Desde Bogotá a Isla Margarita en Automóvil

Escribe: TIOMR
Inicie mi viaje muy temprano desde Bogotá en mi automóvil hacia Bucaramanga, el día jueves 26 se agosto, Zipaquirá, Ubaté, Chiquinquirá, Barbosa, Socorro, San Gil, Aratoca, en el camino debí...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Desde Bogotá a Isla Margarita en Automóvil

Isla de Margarita, Venezuela — domingo, 23 de septiembre de 2007

Inicie mi viaje muy temprano desde Bogotá en mi automóvil hacia Bucaramanga, el día jueves 26 se agosto, Zipaquirá, Ubaté, Chiquinquirá, Barbosa, Socorro, San Gil, Aratoca, en el camino debí hacer una parada obligada, después de seis horas de viaje llegue al imponente Cañón del Chicamocha, en este sitio la Gobernación de Santander construyó e inauguró hace poco tiempo un parque que ha sido llamado Parque Nacional del Chicamocha, PANACHI, como es conocido popularmente, allí tuve la oportunidad de repasar algunos aspectos de la antigua cultura indígena que habitaba la región, en el museo local, en este parque hay una agradable variedad de actividades a disposición de los visitantes, comidas, bebidas y entretenciones para chicos y grandes, avestruces, cable vuelo, pista de buggies, el mayor atractivo es el mirador, que permite una vista de 360º sobre este Cañón, y un hermoso monumento llamado "A la Santandereanidad".

Desafortunadamente para mí, desconocía que allí solo se permite el vuelo en parapente hasta el medio día, ya que en la tarde las corrientes de viento se hacen muy fuertes y no es tan seguro hacerlo en estas circunstancias, continué mi camino y para evitar viajar durante la noche me alojé en el hotel San Nicolás, un hotel sencillo y cómodo con tarifas adecuadas para los viajeros, lo recomiendo.

El día siguiente continué mi viaje por el Páramo de Berlín y Pamplona hasta la ciudad de Cúcuta, allí debí pedir la revisión del vehículo para obtener el permiso para pasar con el vehículo hacia Venezuela; le recomiendo a los viajeros que repitan mi recorrido llevar la revisión de la SIJIN desde su ciudad de origen, original y copia de la tarjeta de propiedad, copia de la Cédula de Ciudadanía (El automóvil debe estar a nombre de quien lo conduce), Licencia de conducción y seguro de responsabilidad civil con cobertura en Venezuela (Yo contaba con una póliza de seguros de MAPFRE que ofrece cobertura en todos los países del Pacto Andino, así que solamente les pedí una certificación de la cobertura, la cual anexé, copia de todos estos documentos, junto con los del pasaporte y la visa (Si, la exigen), se deben presentar al SENIAT, en la oficina de San Antonio del Táchira o en Ureña, para obtener el citado permiso, que otorgan para transitar a los vehículos de los turistas, hasta por el lapso de un mes.

Allí tuve mi primer inconveniente, el viernes no alcancé a hacer el trámite, así que tuve que esperar hasta el lunes (La oficina del SENIAT no trabaja los días sábados), para continuar mi trámite y obtener el permiso, mi estadía fue muy agradable en Cúcuta y Villa del Rosario por la compañía de Gladys, José Gabriel y su hijo Andrés. gracias por su compañía y orientación en todo este proceso, muy queridos, en esta ciudad no puede dejar de dar un paseo por el malecón y almorzar el Puerto Seguro, la comida allí se toma en un autoservicio y se paga según el peso de esta, es delicioso, debe tener cuidado de no comer demasiado, ya que la tentación es mucha, el costo? Aproximadamente $25.000/Kg.

