Algo de Salta y la Quebrada de Humahuaca

Escribe: kristabrc
Siempre me dijeron que el norte enamoraba, que era un lugar magico con un encanto particular, finalmente el viaje se concreto y parti destino a Salta y Jujuy, mi destino esta vez se centro en la Quebrada de Humahuaca

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 Capítulo 4 6

Iruya, increible

Iruya, Argentina — sábado, 2 de enero de 2010

Dia 5
El 2 de enero muy temprano dejo el hostel y me voy a la terminal de Humahuaca, alli con Transporte Iruya SA, tomo el colectivo que va a Iruya sale a las 6am, dejamos Humahuaca y en un desvio en la ruta, la micro entra por una ruta de ripio que se adentra en la montaña, ya el sol ilumina el paisaje.
El camino a Iruya es realmente alucinante, consejito tomen te de coca y mastiquen chicle es una zona muy alta y al apunamiento es terriblemente molesto.
Es increible ver que hay personas viviendo a esas alturas, y en lugares casi inaccesibles.  En el camino se pueden ver los burros que han quedado salvajes y algunas llamas. La verdad no dormirse porque todo es hermoso, hay muchas curvas el camino es muy sinuoso.
Finalmente unas 3 o 4 hs despues llegamos a Iruya, cuando bajan del micro, hay que subir una cuesta hacia el pueblo en el camino, muchos lugareños ofrecen hospedaje, les digo las pocas cuadras que camine hacia el alojamiento que me ofrecieron fueron mortales, entre los casi 4000 mts de altura caminar con la mochila se hace mortal jajaj.
El alojamiento en que estuve no recuerdo el nombre , pero es apenas subiendo una cuadra y es una casa que ofrece habitaciones, compartidas y algunas matrimoniales, es todo muy humilde, pero el baño tiene agua caliente, (con termo electrico) y las camas son muy calentitas tienen muchas mantas.
Lamentablemente mi dia en Iruya estuvo algo complicado, con una hipertension recien medicada, me sentia algo mal, asi que fui al hospital donde me atendieron muy bien, y me recomendaron que haga reposo asi la medicacion hacia efecto. Mi idea era hacer el trekking hasta San Isidro, pero bueno debi cambiar de planes y ese dia me dedique una buena parte a hacer reposo. Por la tarde cuando me sentia un poco mejor, recorri un poco del pueblo, subi hasta el mirador, y como se avecinaba una tormenta, volvi al pueblo, y a eso de las 19hs el cielo se cubrio totalmente, y empezo la lluvia torrencial.
Cene en el mismo alojamiento, puesto que tiene un comedor, se come muy rico comidas caseras y no es caro.
Por la mañana me levante temprano para averiguar en la boleteria que pasaba con el viaje de regreso, me dijeron que si el camino estaba transitable asi que el micro salia a la hora establecida 6am.



Publicado
Modificado
Leído 1968 veces

    Enviar a un amigo

1 2 Capítulo 4 6
 
 


 

Camino a Iruya a la altura de las nubes

   

Capítulos de este diario