Colombia 2011, un viaje soñado: de la montaña, a la costa, al Caribe

Escribe: aleburin
Colombia era un viaje que teníamos postergado desde hace tiempo. Lo concretamos en abril/mayo de 2011, recorriendo 9 destinos, desde Bogotá y alrededores, hasta la costa y de ahí a San Andrés y Providencia. Hicimos amigos, probamos una gastronomía increíble, conocimos ciudades coloniales, playas de postal y volvimos, queriendo regresar (esperamos que pronto).

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 Capítulo 4 6 7 ... 18

Día 2: Noche en Guatavita, postres y una laguna con leyendas

Guatavita, Colombia — viernes, 22 de abril de 2011

Guatavita está como a una hora de Zipaquirá. La carretera tenía un tramo reducido a un carril por las inundaciones que había en la zona. En el trayecto se veían campos inundados, producto de la temporada de lluvias que estaba durando el doble de lo normal.

A Guatavita llegamos, como habíamos pronosticado, ya de noche.

Guatavita es un pueblo construido alrededor de un embalse. Cuando construyeron la represa, el antiguo Guatavita fue tapado por el agua y trasladaron a la gente a un nuevo pueblo construido especialmente para reemplazar al anterior. Lo particular de Guatavita es que es una ciudad relativamente nueva, de la década de 1960, pero fue diseñada y construida al estilo de la antigua Guatavita colonial.

Cerca del pueblo hay una laguna del mismo nombre que fue un sitio sagrado para los indígenas de la zona. Según descubrieron, en esta laguna se hacían ofrendas al dios Sol. Los chamanes llegaban cubiertos de polvo de oro al centro de la laguna en una balsa, llena también de objetos de oro, y esperaban a que el dios Sol aparezca (el amanecer). En ese momento arrojaban los objetos en honor al Dios y se sumergían en el agua. La noche simboliza lo femenino y el sol lo masculino, al igual que el agua simboliza lo femenino y el oro lo masculino. Era una especie de ritual donde los opuestos se combinaban, con mucha simbología.

En el fondo de la laguna encontraron artesanías antiguas de oro que hoy están en el Museo del Oro de Bogotá. Se dice también que hace tiempo una expedición de buzos de EEUU llegaron a la laguna y se "llevaron" muchísimas cosas.

También se dice que la laguna tiene una maldición y que todos los que se roban las ofrendas, mueren al poco tiempo. Otra leyenda asegura que la laguna no tiene fondo.

El centro de la ciudad de Guatavita es hermoso, todo construido con piedras. Hay una plaza con una feria artesanal, una torre con un reloj y una fuente con una escultura indígena de un ídolo, objeto de una leyenda.

Pero más allá de la laguna y los mitos alrededor del oro y las leyendas, Guatavita es también famosa por sus postres.

En frente del hospital hay varios puestos donde uno puede comprar todo tipo de postres tradicionales. Yo probé uno de panela con un queso raro sin sabor. Rod comió Merengón, un merengue muy suave y rico, con crema y frutas. Mauro nos dio de probar 3 Leches, un postre que lleva crema condesa, crema de leche y leche, y César nos convidó Leche Asada, una especie de flan, pero más consistente y más rico.

Guatavita me encantó. Es un lugar que merece un día entero en el itinerario de cualquier viajero.

Tips:

Visitar Guatavita merece realmente, al menos, una tarde entera y una noche. Es un lugar bellísimo.

En Guatavita, Colombia

No se pierdan los postres de Guatavita. Los venden frente al hospital.

Tiene que ver con: Alimentación
En Guatavita, Colombia


Publicado
Modificado
Leído 2339 veces

    Enviar a un amigo

1 2 Capítulo 4 6 7 ... 18
 
 


 

Centro de Guatavita

   

Capítulos de este diario