la guerra de los 6 días en 1967 cuando Israel tomó control de la ciudad. La Plaza fue construida por los judíos luego de ganar esta guerra, destruyendo para esto un sector adyacente conocido como el barrio marroquí. El Muro de las Lamentaciones o “Kotel”, como le dicen en Israel es un sitio icónico de Jerusalén, y de visita obligada. Es la única construcción judía que ha quedado en pie tras los numerosos ataques y destrucciones a las que se ha visto sometida Jerusalén desde que los romanos destruyeron el segundo templo de Israel construido por el rey Herodes en el siglo I AC, de allí su importancia para los judíos. Al ingresar deben separarse los hombres de las mujeres, pues hay una sección del muro dedicada a cada género. A los hombres nos hacen poner la kipah en la cabeza como símbolo de respeto a Dios en este lugar sagrado. La kipah es una especie de sombrerillo circular que se pone en la parte superior del cráneo, hay muchos motivos diferentes, pero igual a la entrada te regalan una blanca, así que no os preocupéis.
 
Es interesante ver cómo los judíos más ortodoxos ingresan al Muro con su traje negro, su barba larga y una especie de trenzas que se dejan a los lados. Estos personajes hacen las oraciones matutinas frente al muro, cubren su cabeza con un tallit, que es una especie de chal blanco con franjas azules en sus bordes que les recuerdan sus obligaciones como judíos, se cubren con él la cabeza y comienzan su oración recitando pasajes de la Torah e inclinando su cabeza con dirección al muro… además para completar, y algo que me pareció bastante extraño, es que amarran un cubo a su frente y se amarran unas correas de cuero negro en sus brazos a medida que van rezando, esto me impactó mucho… más adelante me enteré que toda esta indumentaria se conoce como tefillin; y son 2 cajas y correas de cuero negro con pasajes de la Torá escritos en ellos; una se pone en el bíceps y es amarrado 7 veces a lo largo del antebrazo y de la mano no dominante. La segunda caja se amarra en la frente a la altura de la línea del cabello, todo esto lo hacen para recordar que sus facultades físicas (brazo) y mentales (frente) deberán ser utilizadas al servicio de Dios durante el día, controlando las acciones y los pensamientos para brindar bienestar a los demás y a la propia persona… ¡bastante particular el detalle!
 
Por otra parte es común depositar una plegaria o petición en una de las hendiduras del muro mientras lo tocas, de hecho está repleto de papelillos. Es más, puedes ingresar a la página del muro occidental (www.thekotel.com) y ver online una cámara que registra directamente lo que sucede en el muro occidental 24 horas; o hacer una plegaria por la web que será impresa y colocada en el muro ¡qué tecnología! Al lado izquierdo del sector de los hombres hay una serie de salones en los cuales los rabinos y los niños se sientan a estudiar los libros sagrados de la Torah y el Talmud; vale la pena dar un vistazo y tomar algunas fotos, la ventaja es que a los judíos no les molesta que entres a ver ni que tomes fotos, son muy abiertos en ese sentido a diferencia de algunos musulmanes. Si se cuenta con más tiempo es posible hacer visitas a los túneles que bordean el muro occidental. Se dice que sólo una octava parte del muro es la visible, el resto se extiende hacia los túneles que precisamente fueron cavados desde 1867 por arqueólogos británicos para ver qué más había bajo tierra.
 
Dentro del sector judío también hay otros sitios que ver aunque no tan emblemáticos como los ya mencionados; puede visitarse el Hospicio de Santa María, donde se puede subir a la terraza y obtener hermosas vistas del Domo de la Roca y la ciudad vieja. Otro sitio interesante es la Plaza Hurva que es el centro social del sector judío, y donde se pueden encontrar cafés, restaurantes y la Sinagoga Hurva, que fue destruida también varia veces. De la misma manera hay una serie de museos temáticos para los interesados en profundizar aún más en la historia judía.
 
Sector Musulmán
 
Para ingresar desde el lado judío es necesario pasar por controles de seguridad minuciosos debido a las constantes tensiones que hay especialmente entre estas dos religiones por los anteriores atentados suicidas cometidos por musulmanes en la ciudad. El sector musulmán es el más grande de los 4 en la Ciudad Vieja de Jerusalén, al igual es el más densamente poblado. Su mayor atracción son sus calles repletas de mercados al aire libre, ropa, souvenirs, comidas, dulces y un sinnúmero de olores, colores y sabores que se mezclan con la gente. Una buena opción es probar los dulces callejeros, comerte un falafel o tomarte un cafecillo o un té al estilo antiguo. También es posible fumar hookah (pipa de agua) en alguno de sus cafés tradicionales. Los principales atractivos de este sector son la Mezquita de Al-aqsa y el colorido Domo de la Roca, ambos centros sagrados del islamismo y construidos de un costado del muro de las Lamentaciones; sin embargo, su acceso está prohibido para personas que no sean musulmanas como control para evitar altercados y posibles atentados. Esta medida la tomó el Gobierno de Israel precisamente para prevenir este tipo de hechos, por consiguiente ni pienses en entrar… ¡si te descubren te expulsarán de la Ciudad Vieja! … ah bueno, a no ser que seas musulmán.
 
