Reserva natural de Pacaya Samiria: el corazón verde de Perú

Escribe: Dragonauta
Considerada la joya natural de la Amazonia norte del Perú, Pacaya-Samiria conserva la abundante y variada fauna silvestre, de la que destaca una enorme variedad de peces. Sus incontables lagos, pantanos y aguajales sirven de refugio a 130 especies de mamíferos, 330 especies de aves y números aún desconocidos de reptiles y anfibios en una extensión similar a la de la república de El Salvador.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Reserva natural de Pacaya Samiria: el corazón verde de Perú

Iquitos, Perú — jueves, 1 de septiembre de 2005

La reserva fue creada para preservar la particular flora y fauna de la enorme extensión de selva baja inundable que existe entre el curso bajo del Huallaga y el Canal de Puinahua (un curso alternativo del río Ucayali) es decir, las cuencas de los ríos Pacaya y Samiria, incluyendo no menos de ocho grandes lagos y gran cantidad de lagunas. Entre otras muchísimas especies raras, en sus aguas se encuentran dos especies de cetáceos y un sirénido único, la gran vaca marina Trichechus inungis, que no existe en ningún otro lugar del Perú.

El acceso y las visitas guiadas se pueden realizar partiendo desde su albergue de selva a unas cuatro horas en deslizador o diez en pamacari.

Esta área natural se ubica en la ecorregión de la Selva Baja, y es parte del bosque tropical húmedo, uno de los lugares con mayor riqueza biológica del planeta. Esta reserva toma el nombre de los ríos Pacaya y Samiria, que forman pantanales y lagunas de aguas tranquilas, que reflejan las imágenes del cielo y del bosque... por ello se le conoce como "La tierra de los ríos espejo".

Pacaya Samiria es la reserva natural más grande del Perú, sus aguas albergan a 250 especies de peces, entre los que destacan destaca el paiche, que es el pez de agua dulce más grande del mundo, el cual mide con 3 metros de largo y pesa unos 200 kilos. Entre sus principales atractivos destacan las enormes tortugas charapas, el manatí, el delfín rosado de río, la nutria gigante y el caimán negro, todas especies en peligro de extinción.

También encontramos al caimán, a la boa anaconda y al manatí herbívoro que consume la vegetación acuática evitando el empantanamiento de los cursos de agua. El bosque de la reserva alberga 800 especies de árboles que sirven de hogar a 330 especies de aves, trece de monos, así como a otorongos, sachavacas, ronsocos y perezosos.

Historia y desarrollo


La Reserva Nacional Pacaya-Samiria fue establecida el 4 de febrero de 1982. Está localizada en la región Amazónica del Perú, a 93 millas de Iquitos. La reserva tiene forma triangular y esta entre los ríos Marañon y Ucayali. Estos ríos confluyen en la punta nordeste de la reserva, convirtiéndose en el principio de lo que llamamos el río Amazonas.

Las cuencas de los ríos Pacaya y Samiria han sido protegidos por el gobierno peruano desde 1940. El área fue declarada reserva nacional en 1972 y expandida a sus límites actuales de de 2 080 000 hectáreas en 1982. La reserva es la más grande del Perú y la segunda más grande en la región amazónica, y la cuarta más grande de toda Sudamérica. El gran tamaño de la reserva asegura que esta será ecológica y genéticamente representativa de toda la región, con abundancia de áreas virtualmente sin cambios.

Su posición central en la Amazonia Peruana, así como su gran extensión, aseguran la conservación de muestras representativas de los ecosistemas del bosque húmedo tropical y propician la investigación de la flora y fauna silvestre (terrestre y acuática).

La vegetación es una de las más diversas del bosque húmedo tropical. Hasta la actualidad se han determinado 847 especies agrupadas en 118 familias, de las cuales 22 son de orquídeas. Las palmeras ocupan grandes extensiones de la reserva, siendo la especie más representativa el aguaje (Mauritia flexuosa), la que crece agrupada en formaciones conocidas como aguajales.

Los principales objetivos de la Reserva Nacional Pacaya-Samiria son: conservar los ecosistemas representativos de la selva baja de la Amazonía Peruana, preservando su diversidad genética; propiciar la investigación sobre flora y fauna silvestre, tanto terrestre como acuática, asegurando su manejo adecuado, particularmente de aquellas especies amenazadas y las de uso actual y potencial e impulsar el desarrollo socioeconómico de las poblaciones aledañas, mediante la utilización racional de los recursos de flora y fauna silvestres así como fomentar el turismo local.

Paisajes

En la reserva se encuentran dos tipos de paisajes. Existe la planicie aluvial y algunas pequeñas colinas que se encuentran en la parte oeste de la Reserva. La vegetación es muy típica de la que se encuentra en un bosque húmedo tropical y está caracterizada por una gran heterogeneidad y diversidad de especies.

Entre aguas


Existen dos ríos principales en la Reserva. El Pacaya, un tributario del Ucayali, fluye hacia el banco izquierdo del canal Puinahua del Ucayali. Y el Samiria, un tributario del Marañón, fluye por el lado derecho de este río. Ambos ríos siguen un curso serpenteante a medida que pasan por la reserva. Sus anchos varían entre 164 a 495 pies y sus niveles de agua varían de acuerdo a la estación. La estación de aguas baja es en agosto y septiembre, y la temporada de aguas altas es en febrero hasta abril. Existen alrededor de 80 lagos en la Reserva, los más importantes son el Hatun Cocha, Pastococha, Shinguito, Maldonado, Ungurahui, Yanayacu, Zapote, Yarina.

La población

Las aproximadamente 47,660 personas que viven en la Reserva están localizadas principalmente a lo largo del borde de la reserva, Aunque algunos se encuentran en el interior de la reserva. El promedio de miembros de una familia es de seis a diez personas y sus principales alimentos son plátanos, yuca y pescado. Su principal fuente de comida viene de los recursos naturales encontrados en la reserva. Sus casas están hechas de materiales encontrados en la selva.

Tips:

Clima: Caluroso y muy húmedo, con temperaturas que suelen superar los 34° C. Cuenta con una temporada "seca" o de estío (mayo a octubre) ideal para su visita, así como con una temporada de fuertes lluvias (diciembre a marzo).

En Iquitos, Perú

Acceso: El acceso se hace únicamente por vía fluvial. Partiendo de la ciudad de Iquitos (que cuenta con vuelos de itinerarios regulares) se navega aguas arriba del Amazonas hasta Nauta (3-4 horas en deslizador). Desde allí es preciso surcar el Marañón hasta el río Pacaya a través del canal de Puinahua (otras 4 a 6 horas).

En Iquitos, Perú

Servicios: No existe infraestructura turística en la reserva. Se recomienda contratar los servicios de un guía local. Se recomienda de seis a siete días de estadía, tres de los cuales se invertirán en el acceso y salida de la zona.

En Iquitos, Perú


Publicado
Modificado
Leído 28899 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Reserva natural de Pacaya Samiria: el corazón verde de Perú

    Iquitos, Perú | 1 de septiembre de 2005