La ruta del sol (y la lluvia)

Escribe: rodrigomachado
Un viaje por el litoral caribeño de Colombia y la asfáltica ciudad de Panamá. Una experiencia excelente para toda persona al que le guste un viaje donde se complementen la historia, la diversion y el ocio.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3

Isla de San Andrés (Colombia)

Isla de San Andrés, Colombia — sábado, 4 de octubre de 2008

Debido a que siempre que viajo consulto estos diarios de viajeros, a los cuales les saco infinito provecho, decidí realizar la misma proeza y ofrecer mi relato para ayudar a todo aquel interesado en viajar a estos tres lugares maravillosos. Esta es una nueva edición ya que encontré algunos errores, y agregué algunos tips más para todos ustedes.

Como es costumbre, comenzare por el principio: después de un viaje de 6 horas y media y tras un transbordo en Panamá, llegamos con mi esposa a la isla de San Andrés.

Octubre es mes de lluvias, así que vayan preparados si viajan en estas épocas. La pequeña isla de 16 kilómetros de largo nos recibió con un calor húmedo, que fue como un golpe después de bajar del aire acondicionado del avión.

Llegamos pasado el medio día de un sábado, por lo tanto aquí va mi primer consejo: "Antes que nada hay que cambiar dinero al peso colombiano... pero los bancos están cerrados desde el mediodía del sábado hasta las 9:00 del lunes (horario de apertura del cambio, en que reciben la cotización desde Bogotá). Nunca cambien en el hotel, se aprovechan bastante. Tampoco recomiendo la gente que cambia en la calle. Una buena opción, es ir al centro y comprar algo (cualquier regalo, o un buen par de zapatillas de agua: obligatorias para andar en la playa, debido al suelo rocoso), y paguen con dólares y pidan el vuelto en pesos. Los comercios cotizan casi al precio del banco y a veces más. La mayoría acepta dólares.

De esa forma podrán tener algo de dinero hasta que abra el banco. Ah! Y recuerden llevar pasaporte para cambiar dinero en el banco." Siguiendo con el relato, y viendo que lo primero que hicimos después de almorzar y acomodarnos en la habitación del hotel, fue ir de shopping (aunque parezca ilógico en un lugar de playa), debo confesar que las causas fueron sencillas: necesidad de moneda colombiana, y clima nublado.

Debido a que paramos en uno de los hoteles de la cadena Decamerón, el Aquarium para ser precisos, una vez que caminamos un rato por la Avenida Colombia, tipo de costanera / peatonal, nos aprestamos a conocer las instalaciones del hotel. Y acá viene la segunda recomendación: “No solo existe la cadena Decamerón, en realidad es variada la oferta hotelera, a pesar de ser una isla con solo 60000 habitantes. El hotel mas grande pertenece a la cadena Sheraton y se llama Sunrise (Este pertenecía a capitales narco pero fue luego pasado a manos del gobierno y comprado por esta cadena internacional). De todos modos la ventaja que ofrece el Decamerón es que tiene 6 hoteles (5 en funcionamiento), y se puede usar de las instalaciones de todos.

El Aquarium es el más grande de los 6, presenta una estructura impresionante con 16 torres sobre el mar. A mi me toco en suerte la torre mas nueva (la 16), que tiene las mejores instalaciones. Las otras torres son mas viejas y tienen aire acondicionado central, por lo tanto o se mueren de frío o se derriten del calor y picados por los mosquitos. Otra cosa es que ninguna cuenta con ascensores, por lo tanto aquellas personas con problemas físicos, pidan habitaciones en el 1º piso, o elijan otro hotel.

El Aquarium no tiene playa, pero tiene una suerte de pileta natural (rodeada por tres muelles y abierta al mar), que vale la pena conozcan, sobre todo si son amantes del snorkel, ya que si se meten debajo del muelle, podrán encontrar la más variada cantidad de peces sin tener que adentrarse en el mar. Otro problema que tiene el Aquarium es que es bastante bullicioso. Si bien yo tuve la mala suerte de estar acompañado de un gran contingente de adolescentes que venían de Bogotá para su semana libre, no es el mejor lugar para los mieleros. Ahora, si son amantes de los shows nocturnos y de la disco ahí tendrán opciones diarias.