El Domo de la Roca es mejor apreciarlo entonces desde alguno de los balcones o terrazas de la ciudad vieja, y representa una de los edificios más icónicos de la arquitectura musulmana y el más vistoso de toda la ciudad vieja debido a su domo dorado y su exterior colorido. No es exactamente una mezquita, es un santuario que resguarda un trozo de piedra que, para colmo de males, es sagrado para, judíos, musulmanes y católicos, ya que se dice que allí habita la Presencia Divina de Dios para los judíos, es el sitio donde Dios pidió a Abraham sacrificar a su hijo Isaac (lugar sagrado para católicos y judíos); y para acabar de ajustar se dice que desde allí partió Mahoma hacia el cielo en su viaje nocturno… ¡Qué enredo! El Domo de la Roca fue construido en el año 687 DC por el califa Abd al-Malik y es el tercer sitio sagrado del islamismo después de La Meca y Medina en Arabia Saudita. La Mezquita de Al-aqsa por su parte, se construyó 20 años después del Domo de la Roca y tampoco es posible ingresar si no eres musulmán.
 
A pesar de esto, en el sector musulmán hay otro sitio bien reconocido por los católicos que es la Vía Dolorosa; se dice que fue el recorrido que tuvo Jesús cargando la cruz antes de ser crucificado (viacrucis), y está dividido en 15 estaciones de las cuales 9 quedan en esta vía y el resto quedan dentro de lo que ahora es la Iglesia del Santo Sepulcro, en el sector cristiano. Es un recorrido interesante para los que quieran ver iglesias, capillas y fieles rezando en cada una de las estaciones. Otros sitios interesantes más no tan relevantes para visitar en el sector musulmán son el Museo de Arte Islámico, la Iglesia de Santa Ana, de estilo bizantino y donde se dice que vivieron los padres de la Virgen María y el Monasterio de la Flagelación que actualmente está a cargo de los monjes franciscanos y donde se dice que fue flagelado Jesús por los soldados romanos antes de su crucifixión.
 
Sector Cristiano
 
Al seguir la Vía Dolorosa desde el sector musulmán, se puede llegar a otro de los lugares más icónicos de Jerusalén y el sitio más emblemático para el cristianismo: La Iglesia del Santo Sepulcro, que en realidad no es una iglesia como tal, es un complejo dedicado a la fe cristiana y compartido entre católicos romanos, ortodoxos occidentales y ortodoxos orientales; no hay presencia de templos protestantes o anglicanos en este lugar. Fue construida sobre las ruinas del templo de Afrodita en el siglo III DC por el Emperador Constantino I y luego semi destruida por los persas y los árabes y reconstruida por los bizantinos en el siglo XI. Su principal significado es que se dice que es el sitio en el cual Jesús fue crucificado, enterrado y resucitó a los 3 días.
 
Es un lugar bastante agitado, con cientos de personas que van en todas las direcciones, que rezan, lloran, se persignan y hacen ofrendas… es la imagen más vívida del fanatismo cristiano en su máxima expresión de diversidad; pues no es un misterio que las corrientes católicas y ortodoxas no han sido muy amigas en los siglos recientes; sin embargo, comparten un lugar de estos como sitio sagrado y de oración común. En un recorrido por este inmenso lugar puede verse como atracción principal el Calvario o Gólgota, con una inmensa fila de fieles esperando para ingresar (no quise esperar 4 horas en la fila para entrar) y donde se encuentra una de las estaciones del viacrucis. A su alrededor hay una serie de capillas y altares ecuménicos de la religión armenia, de ortodoxos griegos, etíopes y cópticos, un sinfín de murales y decoración religiosa impresionante. En el segundo piso de la iglesia se encuentra el vistoso altar de la crucifixión, donde se dice que fue crucificado Jesús 2000 años atrás… es un collage de mosaicos, íconos y arquitectura religiosa cristiana que es muy interesante de verdad, perfectamente puedes pasar más de 2 horas allí inmerso en la complejidad de las diferencias de ritos y creencias.
 
Otro de los sitios llamativos es la Piedra de la Unción, donde se dice que se preparó el cuerpo de Jesús para enterrarlo. En este sitio hay muchos creyentes que se tiran literalmente a la piedra y rezan, la limpian y hasta lloran; especialmente fieles ortodoxos. De lo alto cuelgan una serie de lámparas que fueron traídas por creyentes armenios, griegos y coptos, y al frente hay un inmenso y bonito mural que representa el momento en que se baja a Jesús de la cruz tras su muerte.
 
