Ruta del Sol: Ecuador un sueño

Escribe: Delos
El día que me fui a recorrer la ruta del sol lo hice porque vi una peli ecuatoriana llamada "Que tan lejos" en donde 2 chicas recorren el país, me di cuenta que si mi propósito en la vida era...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Ruta del Sol: Ecuador un sueño

Guayaquil, Ecuador — martes, 12 de junio de 2007

El día que me fui a recorrer la ruta del sol lo hice porque vi una peli ecuatoriana llamada "Que tan lejos" en donde 2 chicas recorren el país, me di cuenta que si mi propósito en la vida era viajar, tendría que conocer primero mi país y que mejor que empezar por las costas ecuatorianas.

Bueno primero déjenme contarles que este viaje no lo hice sola, lo hice con José Tomas mi novio en ese entonces al cual recuerdo con mucho cariño, salimos de Quito a las 11 de la noche, hasta guayaquil en Panamericana, para regresar por la playa llegamos a las 7 AM al Terminal de guayaquil de donde salimos hacia salinas el terminar de guayaquil es nuevo y la gente es amable.

Llegamos a salinas y desayunamos en el mercado un rico café y pescado frito, de ahí cojimos otro bus a montañita y ahi nos hospedamos en un hostal muy chévere se llama Tiki limbo cheo! soy muy mala para los nombres.

Bueno, montañita es un lugar muy relajado donde puedes hacer lo q quieras a la hora que quieras y nadie te ve mal... no se come muy bien pero el ambiente es muy pacifico, caminamos hasta la punta de la montaña y vimos como el mar choca contra las rocas y nos salpicaba la brisa, vimos muchos caracoles, cangrejitos y corales...

Luego nos dieron el dato q en Ayange una playa antes de llegar a montañita venden langosta en 3 dólares que es muy barato y nos fuimos para alla jalando dedo y asi fue, doña Maria nos preparo 2 langostas en mantequilla y 2 cervezas club verde la mas rica, de ahi fuimos a Olon otra playa después de montaña y era enormeee y habían casa hermosa abiertas y vacías súper raro, en un de las escuelitas los niños estaban jurando la bandera y las campañas de la iglesia sonaban para informar que empezaba la misa, en la noche volvimos a montañita a pasar la noche alla donde todos los dias hay fiesta y fogata, y cada luna llega hay una fiesta rave a lo bestia que no recuerdo el nombre..

El siguiente dia jalamos dedo hasta puerto lopez, paro un camion en el que viajamos y tomamos sol viendo el paisaje lleno de árboles a un lado y el mar azul al otro.. un sueño para enamorarse, luego vimos Puerto Cayo y habian muchas embarcaciones pequeñas pescando, Jose estaba fascinado y yo también era muy hermoso lo que estábamos viendo que ya extrañaba cada que mimuto que pasaba detraz de mi.

No paramos ahi pero llegamos a puerto lopez donde taxi ecologico que en realidad es un triciclo nos sirvio de guia y nos llevo al hotel de un amigo de el donde no pagamos mucho teniamos de todo costo 7 dolares la habitación, luego salimos a la playa y nos bañamos en el mar que se veia calmado y transparente, en la noche salimos a caminar y conocimos a una colombiana y a su esposo que vivían ahi haciendo pulseras y trensas de fibra de marihuana, me hice una tensa con una pluma al final ya casi parecia nativa del pueblo, no me costaría nada adaptarme a esa tranquilidad, en la mañana fuimos a desayunar al mercado, otra señora muy generosa nos dio muucha comida manabita la mejor del ecuador, ya estábamos en playas manabitas...

Luego fuimos en taxi ecológico a Machalilla un parque nacional protegido por don Jorge un señor muy amable que nos invito a acampar junto a su casa, la única del esa playa tan hermosa, 15 minutos bajo el sol y llegamos a la playa mas bonita que hasta ahora he visto, arena blanca y mar azul una media luna cobijada por 2 montañas en casa extremo era perfecto y no había nadie, solo un viejito en una hamaca con un sombrero en su cara y lo mas de dormido... corrimos tanto y solo estaban nuestras huellas, no habia nadie asi que nos bañamos desnudos, nadamos tanto hasta q llego una excursión de abuelitos que se disponia a quedarse ahi un largo tiempo, jajaja.. ya que! toco salir y volver a entrar al mar a ponernos los trajes de baño, creo que ni lo notaron, pero estuvo genial, no queríamos salir de ahi, pero el hambre nos gano y a las 4pm salimos del mar.

Ya se habían ido todos de nuevo y José y yo decidimos que ese iba a ser el momento que nos iba a unir para toda la vida el dijo eso y de repente soplo un viento muy fuerte que levanto la arena y se despertó al viejecito de la hamaca, no podia se mas feliz.

Salimos de ahi y esperamos el bus con don jorge, fuimos a manta pero no me gusto, lo ultimo que quería era ver una cuidad llena de carros y edificios asi que nos fuimos a bahía de Caráquez pasamos por algunos pueblos como Portoviejo, san clemente pero no paramos porque viajamos en la noche, llegamos a bahía y merendamos en Terminal patacones con carne riiico y de ahi cruzamos en una lancha a san vicente donde jose tine unos tios los que nos dejaron quedarnos en su casa.

Ahi salimos a tomar unas cervezas y el siguiente dia nos ibamos a ir a canoa una playa parecida a montañita pero teniamos que volver a la realidad y enseguida salimos a Santo Domingo de donde yo soy y visitamos a mis amigos el siguiente dia volvimos a Quito...

Yo estaba negra y feliz, jose también, nunca lo vamos a olvidar...


Publicado
Modificado
Leído 13057 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

el hotel

   

Capítulos de este diario