Aca van algunas ventajas y desventajas de los hoteles Decamerón:

  • San Luis: Es el más barato de la cadena. Tiene playa rocosa (pero segun corrección que realizó uno de los lectores, es solo cuestión de adentrarse un poco dentro del mar para encontrar aguas cristalinas y piso arenoso). Esta lejos del centro (lo cual para algunos representa una ventaja más que una desventaja). Un taxi les cobra en promedio 5 dólares de ida, mas 5 de vuelta. Piensen que con esa plata pueden pagar un hotel de mayor categoría.
  • Mar Azul: Es tranquilo, con una hermosa entrada de palmeras, a 5 kilómetros del centro, tiene una linda playa, con una cancha de voley, pero el agua es oscura y estancada porque esta al lado de los manglares. La opción allí es ir hasta Rocky Cay y disfrutar de una de las mejores playas de la isla.
  • El Isleño: Es el que esta cerrado, pero se puede su playa (la mejor de la isla a mi gusto), y de su snack bar, previa reservación en su hotel. El hotel tiene arquitectura de la isla y es le mas viejo, una lastima que no este reparado. Esta al lado del aeropuerto y al final del centro.
  • Delfines: Es el mas chico, y es ideal para mieleros. A un paso del centro, a 2 cuadras del Aquarium (que es el que ofrece mas variedad de lugares para cenar y shows). Es tranquilo, y con la playa al lado.
  • Aquarium: Ideal para el que le gusta la variedad de opciones, no tiene playa, es el más bullicioso. Esta cerca del centro.

Bien. Volviendo al relato de mis vacaciones. Al 2º día lo primero que hicimos, ya que amanece muy temprano, fue levantarnos a las 7, para reservar media hora después los lugares para la cena: No se vayan sin conocer La Bruja, en Aquarium, lugar donde sirven mariscos y ubicado sobre el mar. (Al que madruga Dios lo ayuda). Luego encaramos nuestras excursiones. Como estaba nublado, decidimos dar la vuelta a la isla para conocerla.

La vuelta consiste en conocer: La cueva y el galeón de Morgan (totalmente prescindible), La Piscinita (espectacular! Uno de los pocos lugares de la isla donde el agua es turquesa; la excursión continua hacia el hoyo soplador (punta sur de la isla, donde se encuentran las corrientes marítimas, que labraron un túnel debajo de las rocas con una salida hacia arriba en los días de marea alta… no corrimos con suerte, ya que había marea baja.

Luego una pasada panorámica por el barrio de San Luis, y se llega al hotel. La vuelta no es la mejor de las excursiones, pero hay diferentes formas de hacerlo. En un tour, alquilando una scooter, unos carritos eléctricos o en chiva (especia de omnibus abierto). Vayan prevenidos: aparte del tour hay que pagar la entrada en cada lugar.

Otro consejo: Las excursiones contratadas en el hotel son más caras, y no por eso más seguras. Todos trabajan con los mismos operadores en el puerto de embarcaciones pequeñas, por lo tanto pueden averiguar fuera del hotel. Nosotros contratamos con una mujer afuera del hotel: María Feliz, una dominicana erradicada allí, que no nos decepcionó en nada. Existe una oferta interesante de excursiones:

  • El semisubmarino: es un barco con base de 3 metros de profundidad de vidrio, que recorre la barrera coralina conocida como la pirámide. Si usted es claustrofóbico no lo haga. Termina con 15 minutos de tiempo para nadar en la barrera. Lleve snorkel.
  • Tour de las mantarrayas: Excelente! A las tres de la tarde se acercan a la zona conocida como el Acuario, de aguas poco profundas. Puede nadar con las mantarrayas. Escuche los consejos del que lo lleva, no toque las rayas por su cuenta, sobre todo la cola. Se llega allí en lancha con fondo de vidrio, por lo que puede ver el fondo del mar (buena opción para el que no puede hacer el otro por cuestiones de claustrofobia). También lo llevan a conocer los manglares.
  • Excursiones a Johnny Cay, Haynes Cay y el Acuario: Para hacer playa y snorkel (o como le dicen ellos: careteo).
  • Paseo en El galeón de noche: Es con espectáculos de baile. A mi parecer aburrida, pero cada uno puede optar lo que le gusta.
  • Cursos de buceo. Nosotros no lo hicimos, pero nos dijeron que esta muy bueno.

Comidas: Al estar en un hotel con el sistema All Inclusive, la oferta de comida es variada (sobre todo en el Aquarium, ya que hay 5 restaurantes y 1 buffet), pero se puede cenar en cualquier restaurante de la cadena. De todos modos no hay muchas opciones confiables para comer fuera del hotel.

Compras: San Andrés es barato, sobre todo en perfumes (más que Panamá) y en electrónica. Cuidado con los últimos, que hay muchas cosas falsificadas dando vuelta. La ropa buena es igual de cara que en todos lados. Lo característico es la joyería con esmeraldas (también de todos los precios).

Después de 5 noches en San Andrés, partimos a la hermosísima Cartagena de Indias. Durante el viaje se puede apreciar el color del mar: azul intenso, uno no sabe donde empieza el mar y donde comienza el cielo.


Publicado
Modificado
Leído 19523 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3
 
 


 

Capítulos de este diario