Recorriendo a mi Mexico lindo y querido!!!

Escribe: pajaro
Comenzare aqui la historia de mis diarios, vaya que me fue dificil desarrollar el mismo debido a que el escribir no es mi fuerte pero he aqui un gran esfuerzo y que mejor hacerlo con mi pais del cual estoy totalmente orgulloso de pertenecer, valoro inmensamente todo lo bueno y la gran diversidad cultural, gastronomica, folklorica, ecosistemas, musical que tiene este mi hermoso pais al cual amo cada vez mas, he aqui un recorrido por "Mexico"

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Guanajuato

Guanajuato, México — miércoles, 16 de junio de 2010

Aunque sólo estuve poco tiempo, fue suficiente para conocer algunas partes representativas del lugar y darme cuenta que Guanajuato vale mucho la pena para el turismo tanto nacional como extranjero. A  continuación dejo una explicación de los lugares que visité y algunas sugerencias para quienes quieran aprovechar estos días y conocer la ciudad en donde comenzó la Guerra de Independencia en 1810.Para comenzar, la ciudad de Guanajuato está a 350 kiómetros aproximadamente del Distrito Federal. Si se viaja por carretera hay que tomar la que va a Querétaro y más adelante seguir las indicaciones hacia Irapuato y posteriormente las que llevan a la capital. El tiempo aproximado del recorrido es de 4 horas y el costo es de $250, así que puede ser la mejor opción si se viaja en grupo. De la misma forma, si viajan por carretera desde otro punto de la República, les recomiendo revisar la sección Traza tu Ruta ubicada en la página de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Por otro lado, cuando la opción es viajar en avión, se tiene que llegar al aeropuerto que queda aproximadamente a 25 kilometros por carretera, así que sería necesario rentar algún tipo de transporte  terrestre.
Al llegar se nota inmediatamente un ambiente muy diferente al de otras ciudades; los colores,  la arquitectura y planeación de Guanajuato le dan un toque muy especial.
Según nos explicaron algunos guías, el 70% de la actividad económica en esa ciudad es el turismo. Es curioso que a diferencia de otros lugares, desde que llega a Guanajuato, mucha gente se acerca para ofrecer explicaciones y recorridos por la ciudad. Nosotros elegimos un grupo llamado Transportes Turísticos Elilaura que están ubicados en diferentes puntos de la ciudad y se les reconoce porque usan chalecos cafes  con el logotipo del Consejo Municipal de Turismo. El recorrido que tomamos fue en camioneta y tuvo un costo de $80 por persona al cual hay que agregarle las entradas a los diferentes museos y las propinas si así se desea. La verdad es que las personas encargadas fueron muy amables y puedo recomendarlos para quienes quieran hacer una visita de esta forma. El problema de visitar  la ciudad es que tiene tantos lugares que se puede aprovechar mejor cuando nos acompaña alguien que conoce bien.Los lugares que pude conocer son los siguientes (algunos de ellos eran incluidos en el recorrido, pero otros los conocimos por nuestra cuenta):

Teatro Juárez: Es un símbolo artístico de Guanajuato con más de 100 años de antigüedad, muchos dicen que está entre los teatros más bellos del mundo. Este lugar fue inaugurado en 1903 por el Presidente Porfírio Díaz con una obra de ópera. Desde su apertura, el teatro se utilizó para eventos artísticos de buena calidad, aunque a mediados del siglo perdió su encanto para convertirse en la sede de algunas peleas de box y lucha libre, así como sala cinematográfica en la que se exhibían películas de poca calidad. Conforme pasó el tiempo se restauró para retomarlo como un centro de eventos culturales y artísticos. Actualmente funciona como museo y como espacio en donde se realizan diversos eventos durante el Festival Cervantino, si se quiere conocer por dentro hay que pagar $35. Cabe señalar que algunos de los trabajadores nos explicaron que no se le saca mucho provecho ya que durante las épocas vacacionales no se hacen obras teatrales y la verdad es que es un increíble escenario para este tipo de eventos.