En la entrada de la Iglesia del Santo Sepulcro hay una plazoleta donde se pueden encontrar iglesias ortodoxas griegas, luteranas y armenias en sus alrededores; basta mirar con detalle un poco para encontrarlas; también sobresale el minarete de la Mezquita de Omar, al costado opuesto de la entrada de la iglesia del Santo Sepulcro. Un complejo importante y cercano a esta plazoleta es el Muristan, una pequeña plaza con una fuente en la mitad que tiene varios cafés a su alrededor; así como la Iglesia Luterana del Redentor, que tiene un campanario bastante grande y vistoso al cual se puede subir y tener vistas de la ciudad antigua. De la misma manera, pueden encontrarse callecillas repletas de ventas de souvenirs religiosos católicos de todo tipo, cruces, santos e imágenes de Jesús y María.
 
Sector Armenio
 
Es el sector más pequeño, tranquilo e inexplorado de la ciudad vieja de Jerusalén; incluso parece una ciudad dentro de la misma ciudad pues cierra sus puertas cuando cae la noche, está habitada por sólo 2000 personas y posee un patriarcado de la religión armenia que es el dueño de toda esta zona. La religión apostólica armenia es una de las más antiguas comunidades cristianas del mundo, actualmente tiene cerca de 9 millones de seguidores y tiene como guía religioso supremo a San Gregorio, el Iluminador. No pertenece a la comunidad de Iglesias católicas apostólicas ortodoxas como la rusa o la griega; sino que pertenece a la clasificación de iglesias ortodoxas orientales. Hablaré de este sector desde lo poco que recorrí pues no tuve mucho tiempo para hacerlo: La gran mayoría de sitios importantes quedan en cercanía de La Citadela, que es una fortaleza antigua ubicada en cercanía del ingreso a la ciudad vieja por la Puerta de Yafo; actualmente en esta fortaleza está el Museo de Historia de Jerusalén. Otros sitios interesantes son la Iglesia de St. James, una catedral armenia que se dice que es bastante bonita (no la visité) construida en el siglo XI; y muy cerca de allí está el Museo Armenio.
 
Otros sitios fuera de la ciudad vieja
 
Aunque no pertenece a ese gran complejo, El Monte de los Olivos es otro de los sitios que siempre se quiere visitar. Existen muchos sitios interesantes que recorrer en esta área, entre los que se cuentan las espectaculares vistas de la ciudad vieja desde la cima del Monte de los Olivos; sin embargo, es mejor ir en un sherut que es una especie de combi o colectivo que se puede tomar por $20 NIS desde la Puerta de Damasco, o en un tour contratado que ir por tu propia cuenta, pues se dice que no es una zona muy segura para caminar. En la colina de este monte se puede visitar también la Mezquita de la Ascensión donde se dice que ocurrió la ascensión de Jesús a los cielos, la Iglesia de Santa María Magdalena que es una iglesia ortodoxa rusa con domos dorados bastante vistosa, los Jardines de Getsemaní con sus antiguos árboles de olivos y la Iglesia de Todas las Naciones a su lado. Igualmente hay toda una serie de sitios históricos y religiosos que se pueden visitar según lo que se desee mirar con más detalle.
 
Otro complejo de sitios históricos es el Monte Zión, localizado al sur de la ciudad vieja; aquí están sitios como la Iglesia de la Dormición, que se dice que fue el sitio de la muerte de la Virgen María; la Tumba del Rey David donde actualmente opera una sinagoga en su entrada y la Cámara del Holocausto donde se guardan algunos objetos de la época del holocausto judío.
 
Más alejados de la Ciudad Vieja hay una serie de museos y lugares culturales que también se pueden visitar según las preferencias. Recomiendo enormemente ir al Museo del Holocausto Judío (Yad Vashem), aunque la entrada es gratis normalmente es mejor ir en un tour pues queda retirado de la ciudad vieja. Este lugar hace un recorrido muy vivencial de toda la historia del holocausto, sus antecedentes, la industrialización de la masacre de judíos y las consecuencias de todo este magnicidio… es bastante duro emocionalmente hacer el recorrido, pero vale la pena recordar este triste capítulo de la historia en el que fueron asesinados más de 6 millones de judíos. Otros sitios que recomiendan visitar son el Museo de Israel que es el más grande de todo el país y entre sus muchos tesoros está el santuario del libro, que es el lugar donde se tienen conservados los manuscritos del Mar Muerto ($45 NIS entrada). El Zoológico Bíblico, al igual que una visita al sector judío ultra ortodoxo de Chareidi, especialmente la Plaza Shabbath y la calle Meah Shearim, donde se podrán presenciar celebraciones judías tradicionales en las noches de los viernes, eso sí, deben respetarse las normas del Shabbath e ir con ropa recatada, no tomar fotos, no usar teléfonos celulares ni fumar o beber en la calle, pues podría haber altercados con ellos.


Publicado
Modificado
Leído 2688 veces

    Enviar a un amigo

1 Capítulo 3 5 6
 
 


 

Capítulos de este diario