India, Octubre 2011

Escribe: Viajero1999
Veinte días han pasado desde que regresé de un viaje por el que llevaba años esperando. Hace 4 años, poco después de acabar la Universidad, me fuí a vivir a Londres durante unos meses hasta decidir qué hacer con mi vida. Allí conocí mucha gente muy distinta a la mayoría de nosotros, gente que viajaba en cuanto conseguía ahorrar unas pocas libras, gente que viajaba a los sitios más insospechados. Allí me hablaron de India, y me entró un interés que cuatro años después puede sat

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 5 Capítulo 7 9 ... 15

Jaipur

Jaipur, India — viernes, 7 de octubre de 2011

Al empezar el día, quedamos con nuestro chófer para ir al centro, pero el nos sugirió ir a Gaitor, dónde destacan unos antiguos cenotafios de mármol de los reyes kacchawaha . Interesante, sin más. Lo mejor de la visita fue el dibujo de henna que mi novia se hizo en el brazo, por un precio totalmente exagerado, pero que en su momento le hizo mucha ilusión.

El resto de la mañana, ya en Jaipur, la empleamos para pasear por el centro, regatear algo con los comerciantes, que se abalanzaban sobre nosotros como si fuéramos estrellas de cine, visitar algún que otro templo, ver de día el impresionante Hawa Hahal, la Tripolia Gate (puerta de entrada a la ciudad), la torre Ishwar Lat, ..., y organizar como visitar los numerosos museos que tiene Jaipur.
Compramos un tikect que nos permitía el acceso a diversos museos, empezando por el Jantar Mantar, uno de los antiquísimos  cinco observatorios construídos en India.Contratamos un guía que nos contó la historia de todas las construcciones que antiguamente servían para medir el tiempo, conocer las constelaciones, etc.  Es un recinto agradable, lleno de parques y turistas indios simpáticos asombrados de ver gente blanca tanto como nosotros de conocerlos a ellos.
De ahí fuimos al Hawa Mahal. Por dentro es también muy bonito, y se observan vistas de la ciudad impresionantes, aunque su parte fundamental es la fachada exterior.

Regresamos al hotel a descansar, y a arreglarnos para salir a cenar a un restaurante recomendado por nuestro guía, algo caro y con compañía de algún que otro insecto que no quiero ni nombrar, pero con una actuación en directo de música tradicional india muy entretenida, a la cual mi novia se unió como pareja de baile de la bailarina, ante el asombro de los demás clientes del restaurante.


Publicado
Modificado
Leído 367 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 5 Capítulo 7 9 ... 15
 
 


Capítulos de este diario