El lunes, después de obtener finalmente el permiso, de sellar en inmigración mi entrada al país y de obtener la autorización de la oficina de tránsito tuve que esperar una minuciosa requisa por parte de la Guardia de Venezuela, par poder iniciar, por fin mi viaje con dirección a la ciudad de Valencia, ya iniciado tarde el recorrido seguí de largo por san Cristóbal, trabajos en la vía me retrasaron el viaje y llegué a la ciudad de Barinas hacia las 5 P.M. continué mi viaje por Guanare, Acarigua y San Carlos, terminé mi recorrido de 710 Kilómetros hacia las 11 P.M. en la ciudad de Valencia, me alojé en un hotel y en la mañana del martes fui a saludad a mi amiga Nataly y a su esposo Henry en esa ciudad, almorcé con ellos y en la tarde me dirigí hacia Caracas tráfico bastante complicado en esta ciudad, visité varios hoteles en los que me indicaron que no tenían habitaciones disponibles, craso error llegar a Caracas sin una reserva previa, mea culpa

Teniendo en cuenta las múltiples advertencias de seguridad que había recibido sobre esta ciudad, desde la frontera hasta Valencia, decidí mejor continuar mi camino hacia Puerto de la Cruz, antes que exponerme a la noche en Caracas; seguí por Petare, Guarenas, Caucagua, Cupira, Clarines, Barcelona y finalmente Puerto La Cruz, allí termino este recorrido de 470 Kilómetros de este día.

Muy temprano, ya es miércoles, en la mañana me dirigí al puerto del Ferry, donde llené la solicitud de tiquete y me pude embarcar hacia el medio día con dirección a la Isla de Margarita, el viaje toma alrededor de tres horas en el ferry Express y cuatro en el corriente, obviamente las tarifas son más altas en el primero, pero vale la pena. Llegué a la isla y me dirigí a la ciudad de Porlamar, principal ciudad de la Isla, recorrí sus calles y su comercio, conseguí un mapa y me alojé en el hotel Blue Lion, en esta ciudad, las noches son muy agradables allí, tome unos tragos en un bar cercano y descansé.

Es jueves salgo en dirección a la playa del agua, allí se encuentra un centro de buceo, a través de una agencia contacto a los instructores del centro de buceo y programo las inmersiones, debo iniciar el día viernes, entonces decido cambiar mi alojamiento para este sector me parece lo mas acertado, así que con la ayuda de Dorelys encuentro la Posada La Cuadra, un agradable lugar, sencillo y cómodo que me ofrece lo que busco, sin dudarlo, visité de regreso la playa Parguito, una playa cercana y muy hermosa que desafortunadamente se ve permanentemente agredida por residentes y turistas, quienes disponen las basuras en forma descuidada y están afectando negativamente las condiciones de esta, en la vía encontré un grupo de residentes quienes adelantaban una campaña de ambiental en este sentido, un saludo también y un reconocimiento por tan importante labor de sensibilización y educación hacia la comunidad, les deseo que los resultados se vean más temprano que tarde.

Después de regresar a Porlamar, tomar mi almuerzo y recorrer el comercio me dirijo nuevamente al sector de la Playa del Agua a mi nuevo hospedaje.

El viernes me recogen en la agencia y me llevan a la playa El Tirano, para salir desde allí hacia Los Frailes, el sitio donde se hacen las inmersiones de buceo de este día, con la compañía de Evan, Dive master procedente de Austria, quien vive en la isla hace varios años. Después del almuerzo y la inmersión de la tarde regreso, satisfecho hacia la Posada, resto de tarde de descanso, visito el centro comercial Sambil, excelente lugar para hacer compras y tomar descanso, a pesar de la cercanía de discotecas muy agradables allí y en la Playa del Agua desisto de mi intención de la rumba nocturna, al día siguiente debo hacer inmersión en profundidad y no es conveniente el licor ni el trasnocho antes del buceo.

