2° Día en Isla de Pascua

Escribe: liopos
La máxima aventura en bicicleta. El segundo día después de un desayuno energético, fui y arrendé una bicicleta por $ 7000 con la cual hice el primer recorrido fuera de la ciudad. Tome la ruta por el aeropuerto que nos lleva hacia anakena, pero el objetivo no era llegar allá, sino que dirigirme hacia Rano Raraku por la costa.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

2° Día en Isla de Pascua

Isla de Pascua, Chile — domingo, 8 de febrero de 2009

El segundo día después de un desayuno energético, fui y arrendé una bicicleta por $ 7000 con la cual hice el primer recorrido fuera de la ciudad. Tome la ruta por el aeropuerto que nos lleva hacia anakena, pero el objetivo no era llegar allá, sino que dirigirme hacia Rano Raraku por la costa.
El camino es entretenido lleno de vegetación, muchos caballos sueltos que si te acercas se espantan, son como salvajes. Mi primer encuentro con los Moais fue en Vaihú / Hanga Te'e, luego siguió Akahanga hasta que llegue al camino que entra al Volcán Rano Raraku. Fue sorprendente ya que los moais se ven desde lejos y a medida que te acercas es como que los tienes encima.

El recorrido desde la ciudad hasta la entrada principal del Parque en bicicleta lo hice en 3 y media horas, contando todas las veces que me bajaba a admirar un moais y fotografiarlo; me fui un tanto en la profunda porque me detenía a ver e imaginar cómo llegaron a esos lugares y que todos eran distintos, en fin la idea no era ir a toda prisa, sino que contemplando el paisaje y todo lo que se presentase, incluso el cielo amenazante de lluvia que me seguía.
En la entrada al parque hay unas mesas que uno puede ocupar para servirse la comida o colación que lleva, principalmente para los ciclistas, en mi caso llevaba conservas saladas y dulces, así que fue el momento de alimentarme y esperar que dejara de llover, ya que en la isla de pascua cuando llueve, es con ganas, quedas empapado, pero al rato te secas con el calor que hace.Al subir por el parque vas observando la cantidad de moais que hay y las diferencias que tienen cada uno de ellos, los fui fotografiando y recorriendo el lugar con mucha calma, además que por la lluvia que había pasado, eran muy pocos los turistas que estaban en el parque, ideal para las fotos si quieres que salgan naturales, es decir sin gente.Una vez que recorrí toda la cantera de Moais, comencé el descenso hasta que llegue a un camino ubicado en la entrada del parque, a mano izquierda, no tenía ninguna señalización, pero si el sendero estaba debía llegar algún lado, por lo que seguí por él y la sorpresa fue grande, me llevo a una quebrada de tierra amarilla-rojiza que era la entrada al volcán. En su interior una gran laguna con vegetación (matas de Totora); recorrí parte del interior y después me fui a una zona alta a tomar las correspondientes fotografías, todo debe quedar plasmado en ellas para los recuerdos.

En este lugar se vino la segunda lluvia y con mayor fuerza, el agua me corría por el cuerpo como si me estuviese bañando con una manguera, era impresionante, pero el calor aun más, así que me resguarde bajo un árbol hasta que la lluvia cedió.Cuando bajaba del volcán observe a lo lejos que cerca de la costa habían unos moais en fila, así que mi siguiente objetivo fue ese, tome mi bicicleta y me dirigí con prisa hacia estos moais ya que eran como las 16 horas y debía volver a la ciudad, aun quedaba mucho por pedalear de vuelta.
Al llegar a Tongariki (15 moais) la emoción fue más grande, ver ese Ahu con los moais tan bien puestos y en filas era lo máximo para mí, en ese momento me senté a contemplar la panorámica antes de comenzar con las fotografías. Finalmente después de una hora con esos moais, tome rumbo de vuelta a la ciudad con mi bicicleta, eso sí con una dificultad, se me había acabado el agua que llevaba en mi mochila y pedalear como 2 o 3 horas de regreso sin un poco de agua, fue agotador, la deshidratación en su punto máximo, además que no había donde pasar a pedir agua, mi única motivación en ese momento era que por  la mañana había visto un sandial al comienzo de la ruta, esa sería mi fuente de hidratación.

Al llegar al sandial me compre una sandia te tamaño medio y me la comí entera mientras hablaba con los amigos que estaban ahí, eran del "conti" así que la charla fue de contarles como estaba Santiago y eso, al parecer les caí bien o me vieron cara de sediento que me regalaron otra sandia para llevármela. Parece chiste, pero como recomendación si hacen esta ruta en bicicleta, llevar mínimo 3 litros de agua, yo solo llevaba 1,5.Cuando me quedaban pocos kilómetros para bajar a la ciudad, cerca del aeropuerto mi bicicleta falló, se soltó la rueda de atrás y no había con que apretarla, por lo que me quede a pie, para mi suerte, la gente es súper amable y a penas paso una camioneta y sin hacer dedo, me ofrecieron llevarme a la ciudad, así fue como llegue al camping. Consejo arrendar bicicletas en buen estado, mejor pagar un poco mas he irse a la segura. Una bicicleta que se arrienda por $10000 las 24 horas es una buena opción.


Publicado
Modificado
Leído 3707 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario