Rapa Nui, te pito o te henua

Escribe: maneriquelme
La Isla de Pascua está llena de mitos y se ha estigmatizado como un destino caro para Chile y el resto del Mundo. Lo cierto es que es posible llegar y disfrutar con un presupuesto ajustado. Lo que no se puede hacer, es dejar de visitarla.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Llegar a Rapa Nui

Isla de Pascua, Chile — domingo, 2 de agosto de 2009

Hace bastante tiempo que pisé por primera vez Isla de Pascua.... la descubrí... y fue tal la impresión, la alegría y la magia que no pude dejar de volver y espero poder hacerlo cada vez que pueda.

No es que tenga mucho dinero, es que me gusta viajar y como muchas de las personas que son de esta misma raza, nos inventamos recursos para lograr llegar donde queremos.

Para alguien de la que se conoce como "clase media", es relativamente complicado llegar a Rapa Nui en enero o febrero, pero es bastante accesible hacerlo en mayo, como se supone que es el mes más lluvioso y no resulta atractivo para  los "turistos platudos". También son buenos los meses de septiembre o noviembre, que, en Chile al menos, es posible encontrar  pasajes de avión (ida y vuelta) por unos US$350. aprox. Valga decir que para llegar hasta allí es posible hacerlo por tierra desde el puerto de Valparaíso pero junto con tardar 7 días de travesía, no siempre es seguro que puedas llegar a tierra una vez en Rapa Nui. Lo más seguro es el avión y, dado el monopolio de Lan, sólo tienes a esa línea para viajar. Hay vuelos 5 días a la semana y algunos días son 2, uno de mañana y otro en la tarde. Dura 5 hrs, aprox. y como, a pesar que es considerado como viaje interno en Chile, el trato abordo es como en un vuelo internacional de larga distancia. No dan caja con tonteras sino comida caliente!!!!!

La Isla atrapa, una vez allá se instala una sonrisa en la boca que no se sale de tu cara sino hasta cuando vuelves a Santiago de Chile y sales del aeropuerto.

La verdad es que Hanga Roa, el pueblo,  es tan pequeño que sería posible llegar a cualquier hostal caminando. Por eso no es gracia cuando ofrecen el traslado al aeropuerto.

Sí, Hanga Roa, te recibe con sus brazos abiertos. Clima agradable (25 grados), habitantes que generalmente te sonríen y te saludan. Mucha vegetación, flores propias del trópico, hibiscos, palmeras, guayabas.... Las guayabas crecen como maleza, acompañan a quien se aventura a caminar la isla y le brinda alimento e hidratación. Mangos hay muchos y sus ramas salen de los frágiles límites de propiedad ofreciendo sus frutos a cualquiera. El viento, el aire, la luz, algo hace que parece que la nitidez se exacervara y los colores son más vivos y el aroma de las cosas es más intenso y suave a la vez.

Se siente esa libertad que, para quienes vivimos en el continente y en ciudades de cemento, es un bien escaso o inexistente. Nuestras costumbres se relajan: te sonríes más, sales de noche sin preocupación, conversas con personas que no conoces, caminas sin prisa, te levantas temprano y con ganas de salir a explorar...
Y.... qué hacer...

Si llegas temprano y hay sol.... ve inmediatamente a la playa.... un taxi cobra una tarifa que es ida y vuelta. Hay que asegurarse que vuelva a buscarte, siempre lo hacen pero no está demás insitir. Son 18 kilómetros así que pueden cobrar US$27 más menos, ida y vuelta!!!, lo otro es arrendar un jeep por 24 hrs y así aprovechas de recorrer las playas Anakena, Ovahe, La Perousse (moai y te pito o te henua), Papa Vaka, Rano Raraku, Tongariki. Nunca se sabe cuándo va a llover, de todas formas no hace frío, me he bañado en Ovahe cuando ha estado nublado y lloviendo y no me han dado ganas de huir....

