Shalom Israel: peregrinando a Tierra Santa

Escribe: lozanam
Un viaje cultural y religioso a los lugares santos. Un viaje único. Una profunda experiencia. Un destino inolvidable…

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5

Alrededores de Jerusalem

Jerusalén, Israel — domingo, 12 de septiembre de 2010

Otros de los destinos habituales de los peregrinos que se encuentran ya en Jerusalem, a pocos kilómetros y pudiéndose llegar en el día, son:
 
Betania, donde vivían Lázaro, Marta y María, a quienes Jesús visitó en varias ocasiones; y Simón el leproso, en cuya casa María ungió a Jesús. La ascensión de Jesús ocurrió no lejos de esta aldea. El lugar se llama ahora al-Azarîyeh en honor a Lázaro, quien fue resucitado por Jesús. Allí se señala tradicionalmente su tumba.
 
Jericó: es una antigua ciudad situada en Cisjordania, cerca del río Jordán, en los Territorios Palestinos, la cual es considerada como su capital.
Los hallazgos arqueológicos de esta ciudad cananea demuestran que se edificó hace más de diez mil años. Sus habitantes originarios fueron los canáneos. Mencionada en los textos bíblicos a casi 240 m por debajo del nivel del Mar Mediterráneo y aproximadamente a 27 km de Jerusalén.
En la tradición judeo-cristiana, la ciudad es conocida como el lugar donde los israelitas retornaron de la esclavitud en Egipto, dirigidos por Josué, el sucesor de Moisés.
 
Monasterio de las Tentaciones, se encuentra escavado sobre la roca y colgado a una altura considerable, este monasterio Ortodoxo Griego, está dedicado al Lugar donde Jesús estuvo cuarenta días en esas cuevas del desierto y donde fue tentado por el diablo. Es del siglo XIV y únicamente viven 4 monjes que viven de lo que les suben los peregrinos
 
Qumrán: La importancia de este uadi es la presencia de las ruinas de Qumrán y de las cuevas descubiertas en 1947 y que contenían un valioso tesoro arqueológico y bíblico.
Qumrán es el nombre árabe contemporáneo dado a unas ruinas, donde habría habitado una comunidad de la congregación judía de los esenios, situadas en una terraza a unos dos kilómetros del Mar Muerto y a 13 km al sur de Jericó, sobre los acantilados que se hallan tras la estrecha franja costera, cerca del oasis de Ayin Feshja, a 375 metros bajo el nivel del mar Mediterráneo.
 
Cerca de estas ruinas, entre los riscos, se encuentra un conjunto de cuevas, donde en 1947 unos beduinos pastores descubrieron casualmente rollos con textos religiosos. Excavaciones arqueológicas realizadas desde 1950 en once cuevas, han permitido encontrar diversos manuscritos sobre la historia, tesis, estatutos y reglamentos de la Comunidad de la Alianza, que habitó el sitio; libros apócrifos y las versiones de libros de la Biblia, en hebreo y arameo, más antiguas que se conocen.
Según nuestro guía estos rollos vinieron a confirmar los libros del Antiguo Testamento, puesto que aparecen todos menos el de Esther. Los pastores los vendieron a un judío en un mercado (pues sólo ellos entendían el arameo), y éste, al ver el posible valor de los mismos, les pidió más como aquél. Y así fueron sacados a la luz tantos manuscritos.
 
Actualmente puede visitarse el Parque Nacional de Qumrán, pudiendo recorrer un camino desde el que se aprecian las entradas de algunas de las cuevas (que están numeradas según fueron descubiertas). Hay que tener en cuenta el tremendo calor que hace allí, alcanzando más de 40ºC y haciendo de la visita una dura prueba para el peregrino el mero hecho de salir del autobús con aire acondicionado.
 
Mar Muerto: es un lago salado situado a 416,5 m bajo el nivel del mar entre Israel, Jordania y los Territorios Palestinos. Es de hecho el lugar más bajo de la Tierra, ocupando la parte más profunda de una depresión tectónica atravesada por el río Jordán y que también incluye el lago de Tiberíades. Tiene unos 76 km de largo y un ancho máximo de unos 16 km; su superficie es aproximadamente de 625 km². Recibe agua del río Jordán, de otras fuentes menores y de la escasa precipitación que se produce sobre el lago, y el nivel del mar es el resultado del balance entre estos aportes y la evaporación.
Es aproximadamente diez veces más salado que los océanos por lo que ningún ser vivo habita en él, salvo las artemias. Tan elevada salinidad es lo que impide a un ser humano hundirse en sus aguas debido a que la elevada densidad ejerce un empuje superior a la del mar, pudiendo flotar sin ningún esfuerzo, característica que le ha hecho mundialmente popular
 
Actualmente está muy bien preparado, contando con bar, duchas y vestuarios donde cambiarse antes y después del obligado baño con barro.


Publicado
Modificado
Leído 1681 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5
 
 


Capítulos de este diario