Isla San Andrés... mar de siete colores

Escribe: sonian
Es producto de sedimentos calizos, formada por arrecifes coralinos late en el medio del Mar Caribe a 700 Km. de la costa norte colombiana, al este de Nicaragua y noroeste de Costa Rica.Tiene...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Isla San Andrés... mar de siete colores

Isla de San Andrés, Colombia — jueves, 8 de noviembre de 2007

Es producto de sedimentos calizos, formada por arrecifes coralinos late en el medio del Mar Caribe a 700 Km. de la costa norte colombiana, al este de Nicaragua y noroeste de Costa Rica.Tiene una extensión de 26 Km2. Desde 1822 pertenece a Colombia. Fue descubierta por Colón en su primer viaje.Ya no quedan ni rastros de piratas y corsarios, sólo leyendas. Tiene la tercera barrera coralina más importante del mundo, fue declarada Reserva mundial de la biosfera.

La economía se basa en el turismo y el comercio. El producto más explotado es el coco. Hay problemas socioeconómicos, sobrepoblación, saqueos de pesca y daño ecológico en las zonas marinas cercanas a la playa. La lengua es inglés criollo sanandresano,pero hablan español. El clima es agradable, cálido y semihúmedo, ha sido afectada por ciclones o huracanes que se forman en el Atlántico. La época de lluvias es de agosto a diciembre y la temperatura de 29º promedio.

Llegamos desde Buenos Aires, en junio de 2007, con mi esposo y mi hija de 3 años, por la empresa Copa Airlines al aeropuerto de Panamá (Impuestos por persona u$s 18 Ezeiza, u$s 5 + u$s 13 hasta la isla) y de ahí en otro vuelo a San Andrés: llena de contrastes, alegre, natural, espontánea, viva, sencilla. Te invita a bucear, descansar, comprar, navegar o rumbear. Te recibe con sonrisa, música, amabilidad e informalidad. Las playas (mi debilidad) son tranquilas y seguras por la protección que brinda la barrera de corales. Imaginate el mar de siete colores, porque presenta diferentes tonalidades de azul, celeste, verde, turquesa con su arrecife... arena fina, blanca... agua clara, limpia, cálida... a la sombra de las palmeras o a pleno sol... Un placer.

Creo que Neptuno, el Dios del mar, vive aquí. Podés hacer buceo, windsurf, kitesurf, esquí, pesca, snorkel para deleitarte o alimentar a los peces que se te acercan en la costa. El malecón de los enamorados conduce a la Plaza Marina donde hay conciertos en vivo, suena música reggae y calypso. La vida nocturna es en discos de los hoteles o en el centro a u$s 7 la entrada. Hay amplio y variado centro de compras, con ventajas por ser puerto libre de impuestos, conseguís perfumes importados originales o imitaciones en promoción 3 x u$s 15, 2 cremas corporales a u$s 5, artesanías: 4 collares a u$s 10 como para regalar y regatear.

Para conocer: "La Loma" es un barrio habitado por nativos de la isla donde se aprecia la arquitectura tradicional, de mucho colorido. "Johnny Cay" es un islote cercano, con cocoteros y vegetación característica de la región que embellece el lugar. "La cueva de Morgan" sitio rico en caliza, donde el pirata escondía los tesoros robados. "El acuario" natural y de gran riqueza de peces. En un tour o por tu cuenta en una chiva (colectivo) podés recorrer la isla o alquilar una moto a u$s 20 por 24 hs. Dentro de la cadena de hoteles Decameron están: Marazul, Aquarium, San Luis, Delfines, Maryland e Isleño. Si buscas opiniones por internet te desalientan las críticas, entonces decidimos vivir nuestra propia experiencia porque depende mucho de lo que cada uno busca y como se dispone desde que cierra la puerta de su casa y se va de vacaciones.

Personalmente este fue el único viaje complicado, perdimos una valija que luego recuperamos, mi hija se enfermó pero con las indicaciones del pediatra, medicamentos y respetando su evolución, desde la habitación del hotel miramos el mar hasta que mejoró y pudo disfrutar con la ilusión de mi esposo de conocer el Caribe. Juntos sorteamos dificultades y felices agradecimos la oportunidad de vivirlo.

Siempre hay que ser positivo. Nosotros elegimos el San Luis por tener la playa enfrente cruzando la calle, (hay piedras pero no es indispensable entrar con zapatillas de agua, yo no usé, se puede pasar por donde hay arena y bañarse en el agua cristalina y templada del lugar) y la tranquilidad del sur de la isla, a pesar que las críticas no eran buenas, nos ofreció excelente servicio y atención. Tiene cancha de tenis, piano bar, discoteca, reposeras, toallas y snack bar frente a la playa, actividades diarias como aeróbic, clases de baile, deportes náuticos, tres restaurantes: internacional (autoservicio), Pastafary (a la carta) y Japonés. Reservas a la mañana con un día de anticipación cualquier restaurante dentro de los seis hoteles. Resérvate una noche en Bruja del Aquarium. Con la pulsera que te colocan al llegar (uso obligatorio), régimen all inclusive (todo incluído) tenés acceso a disfrutar de todos los hoteles de la cadena (restaurantes, piscinas, bares, shows, discos, playas). Los shows son divertidos, con buenos espectáculos, juegos y concursos de 22 a 23 hs.

En una chiva te llevan al centro o a los diferentes hoteles, servicio gratuito con horarios fijos. Nuestra habitación, en primer piso, tenía una vista inmejorable al mar y a una de las tres piscinas. El Isleño estaba cerrado por refacción de habitaciones, fuimos a almorzar, tiene playa pública, linda, amplia, está cerca del centro y del aeropuerto. El Marazul tiene muy buenas instalaciones y restaurantes, playa artificial; debajo de la arena hay una plancha de cemento, hace mucho calor y el agua tiene muchas algas.

El Maryland es sencillo, la piscina con bar interno y terraza al mar, tiene buena vista, la playa pequeña está fuera del hotel. Delfines es un hotel céntrico, sencillo, con pileta y sin playa. Disfrutá el pintoresco club de playa Rocky Cay, la comida es buena, la playa es cómoda y sin profundidad, una pileta natural. Ideal para niños. Hay un barco encallado. Recomendaciones: Cuidado con el tránsito, los carros de golf alquilados a turistas y las motos circulan rápido. No conviene hablar por teléfono desde el hotel, buscá un locutorio en el centro cuesta a Argentina 3 minutos u$s 5 y favorece cambiar dinero en locales comerciales.

Precios de taxis: Desde el aeropuerto al hotel San Luis u$s 13, del Marazul al San Luis u$s 5 y del centro o Aquarium al San Luis u$s 10. El plato tradicional es el rondón, cazuela de pescado y caracol con leche de coco y el cóctel famoso es de ron y coco.

La lista de placeres no termina, se completa con la cuidadosa atención de los isleños y excelente cocina. Pero no todo es placer, encierra un peligro: se adueña del corazón de quien la visita.


Publicado
Modificado
Leído 99227 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario