Navidad en Rapa Nui

Escribe: Aleleani
Hoy decidí escribir y contarles a mis amigos viajeros sobre mi viaje a Rapa Nui, Te Pito Te Henua, Ombligo del Mundo, o Isla de Pascua. Era un viaje soñado por mucho tiempo, y se dio la oportunidad de hacerlo en Navidad , con mi familia. El consenso fue total. Todos queríamos ir. Y comenzaron los preparativos,comprar pasaje , buscar alojamiento, recolectar información, recibir consejos,hasta que llegó el día de la partida, el 21 de diciembre de 2008.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5 6

Orongo

Isla de Pascua, Chile — lunes, 22 de diciembre de 2008

Impacientes, nos levantamos temprano para empezar a conocer.
Durante el desayuno averigûé y arrendé un Jeep pequeño. Servicio muy eficiente! A los 15 minutos lo tenía a en la puerta.

La meta del día era visitar  la aldea de Orongo. Mapa en mano, mi hijo como chofer, partimos. Pasamos por Hanga Roa, viendo un poco más del pueblo, que tiene una calle principal.

Seguimos nuestro camino hacia Orongo, pero mirando y parando donde algo nos llamaba la atención.  Así llegamos al Rano Kau, el volcán de 1600mts de diámetro y 200 de profundidad., con agua en el cráter , donde crecen juncos y algunas especies nativas recuperadas.

Por la ubicación  del volcán, en el vértice de la Isla, se ve el mar hacia el norte y el sur. Observamos , caminamos, vimos un sendero y nos gustó más la idea de llegar a Orongo caminando por el sendero que por el camino en auto.

Llegamos a Orongo.Es un museo de sitio, en una aldea restaurada. La entrada cuesta 5000 $ch para todo el mundo (o 20 dólares). No hay guías, te entregan un buen folleto para ir leyendo a medida que uno va caminando por los senderos delimitados.
La aldea tiene el volcán a sus espaldas , y el acantilado a sus pies. Es una franja muy estrecha , y el viento corre fuerte. Allí vimos las casas circulares, casi excavadas, con entradas pequeñas y bajas, para defenderse del viento.

Está la casa del Sacerdote, donde hay petroglifos, en general referidos al "manutara" o  gaviotín , ave importante en la mitología rapa nui.  Los dibujos representan al pájaro ,  y al hombre pájaro, que bajaba por los acantilados a buscar el  primer huevo en los motus . Esta ceremonia no se hace desde hace poco ,  que fue prohibida por el gran peligro que conlleva.

Sin darnos cuenta se nos pasó el tiempo , y ya era más del mediodía cuando salimos de Orongo, y debíamos caminar con ese sol hasta el auto.

De ahí nos fuimos al Ahu Vinapu,  para llegar hubo que meterse por caminitos intrincados y mal señalizados.

Este Ahu no está restaurado. Los moais están todos caidos y  se les ve la espalda. Creo que hay uno levantado y muy erosionado,  Se observan restos de la antigua aldea.

Seguimos el camino costero, muy bello, con sus costas pedregosas,de roca volcánica  y mar azul  y turquesa, y cada tanto, encontrábamos un Ahu , pequeño , que nos deteníamos a mirar y fotografiar.

En el camino hay que tener precaución porque hay muchos animales sueltos,caballos  , y vacas a veces.

Nos sorprendió lo pequeña que es la Isla , y que todo quedaba muy cerca. Así que sin planificarlo, llegamos al Rano Raraku.  Nos bajamos a verlo,  pero nos acobardamos. Eran las  15hs, el sol pegaba a pleno sobre el volcán, y la piedra negra transmitía todo el calor.
Mejor lo dejamos para  ir al día siguiente temprano en la mañana.

Desde allí , alcanzábamos a ver ,hacia el mar, el maravilloso Ahu Tongariki, el más completo de los altares, ( el de la foto que tanto les gustó a mis amigos).

Hacia el ahu nos dirigimos. Allí caminamos , lo miramos, lo fotografiamos en todos sus ángulos, a cada moai, a todos juntos. Y  cada uno de nosotros ,  eligió un lugar para sentarse y simplemente admirar.  Mi sensación fue de Misterio Absoluto.

Seguimos camino y llegamos a Ovahe,una pequeña playita escondida, muy bonita. No nos quedamos mucho tiempo, porque nos urgía llegar a Anakena.

Anakena es "la playa" , de arenas rosadas, palmeras , un Ahu de Moais, aguas turquesa ,transparentes , casi tibias, y  con muy poca gente. La playa perfecta!

A esta hora , todos teníamos hambre.  En Anakena hay un par de Kioscos o carritos donde venden bebidas y comida. Alli comieron  atún pascuense , y yo sólo una bebida. No me inspiró confianza  la limpieza de las cocineras.   Pero reconozco que eran muy graciosas, y había que tener cuidado de no ser el objetivo de sus chistes y burlas. Me reí bastante .

Volvimos a la playa, a disfrutar de sol suave a esa hora.  Y de regreso a Hanga Roa.
Por supuesto , después de ducharnos , estábamos listos para ir a cenar como corresponde!

Fuimos al Aloha, un restorant muy recomendado.  Era bueno , pero no tanto, y caro.


Publicado
Modificado
Leído 2962 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5 6
 
 


 

Paramos a ver el paisaje del Rano Kau

   

Capítulos de este diario