En el pueblo hay muchos bares y restaurantes pero como nunca ando con mucho dinero he preferido comprar empanadas en Ariki o te Pana.... esto es donde la Berta. Por unos US$6 comes una gran empanada de atún, atún queso u otras variedades, y una cerveza o un jugo  o una gaseosa... Está muy bien para cerrar un día de caminata y playa.

Los restaurantes que están en la caleta de Hanga Roa son muy, muy caros, pero siempre hay alternativas.... no sé si aún existe un carro que vende completos (hot dogs, panchos, perros calientes, cachorros quentes), bebidas o gaseosas y empanadas de queso, más económicas.

Ahí mismo en la caleta es posible arrendar un bote para ir, si el tiempo lo permite, a dar un paseo a los Motus (islotes frente a Orongo) esto es para todo el día y la tarifa también es ida y vuelta, te dejan y luego te recojen. También se puede tomar una clase de buceo en Mike Rapu o en Orca, en cualquier de los dos cuesta unos US$53.

Los días de lluvia, si es que aparecen, la visita al museo y recorrer los 2 mercados que hay en Hanga Roa, se convierten en buenos panoramas. La artesanía cuesta lo que  en cualquier mercado de artesanías, hay económicas y hay muy caras. Los tallados en madera sobretodo.... hay que regatear. Eventualmente, en los sectores como Akivi, Anakena, Orongo, también venden y salvo el de Akivi, los otros dos son más económicos que los mercados.

Para la noche hay muchas actividades: ir al Topatangui, un bar donde ademas toca el grupo del mismo nombre, es muy entretenido para bailar, está bueno y cuesta unos US$10. Matato'a y Kari Kari son grupos de danza y música, muy muy buenos, sus presentaciones son alternadas, un día uno y el otro día el otro conjunto (se repiten los bailarines... jajaja!!!) Cuesta US$20 más o menos. Hay dos discoteques, la Piriti cerca de aeropuerto y la Toroko, cerca del cementerio.

Para quienes llegamos con pocos recursos a la Isla, buena alternativa es traer alimentos del continente. Pan de molde, queso, embutidos, vino, en fin, de todo. Cuando salíamos llevábamos un termo con agua caliente que alcanzaba para dos tazas de te o café y para dos sobre de sopa instantánea. Llevamos también barras de granola y con eso nos alimentábamos durante el día y entre medio, guayabas.... Si arriendas antes una cabaña donde puedas cocinar, mejor aún.

Si hay poco tiempo, arrendar un auto es buena alternativa, si hay más días (más de 3) hay rutas que se pueden hacer  pie... Orongo, por ejemplo. subir lleva unas 2 horas y es maravilloso y sobrecogedor descubrir el Rano Kau, la vegetación, la obsidiana...., al final del camino. Al principio te encuentras con Manavai, un lugar donde se conservan las especies nativas de la isla, es como un jardín botánico. Antes de salir completamente del pueblo puedes ir  a Hanga Piko, otra caleta en el pueblo y bajar hasta Ana Kai Tangata. En Orongo cobran una entrada que simbólicamente es válida para recorrer toda la isla, que podría ser considerada entera como un museo de sitio. El costo es de US$10.

La otra ruta que se puede hacer a pie es la de Vinapu, también unas 2 hrs., no está muy bien señalizado pero si te tpas con el portón de algo como una industria, estas en lo correcto, luego hay que doblar hacia la izquierda y llegas.

En el pueblo, ir al cementerio es un bonito paseo, aunque suene extraño. Cerca está el sector Tahai, donde es posible encontrar ahus y una aldea.

Hay un solo camino pavimentado, por el es posible llegar a Rano Raraku y a Tongariki pero también es el que se toma para llegar a Akivi, en la ruta hacia ese  ahu estan también las cuevas de los plátanos y las 2 ventanas, que son las más famosas. Hay otra cueva ceremonial que impresiona bastante por su amplitud y oscuridad, por eso es conveniente andar con una linterna.

Hay supermercado y puedes comprar lo que necesites. También hay espacio para acampar.
En fin, es maravillosa, ha que ir!

He publicado un album que se llama Rapa Nui, allí puedes ver más detalles de lo que cuento acá.


Publicado
Modificado
Leído 6982 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario