Recorriendo Perú

Escribe: Trotador55
Esta es la continuacion de nuestro primer pais visitado en Sudamerica que fue Ecuador, ya solo nos queda 13 mas, he intentaremos contar lo maximo que podamos para que sirva de ayuda a otros viajeros. Después de 5 meses escribiendo diarios sobre Ecuador...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 34 Capítulo 36 38 ... 50

Huaráz. En la Cordillera Blanca. Perú

Huaraz, Perú — viernes, 27 de agosto de 2010

Hoy hemos salido desde la Unión en la compañía de transporte Paraíso Natural Huascaran y hemos llegado a Huaraz sobre las 5 de la tarde, el viaje ha durado 5 horas y nos ha costado 15 soles por billete.

Huaraz es una ciudad mediana que fue fundada en el 1572 y es la capital del departamento de Ancash  y cuenta con unos 153.000 habitantes. Desgraciadamente se hizo más conocida en el mundo cuando el 31 de mayo del 1970 y después de un terremoto se desprendió la cornisa del monte Huascaran y en menos de tres minutos quedo sepultado varios pueblos, se calcula que quedaron enterrados solo en Yungay unas 20.000 personas  y contabilizando en toda la provincia unos 70.000 personas.
La mayor atracción que tiene esta  ciudad es la cercanía a todos los picos de la cordillera Blanca, con sus más de 30 picos que exceden los 6000 metros de altitud y sus mas de 6oo glaciares, siendo su pico más alto del Perú el monte Huascarán  que es la montaña más alta de la zona tropical de toda la tierra.

Aquí vienen bastantes turistas para hacer todo tipo de deporte y escaladas, aunque también son bastantes los que dejan la vida todos los años.
En esta ciudad hay mucha oferta de Hoteles y hostales por lo que no hay ningún problema a la hora de buscar acomodación.
Nosotros nos acomodamos en el Hotel Virgen del Carmen, está muy cerca del centro, y es coqueto, tiene una hermosa ducha con agua caliente, camadas cómodas  e internet wifi) además unos precios asequibles, (40 la habitación doble)
Por los próximos días estuvimos visitando todo lo más interesante de la ciudad e hicimos excursiones por los pueblos de los alrededores.

Aquí en la ciudad no hay mucho, la Catedral que la están levantando de nuevo ya que quedo destruida en el terremoto, El convento San Antonio, las iglesias de Belén,  la de san Francisco, y la de El Sagrario de San Sebastián, la calle de José Olaya que es la única calle que quedo intacta después del terremoto y donde se celebra todos los domingos una feria de comidas, y el museo Arqueológico que está bastante interesante en especial lo que más me gusto a mí fue el jardín con sus monolitos. La entrada cuesta 7 soles.
Otro día contratamos con una agencia una excursión para visitar Carhuaz, Yungay, La laguna de Chinancocha,  y Caraz. El precio de la excursión es aproximadamente 40 soles dependiendo que agencia elijas.

En Carhuaz paramos para visitar el pueblo y comer los helados que son famosos del lugar.
Después fuimos directamente a Yungay que se le conoce como El Campo Santo, ya que fue aquí donde quedo enterrada la mayoría de la gente bajo 9 metros de lodo, piedras y hielo que la avalancha lanzo contra el pueblo. Solo se salvaron los que estaban en el cementerio poniendo flores a sus fallecidos, y unos 300 niños que estaban en el circo y se encontraba un poco apartado del pueblo.

Allí estuvimos una hora aproximadamente visitando el cementerio que es curioso ya que esta hecho en un cerro escalonado, los jardines que están haciendo encima de lo que era el pueblo, los pocos restos que han quedado de su catedral, y la réplica de lo que era su iglesia.

Después nos llevaron hasta la laguna de Chinancocha que es una laguna glaciar y con unos colores preciosos del agua entre verdes y turquesas reflejando en ella los tremendos cañones que allí había y de fondo los picos nevados del monte Yanapaccha. Allí estuvimos una hora y David y yo nos fuimos a pasear por un camino que estaba lleno de arboles Quinuales, son de un color rojizo y apenas necesitan tierra para crecer, por eso allí está lleno de esos árboles creciendo en las rocas. Los paisajes eran preciosos.
Después bajamos toda esa empinada montaña y nos llevaron a comer a un descampado que estaba bonito, pero la comida las pagas aparte.
Seguidamente nos bajaron hasta el pueblo de Caraz, un pequeño pueblo donde nos llevaron a visitar la fábrica de (El Manjar Blanco) que está hecho de pulpa de frutas naturales y muy dulces.

Y por ultimo ya de vuelta a Huaraz, paramos en otra fábrica de productos artesanales donde nos enseñaron como se hacen todo tipo de artesanías en barro.
 Salimos por la mañana a las 9.30 de la mañana, y volvimos a las 8.30 de la noche. En general ha estado muy bien y aconsejaría a los demás hacer esta excursión, aunque aquí las carreteras están en muy mal estado y si no te llevan en uno de esos vehículos cómodos, acabas bastante cansado del viaje.

Al día siguiente habíamos quedado con el director del parque nacional de Huascaran a las 6 de la mañana en su oficina, ya que nos llevaría a visitar el glaciar de Pastoruri, que hace unos años era tan grande que se celebraban allí competiciones internacionales de esquí y atraía miles de turistas todos los años, pero ahora allí no se permite entrar a nadie (solo desde la base para hacer fotografías) pues está en un rápido  proceso de deshielo.
Con un gran sacrificio personal allí estábamos a las 6 de la mañana, y como  cosa excepcional y rara también allí estaba el chofer y Ricardo el jefe de medio ambiente que era el que nos iba a acompañar todo el día ya que el ingeniero jefe no podría.
Tardamos en llegar más de hora y media hasta el puesto de control del parque nacional por una carretera que esta desarmada, allí se quedo un técnico que nos acompañaba para arreglar la antena de la radio y se monto en el vehículo uno de los guías del parque que nos acompañaría hasta el mismo glaciar.

En el camino hacia el glaciar paramos a sacar fotos a una de las flores más raras del mundo, se llaman Puyas, son unas flores tremendas que crecen hasta los 18 metros de altura, viven entre 80 y 120 años, solo florecen una vez en su vida produciendo unos 6 millones de semillas y seguidamente se autocombustiona quedando de color negro a ras del suelo.
Para poder sacar esas fotos tuvimos que andar por empinadas laderas y bastante resbalosas, yo me caí dos veces dando un buen golpe a la cámara de fotos, menos mal que no se estropeo,
Ahora que ya hemos vuelto me arrepiento de no haber tomado más tiempo para admirar esa flor, ya que está en peligro de extinción, es muy bella, y según dicen es un milagro el poder ver a una de ellas en flor por ser la flor de más lento crecimiento del mundo. (Según algunos escritos hasta los 150 años)
Seguidamente nos dirigimos hacia el glaciar, subimos hasta los 5000 metros de altitud y cuando llegamos soplaba un aire bastante frio, allí dejamos el vehículo y subimos andando un km más o menos hasta que  llegamos al glaciar, como siempre mi corazón bombeaba a toda velocidad pero merecía la pena.
Después de sacar fotos en la base empezamos a subir encima del hielo, lo primero que me sorprendió fue lo peligroso que era andar por allí, parecía que estaba andando por encima de cuchillas de hielo y pronto lo comprobé en mis carnes, pues pedí el equilibrio y al apoyar la mano en el hielo para no caerme me corte.

Allí estuvimos una hora más o menos andando de un lado a otro, también fuimos hasta un lugar donde están haciendo pruebas para poder medir la cantidad de deshielo que allí está ocurriendo y pudimos ver que por las marcas dejadas hace solo un mes y medio y que consiste en echar serrín encima del hielo para protegerle, a todo lo que no estaba cubierto por el serrín había bajado 1.6 metros el grosor, o sea que calculan que antes de 20 años todo el glaciar desaparecerá. Ya solo les queda un km de largo, por unos 50 metros de grosor del hielo glaciar.
Nosotros seguimos intentando buscar  información para poder seguir camino hacia el norte pero por las montañas, estamos preguntando a mucha gente y todos son gente que conocen las montañas, unos nos dicen que si lo podemos hacer, y otros que es imposible pues aunque en algún mapa marca alguna carretera, la realidad es que por allí no pasa ningún vehículo, o solo alguno pero en días o horas muy raras.
 
Al final nos tocará salir hasta la costa de nuevo y bordear la cordillera negra para después volver a entrar a la sierra y ya camino de Cajamarca, podríamos hacerlo sin llegar a la costa pero habría que esperar un autobús en un pueblo chiquitín de la montaña y pasa a las 2 de la mañana, con lo cual no es muy recomendado.
Aunque si volvemos a la costa podremos visitar un par de ciudades que nos las pasamos la ultima vez, yo me quedo con mal sabor de boca al no haber conseguido cruzar todo Perú pero por la sierra, más que nada ya era cabezonería pues no me creo lo que me decían, que al no haber carreteras teníamos que entrar y salir a la costa continuamente para hacer el camino hacia el Norte por la sierra.
Solo en este punto nos va a tocar salir y volver a entrar para bordear la montaña, pero se puede hacer si alguien quiere esperar a un autobús a las tantas de la mañana en un pueblecito.


Publicado
Modificado
Leído 1433 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 34 Capítulo 36 38 ... 50
 
 


Capítulos de este diario