Bocamina “San Ramón”: Guanajuato es una ciudad colonial que desde el inicio le interesó a los españoles por la gran cantidad de plata y otros minerales que podían extraerse de sus minas. Así, durante muchos años los temas relacionados con las minas guanajuatenses han sido frecuentados por los turistas. Un lugar en donde se puede conocer más a fondo la vida de los mineros y las condiciones en las que trabajaban es esta Bocamina “San Ramón”, la entrada tiene un costo de $30. Honestamente creo que esta fue la parte menos atractiva del recorrido, el museo está ubicado en una Hacienda muy bonita, pero con pocas cosas que ofrecer a los visitantes. Se puede descender un túnel de 65 metros, pero realmente es más el cansancio y el calor que lo que se puede ver una vez estando abajo. Si quieren conocer mejor la vida de los mineros les recomiendo mucho más visitar la Mina de Acosta en Real del Monte.

Alhóndiga de Granaditas: Más que ser un gran museo, es agradable conocer este edificio del que tanto nos hablan en la escuela cuando nos explican los inicios del movimiento de Independencia. No es más que una enorme bodega que se ha dispuesto como museo en donde se exhiben colecciones permanentes de culturas prehípáincas, historia y arte. La explanada de este edificio fue escenario de la batalla más importante del inicio de la lucha de Independencia en donde se supone que un indígena se amarró a la espalda una gran piedra para protegerse de los disparos y poder acercarse para abrir la puerta y que los hombres de Hidalgo entraran para vencer a los españoles y saquear el almacén. También se cree que en las esquinas de este edificio colgaron las cabezas de algunos personajes importantes de esta guerra durante muchos años como “escarmiento” para todos los que pretendían revelarse en contra del gobierno.

Monumento al Pípila: Está en la parte más alta de la ciudad y consiste en un pequeño museo en el interior de un monumento construido en honor a este mítico personaje de la Guerra de Independencia. Afuera del museo está un increíble mirador del cual pueden apreciarse 3/4 partes de Guanajuato. Éste es un buen lugar para sentarse a tomar algo o comprar recuerdos en la pequeña plaza que tiene, les recomiendo ir en el atardecer o muy temprano para que la vista y las fotografías no sean estropeadas por la luz del sol. De ahí se puede bajar a espaldas del Teatro Juárez por el funicular (algo como un teleférico pero que se mueve sobre un riel) pagando un costo extra.

Museo de las Momias: Cuando se habla de Guanajuato es inevitable hablar de las famosas momias. Son cuerpos que han sido sacados del panteón de la ciudad y por alguna razón se han conservado como si su cuerpo hubiera sido embalsamado o preparado para ello. Se han hecho muchos estudios a estos cuerpos y todavía no hay una conclusión exacta, es probable que tenga que ver con un proceso natural de deshidratación o por algunas condiciones del terreno en donde se enterraron originalmente. El costo de la entrada es de $50 pesos y se puede recorrer aproximadamente en 25 minutos. Junto a este museo hay una sala pequeña en donde se exhiben temas relacionados con la muerte al que se puede acceder por un costo extra de $10. Afuera del museo hay también muchas tiendas de recuerdos y dulces en donde se pueden encontrar cosas muy curiosas.

Calles y callejones: Ir a Guanajuato implica caminar mucho, pero es una caminata que se disfruta en una ciudad llena de edificios coloniales y leyendas. Las calles y callejones ofrecen una vista muy diferente a la que estamos acostumbrados y hacen el paseo bastante agradable. Durante la caminata se pasarán por kioscos, jardines, monumentos, balcones, iglesias y la bella Universidad de Guanajuato. Para terminar, recomiendo comer en Casa Valadez, un restaurante con más de 50 años de tradición ubicado justo frente al Teatro Juárez; no se si sea algo representativo de Guanajuato, pero puedo asegurarles que se come muy rico y a un muy buen precio.



Publicado
Modificado
Leído 2140 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


 

Este lugar fue inaugurado en 1903 por el Presidente Porfírio Díaz con una obra de ópera. Desde su apertura, el teatro se...

   

Capítulos de este diario