Sábado triste, amanecemos con una tormenta tropical que obliga a cancelar el buceo, la mayoría de actividades en la Isla se suspenden por seguridad, así que un buen libro me salva parte de la mañana, después mejora un poco el día y decido dar la vuelta a la isla, voy entonces hacia Manzanillo, Pto. Cruz y Juan Griego, visito el Fortín de la Galera

Después de almorzar continuo por el museo Pueblos de Margarita, excelente lugar para conocer la historia, artes y tradiciones de los pueblos de Isla, sigo después hacia La Guardia, visito la playa El Yaque, especial para los surfistas, visito otras áreas comerciales regreso a la posada, descanso esperando que se solucione la tormenta para hacer buceo al día siguiente.

Domingo, inicia mal, las embarcaciones están fuera del agua, continúa la tormenta y obviamente se suspende el buceo, visito las playas Parguito y Playa del Agua, tomo mi almuerzo y se compone el día, el encuentro con mis guías turísticas: Lilo y Rosángel me alegra el día, nos vamos a recorrer la península de Macanao, delicioso, especialmente por la compañía, La Restinga, El Tunal, La Pared, terminamos con unas deliciosas cervezas y una picada de mariscos viendo el atardecer desde la Playa Punta Arenas, a pesar que recomiendan los atardeceres en Juan Griego; después vamos a Boca del Río y compartimos un rato con un grupo de mujeres genial! Hey! Gracias Chicas......Un Beso a todas. Regreso a la Posada un poco tarde pero contento, definitivamente mañana si será el buceo...

El lunes finalmente se termina de retirar la tormenta y vamos al buceo, Los Frailes, el grupo de inmersión es diverso y muy agradable: Una pareja de argentinos, una pareja de suizos, un alemán, un Dive Master Austriaco, otro venezolano y yo, colombiano; pasamos excelente y la inmersiones fueron de acuerdo a lo esperado, en la tarde preparo mi maleta para iniciar el viaje de regreso, algunas compras y rumbo Punta de Piedra, para buscar abordar el Ferry de regreso, no sin antes despedirme de Lilo y su familia, nuevamente , un abrazo...

El día martes muy temprano inicio regreso en el ferry, continuo por Barcelona, más adelante, en un peaje me informaron que más adelante, en Boca de Uchire la vía estaba cerrada por una protesta de la comunidad contra el Gobierno, tuve que desviar mi ruta y tomar una vía alterna, por Guanape, delante de esta población, por una carretera en muy regular estado sufrí un percance en mi vehículo, mientras adelantaba un camión, este maniobró hacia la izquierda y me hizo pasar sobre un hueco, motivo este por el que las dos llantas del lado izquierdo sufrieron serios daños, creí que podía estar tranquilo, ya que previamente había adquirido en Colombia la póliza de seguro de MAPFRE que antes había mencionado, incluía asistencia en viajes y según sus cláusulas tenía cobertura en todos los países del pacto andino, incluido Venezuela, por supuesto; desafortunadamente cuando me comunique con el número de emergencias de MAPFRE Venezuela fui informado que esta empresa no prestaba asistencia a pólizas expedidas en Colombia, que decepción más grande y que falta de profesionalismo.

Tardé mas de seis horas en solucionar, por mis propios medios este desafortunado percance. Al día siguiente en la ciudad de Valencia dejé constancia de mi inconformismo ante la empresa y necesité comprar llantas nuevas, antes de continuar mi viaje hacia la ciudad de San Cristóbal, donde pase la noche del miércoles, para finalmente salir del territorio venezolano el día jueves cerca del medio día, satisfecho y feliz por mi viaje a la Isla de Margarita, un poco preocupado por la situación de tensión social y política que se vive en el hermano país y decepcionado por la empresa de seguros MAPFRE, de la cual no he recibido hasta la fecha reembolso de los gastos en los que incurrí el día del percance, tengan cuidado con estos seguros y especialmente de Seguros MAPFRE en el momento de adquirirlos. Mil gracias a las amables personas que compartieron conmigo durante las diferentes vivencias de este viaje. Regresé finalmente a Bogotá el día viernes 07 de septiembre .


Publicado
Modificado
Leído 17028 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario